Los caminos de la vida

Otra vez tengo la oportunidad de enseñar el curso de Español 315 en George Mason University: español para hispano-hablantes. Estamos disfrutando mucho de las lecturas, videos y, sobre todo, de la discusión en clase, enriquecida con el acento de lugares del mundo tan diversos como España, Bolivia, Ecuador, República Dominicana, El Salvador,  Afganistán y Argentina. Sé que a nuestros lectores les van a gustar mucho las historias aquí contadas así que, sin más, los dejo con ellas.

Si tienen familiares, amigos o estudiantes a quienes les pueda interesar el intercambio, no duden en compartir la información de este blog: www.nuestroblog.info

Esperamos sus comentarios.

Muchísimas gracias,

Prof. Mónica Mulholland

Pd: “Mi acento me delata, me desnuda, cuenta mi historia en fracciones de segundo… Mi acento es mi bandera.” Jorge Ramos, 2011.

29 Comments

Felicitaciones por todo el trabajo hecho a lo largo de 2011. Me sentí muy impresionada por las arpilleras del Perú. Aquí, en Argentina, también tenemos una historia de desparecidos y parece que esto es igual en toda Sudamérica. Sólo una vez se muere, pero sólo la memoria hace que no se muera definitiva e ignominiosamente.

Cariños y ¡adelente, BLOG!

Afganistán es un país bastante antiguo con una cultura rica, mezclada e influida por los griegos, los persas y los árabes. Aunque nací en Alexandria, Virginia, me identifico con mi origen Afgano. Mi orgullo viene de las personas que me criaron: mis abuelos paternos. Ellos solamente hablan farsi y entienden la cultura Afgana. Como resultado, yo aprendí farsi y la cultura Afgana antes de asistir a la escuela primaria. Por eso, el entendimiento, la identificación, y el orgullo de mi cultura, lengua y origen estaban establecidos en mi niñez. Sin embargo, estoy muy agradecido de haber nacido en los Estados Unidos, porque este país me ha dado muchas oportunidades para avanzar mi educación en una escuela secundaria fantástica y en una universidad bien conocida. Mi familia siempre me enseña que nada y nadie me pueden impedir de realizar mis metas, y que tengo muchas.

Primero, por ejemplo, es mi deseo ser un médico para ayudar a poca-representada. Yo mostré este deseo hace dos años cuando viajé a Tegucigalpa, Honduras para una misión medica. Segundo, como parte de un grupo de la Universidad de Virginia, nuestra meta era ayudar a los niños huérfanos que no tenían la atención medica/dental en los pueblos por Honduras. En realidad, fue una experiencia increíble para mí porque nunca había visto la vida tan dura hasta ese momento. Aparte de ser una experiencia valiosa y enseñarme que las cosas materiales no valen nada, esta experiencia fue una verificación de mi deseo de ser médico con el propósito de ayudar toda la gente poca-representada por el mundo.

Finalmente, si yo me concentro en una fotografía de una persona importante en mi vida, solamente describiría a mi madre. Aunque mis abuelos me criaron, la única persona que servía, y todavía sirve, como un estimulo de avanzarme y mejorarme como persona y ciudadano del mundo, es mi madre. Esta mujer es tan vital a mí como el sol es a las flores: su presencia me anima, me permite crecer, me da la confianza, y me guía al cielo. Por consiguiente, yo soy el hombre que soy hoy por esta mujer, porque es mi estrella norte. Así que el cielo por la noche no está completo sin la luna, ni tampoco estoy completo sin mi madre. En suma, ella es el aire para mis pulmones, la sangre en mis venas, y la razón de mi existencia y der ser un afgano-americano.

    Estimado Abrahem;

    Me he sentido vivamente impresionada al leer tus palabras. En primer lugar, me parece de gran sabiduría que ames y aprecies tu cultura y origen, y a la vez tomes lo mejor que te da el país en que vives. En segundo lugar, me comueven las causas que motivan tu vocación para ser médico: ayudar al desposeído. Dios convserve este espíritu de servicio en tu corazón. Por último, sin dejar de reconocer lo hecho por tus abuelos, distingues claramente a tu guía y fuente de aliento: tu madre. Bien: me das la impresión de ser alguien que tiene una gran pintura frente a sus ojos y no deja de ver ni lo grande ni el pequeño detalle. Eso se llama inteligencia de mente y de alma.

    Desde Buenos Aires, Argentina, te envío un gran saludo y cuenta con mis oraciones para que siempre sigas en esta línea de acción y pensamiento.

    Cordialmete,

    Mónica, Buenos Aires, Argentina.

      Querida amiga y colega, Mónica,
      Qué placer que te comuniques con nosotros y nos regales tu tiempo y tus maravillosas palabras. ¡Gracias por enriquecer nuestro proyecto del el blog!

      Español 315. George Mason U.

    Estimado Abrahem,
    Estoy muy impresionada y conmovida con tu relato. SIempre me interesó saber sobre la cultura de Afganistán, tan diferente a la nuestra!

    Deseo que puedas cumplir todos tus sueños!

    Saludos desde Argentina,
    Sandra

      Querida amiga y colega Sandra,
      Muchísimas gracias por ponerte en contacto con nosotros desde la Argentina. Tu contribución enriquece mucho nuestro proyecto.
      ¡A seguir comunicándonos y aprendiendo juntos!

      Español 315. George Mason U.

    Marciel Rojas-Rosario March 6, 2012 at 9:22 pm

    Estimado Abrahem,
    Me encantó tu historia. Estuvo muy interesante y tenemos algo en común, nuestro amor por nuestras madres. Aunque hablé de mi abuela en mi composición, la persona que me motiva a seguir luchando por mis metas es mi madre. Mi mamá no pudo terminar la Universidad por motivos económico, pero yo le quiero dar el gusto de verme graduar. También me fascina que aunque no naciste en Afganistán tu estás orgulloso de tu raíces. Además, yo también quiero ayudar a la gente de bajos recursos, pero yo quiero ser dentista.
    Sinceramente,
    Marciel Rojas-Rosario

Yolanda Seitz-Burman February 27, 2012 at 12:44 pm

No soy de aquí, ni de allí; sino de ambos
Mis padres viajaban mucho y por todo el mundo porque eran artistas de circo. Por eso, yo nací en Alemania aunque sólo viví allí de bebé. Continué viajando con mis padres por todo Europa hasta los tres años, cuando comencé a quedarme con mi abuela, mis tíos y mis tres hermanos en Madrid. A partir de entonces mi madre a veces viajaba y a veces se quedaba con nosotros. Aunque mi padre era estadounidense, y yo también; yo no hablaba inglés porque mi abuela no lo podía entender y sólo permitía español en casa. Sin embargo, era siempre la hija de Joe el americano. Viví en España hasta los 23 años, en el mismo domicilio.
Cursé los estudios primarios en el colegio Rubén Darío y los secundarios en el instituto Ortega y Gasset, ambos en Madrid, donde disfrutaba mucho de mis amistades, pero no tenía ningún interés en aprender. Cuando terminé me inscribí en la universidad, aunque sólo duré un año. A los 23 años me casé, mi marido era español; juntos nos vinimos a vivir a Estados Unidos. Una vez aquí pasé muchos años viajando con Disney on Ice; tuve una hija, me divorcié, me volví a casar, tuve otra hija y ahora que puedo y me interesa estoy estudiando todo lo que no estudié anteriormente.
Estoy muy orgullosa de graduarme esta primavera. Aunque todavía no he solicitado entrar en una maestría, pienso hacerlo. Este verano me voy a vivir a Florida, de modo que quiero organizarme antes de empezar a ir a clase otra vez. Mi meta es continuar estudiando para un día enseñar. Entre tanto me encanta aprender.
Disfruto mucho cuando estoy entre familia y amigos; me encanta cocinar y tener reuniones. Paso mucho tiempo leyendo y escuchando National Public Radio. Me gusta la jardinería; dibujar, aunque nunca tengo tiempo; ir al cine, el teatro, bailar o ir a ver bailar.

    Estimada Yolanda,

    A mí me encanta leer sobre tu vida tan fascinante. Me parece que has visto mucho en tu vida por haber viajado tanto dentro de Europa y a los Estados Unidos. Yo puedo relacionarme con la influencia que tu abuela tenía en tu vida en el sentido que yo aprendí Farsi antes del inglés porque mi abuela no entendía inglés tampoco. Además, te felicito porque tú estás persiguiendo tus metas de cumplir la educación en la universidad aunque no eres una estudiante tradicional. Tu ambición me motiva a no dejar mis sueños.

    Un saludo cordial,

    Abrahem Kazemi

Marciel Rojas-Rosario February 27, 2012 at 9:46 pm

Orgullosa de donde vengo
En el 2001 me vine con mi madre para los Estados Unido s. Originalmente soy de la Republica Dominicana, de un barrio llamado Los tres brazos. En ese entonces éramos mi mamá y yo, mis dos hermanitos no pudieron venir. Después de cinco años, mi madre pudo traer a mis hermanos. En el tiempo que tengo aquí me he mudado una vez y fue por que en el apartamento en el que vivíamos no había espacio para síes personas. Entonces, mi madre decidió comprar un condómino.
Cuando vine a los Estados Unidos no sabía hablar inglés. Mi tío decidió inscribirme en la misma escuela adonde asistían sus hijos. En esta escuela me bajaron de curso para primero grado para que aprenda lo básico del inglés. Al principio yo no quería estar en esa escuela pero mi madre insistió en que ere lo mejor para mí y así fue que en menos de ocho meses aprendí a hablar inglés. Claro que no era perfecto pero me podía comunicar con mis compañeros. Después de uno año yo esta en mi grado correcto y en esa escuela terminé la primaria. Mi mamá no podía pagar más por la escuela y me inscribió en una pública llamada McKinley Technology High School y ahí fue donde descubrí mi pasión por la ciencia. En esta escuela había diferente programas que los estudiantes podían escoger y escogí biotecnología. En esta clase hacíamos experimentos con bacterias
Mis metas ahora son terminar mis estudios con buenas notas para ver si entro a la carrera de odontología. Me gustaría ser dentista para viajar a lugares como África y ofréceles mis servicios a niños que lo necesitan. Además de estudiar, en mi tiempo libre trabajo en una clínica llamada MaryCenter como asistente de un dentista.
La persona más importante en mi vida es mi abuelita, Norma. Porque cuando mi mamá trabajaba de noche ella me cuidaba o mejor dicho yo la cuidaba a ella. Con ella aprendí a cocinar y no olvidarme mi español. Una de las razones que estoy estudiando es para darle la alegría de verme graduar. Ella siempre me decía que eso es lo único que ella quería antes de morir. Por las historias que mi abuelita me contaba aprendí más de mi país.

    Estimada Marciel,

    Me encantó leer acerca de ti y también como titulaste tu composición. Me tomó por sorpresa como te tuviste que separar de tus hermanos por cinco años antes de que los pudieras volver a ver. Me imagino que debió ser muy difícil para ti y tu mamá mantenerse en contacto por todo ese tiempo. Me pregunto si tu relación con tus hermanos cambió de alguna manera durante todo ese tiempo que no vivieron juntos.

    Puedo relacionarme con tu lucha en aprender a hablar inglés aquí en los Estados Unidos. Para mí tampoco fue nada fácil, pero me alegra cómo pudiste superarlo para volver al grado escolar que te correspondía. Parece que tu familia te importa mucho y estás orgullosa de ellos. Pienso que eres afortunada en haber tenido una buena conexión con tu abuela porque te enseñó muchas cosas acerca de tus raíces y te inculcó superarte por ti misma.

    Me siento orgulloso de saber que estas luchando para conseguir tus metas, no solamente profesionales pero también personales así como deseas ayudar a personas que necesiten tu ayuda. ¡Sigue adelante!

    Sinceramente,
    Marvin Maldonado

¿Quién soy?

Soy Hondureño, nacido y crecido en Honduras. Nací un día sábado por la mañana en un pueblo muy pequeño llamado Goascoran que pertenece al departamento de Valle, localizado en las afueras de la capital hondureña. A los 13 años de edad, mi familia y yo nos mudamos a los Estados Unidos de América. Desde que llegamos a este país hemos vivido en la misma ciudad y la misma casa. Por supuesto que asistí a la escuela primaria en Honduras hasta séptimo grado. Luego llegue a este país y me evaluaron para entrar a octavo grado. Recuerdo que en ese tiempo no hablaba ni una palabra en Ingles. Para mi, todos estos cambios eran difíciles, pero luego me fui hacienda de amigos y ya no me sentía tan solo como al principio.
Me gradué de la escuela secundaria en el año 2005 y luego asistí a NOVA, donde recibí un diploma en Artes Liberales con Especialización en Estudios Internacionales. Ahora, mi meta profesional es poder graduarme de esta Universidad con una licenciatura en Administración de Empresa y en Español. Pienso que merezco este logro después de tantos sacrificios que he pasado para poder salir adelante y ser el orgullo de mi familia.
Yo soy un tipo de persona extrovertida. Disfruto mucho viajar durante mis vacaciones. En mi tiempo libre, usualmente me pongo a ver la televisión o salgo con mis amigos a fiestas.
La persona mas importante en mi vida es mi mama. Una mujer luchadora que nunca se da por vencida y que, como pudo, supo sacar a mi familia adelante. Para mi, ella es un ángel y el mejor regalo que e recibido de Dios. Ella es mi todo, mi reina y no me podría imaginar que fuese de mi vida sin ella.

    Ines Gomez Barrios March 26, 2012 at 10:45 pm

    Estimado Maury,

    Me ha encantado la forma tan cariñosa como hablas de tu mama. Me puedo imaginar lo feliz que ella debe estar de tenerte como hijo. Creo que además has sacado de ella la fortaleza y lo luchador que eres. Llegar aquí de adolescente y sin hablar el idioma no ha debido ser nada fácil, pero has conseguido hacerte muchos amigos ya que tienes una personalidad fantástica. Como tú bien dices, eres extrovertido y muy agradable y esas cualidades te van a abrir muchos caminos en la vida. Creo que has conseguido muchas cosas desde que llegaste a este país y estoy segura de que ya eres el orgullo de tu familia.

    Sinceramente
    Ines Gomez

Mi sendero

Yo nací el 16 de agosto de 1989 en el condado de Henrico, Virginia en el hospital Sta. María. Diez y siete de los siguientes diez y ocho giras alrededor del sol yo pasé en Richmond, en un domicilio (dirección 2615 West Grace St.) que quedaba apenas dos millas del centro médico que sirvió como el primer lugar que conocí en este mundo. Mi hermano, que llamaban Barry, me dio el bienvenido junto con mis padres a mi nuevo hogar. La primera vez que mi hermano y yo conocimos otro hogar, estaba al principio de mi séptimo año, en Turquía. Mi padre tuvo la suerte de ganarse una beca Fulbright para enseñar inglés en el campo en las afueras de Estambul.
El segundo viaje sobre la charca me permitió recibir una educación al estilo Richmond. Tal educación quiere decir que uno se gana más conocimiento a través de la experiencia social, en vez de las interacciones en las salas de clase. Esta forma de educación es algo valoro bastante. Como beneficio de tal crecimiento, desarrollé nuevos valores que me dirigieron la vida. Gracias a asistir escuelas con tasas de obesidad dos o tres veces mayor que la tasa nacional, el ejercicio y los alimentos aumentaron en su importancia a mí. Fíjense que tal ambiente es uno con mucho ruido, así que mi búsqueda por la paz y el silencio sigue siendo fuerte.
Así defino mi meta personal. Para mí, quiero lograr la acción no hecha. Es decir, quiero que todos mis actos sean de una segunda naturaleza, o sea, que no tengo que pensar conscientemente en hacerlos. Yo tengo deseos materiales, sobre todo una granja y independencia de una vida industrial. El hecho que tengo ganas de lograr tener cosas tangibles es un efecto de mi participación en mi sociedad nativa estadounidense, la cual valora mucho el éxito material, en vez de la sabiduría. Creo con todo corazón que interacción con la naturaleza, a través de conocer sus ciclos anuales, me daría una paz interna y sabiduría verdadera.
Mi deseo por la dicha acción no hecha, y un hogar rural también tiene sus raíces no sólo en mi experiencia social, sino en mi ADN. Tres de mis cuatro abuelos nacieron y crecieron en granjas. Mi abuelo materno me ha pasado muchas de sus experiencias y valores de su juventud, sólo por su estilo de vida. Aunque tiene casi noventa años aquí, es típico que éste construya una mesa de madera de un árbol que él cortó su mismo. Además de esta muestra de su vitalidad, nunca lo he visto enfermo. No es el hombre más simpático ni tolerante, pero él es “más vivo” que muchas personas tres generaciones más joven que él.
Al llegar a conocerlo a través de los años, he aprendido el valor de aprovechar cada día, y no esperar que nada te pase, sino que nosotros hemos de lograr lo que queremos. Según creo yo, somos enseñados a evitar el fracaso y buscar lo cómodo, o sea, solamente existir. Mi abuelo me enseño cómo vivir.

    Roberto,
    Me gustó mucho leer “Mi sendero” ya que me pude identificar contigo cuando hablabas sobre tu abuelo. Al igual que tú, mi abuelo me enseño muchísimo de la vida y como tratar a las personas, aunque a diferencia de tu abuelo, la simpatía del mío era desbordante. También me gustó tu estilo de escritura ya que me pareció muy interesante y divertida. Yo creo que eres muy afortunado al haber experimentado la cultura de Turquía, porque ver la vida desde un punto diferente al que uno esta acostumbrado te ayuda a apreciar todo lo que tienes. Espero que al terminar la Universidad puedas cumplir todas tus metas, que puedas tener tu granja y tu añorada independencia de la vida industrial.

    Sinceramente,

    Stephanie Tineo

Bueno, nací en Arlington, Va. Mis padres son de El Salvador pero a mí me identifican como americano. Cuándo nací, vivía en un lugar que se llamaba chiliragua. En aquellos tiempos, no había tantos hispanos en los EEUU. La razón porque no mudamos era porque la comunidad se transformó en una ciudad. Movimos en un lugar que se llamaba Sterling. Vivimos en Sterling por seis años. Despues otra vez movimos a otro lugar que se llama Bristow.
Asisté a la escuela primaria en Arlington. No récuedo mucho pero sé que era en Arlington. Asisé a la escuela secundaria, aquí en Bristow donde todaviva vivo. No me gustaba mucho la escuela porqué vivía en un lugar sola. En la escuela sólo había como veinte hispanos y asistiendo a esa escuela me daba tristeza. Actualmente estoy estudiando para ser enfermero y un terapeuta ocupacional. Me gustan los dos carreras.
En mi tiempo libre me gusta jugar fútbol y baliar salsa. Me encanta la salsa. Mi cantante favorito es Marc Anthony. Una persona que es muy importante es mi mamá. A pesar de todo lo que ella sufrió, nunca dejo de luchar por me. Ella vino a este país sin aprender el inglés y sin la ayuda de sus padres y tuvo éxito. Hoy tengo la oportunidad de asistir en una universidad. Soy el primero de mi familia que va a la universidad, y lo pude hacer gracias a la ayuda de mi mamá.

    Saludos José!

    Me siento muy feliz de saber que estas luchando por salir adelante como cualquier otro hispano viviendo en este país. Al mismo tiempo me da mucho orgullo saber que aunque tu naciste en este país; tienes una conexión muy fuerte a tu origen, cultura e idioma.
    Sabes, yo llegue a este bello país cuando tenia 14 años de edad y el primer lugar donde residí fue un lugar llamado por los latinos Chirilagua, en Alexandria, VA. Eso fue aproximadamente en el año 2000 y viví en esa área por seis meses. Me doy cuenta que tenemos muchas cosas en común.
    También me puedo imaginar como fue el ambiente en la escuela secundaria porque ser una menoría en una escuela con una mayoría de Americanos debe ser difícil, especialmente porque aunque los tiempos han cambiado, siempre hay poco de racismo.
    Marc Anthony canta muy bien y me gusta mucho su música. No soy un experto en bailar salsa pero si me gusta escucharla. Pienso que es un artista muy profesional.
    Me da gusto escucharte hablar con tanto respeto y admiración de tu mama. Hay mucha gente que no tienen el valor de expresar sus sentimientos y muchas veces es muy tarde. Debemos amar y honrar a nuestros padres por el tiempo que los tenemos porque como tu ya sabes, nadie es eterno y mucha gente demuestra sus afectos muy tarde.

    Cuídate y sigue adelante!

    Maury I. Umanzor Arias

Cómo cambian las cosas con tiempo
Siempre quise ser abogada. Desde cuando era una niña, esa era mi meta. Quería ayudar a los que no tenían voz. En este momento, todavía tengo ese deseo pero ahora es más enfocado. En vez de ayudar a la gente en general, yo pienso que es mi responsabilidad ayudar a la gente de mi cultura. Es increíble que ahora piense así, porque antes no estaba orgullosa de mis raíces. Además, me daba vergüenza.
Nací en Fairfax, Virginia, en donde fui a una escuela primaria que tenía más niños angloamericanos comparados a todos los otras raíces. Pensé que yo era la que estaba equivocada y me sentí muy diferente. Empecé a tener vergüenza de mis raíces. Había un día que se llamaba “Día de Cultura,” adonde todos podían traer algo de su cultura. Mi mamá se enteró de este día y me mandó al colegio con un vestido de los indígenas de Ecuador. Me dio tanto vergüenza porque nadie estaba vestida tan ridícula como yo.
Cuando entré a la escuela secundaria, nos mudamos a una casa en Manassas, Virginia. Todo era muy diferente ahí. Habían muchos hispanos en todos partes: en los colegios, en el mercado, en el centro comercial. Era muy raro para mí. En mi escuela, habían muchos pandilleros. Empecé a creer que todos los hispanos pertenecían a los pandillas. No fue hasta mi primer viaje a Ecuador que empecé a entender que la cultura hispana era algo maravilloso. Mi familia me hizo sentir como si vivíamos juntos por años. O sea que me cambió mi perspectiva de los hispanos y me ayudó a ver la realidad de la vida.
Ahora, estoy en la Universidad de George Mason estudiando América Latino y tratando de mejorar mi español. Hago esto para poder ayudar a mi gente y deseo un día ser una abogada para los inmigrantes hispanos. Lo hago por mi familia y por mis amigos pero más por mi mamá. Ella me apoya en todo y siempre tiene mucha fe en mí. Mi viejita es mi mejor amiga, y por ella hago todo esto.

    Hola Elizabeth,

    Para empezar, quiero decirte a tí lo siento que no he respondido a tu ensayo hasta esta hora tarde. Me interesó cómo se desarrolló tu interés en tu propia cultura después de que ésta te daba vergüenza. Me alegro de que hayas encontrado orgullo en tus raíces, porque hay tanto que estas raíces nos dan a nosotros. Al perder, o no prestar atención a nuestra herencia, perdemos una parte de nuestras almas. Qué bueno que tu orgullo en tu herencia hispana te haya ayudado en la vida.

    Saludos cordiales,

    Robert Gabay

Me llamo Darlene Quinteros. Yo nací el 14 de diciembre del año 1990 en Anaheim, California. Aunque nací en Anaheim viví en muchas partes del condado de Orange en el sur de California porque mi padre era cocinero. A los 8 año mi madre y yo nos venimos para el norte de Virginia. Empecé la escuela primaria en Anaheim pero la terminé en McLean, Virginia. Asistí a McLean high school para mi educación secundaria. Tengo muchos recuerdos buenos de cuando fui a estas escuelas por ejemplo de mi escuela primaria me acuerdo de cuando fui a Francia porque estábamos aprendiendo francés. De McLean recuerdo los juegos de baloncesto contra el quipo rival de Langley.
En mi vida he tenido muchos éxito en completar todas las metas que me he propuesto. Hoy en día mi meta profesional es graduarme de George Mason y poder conseguir un buen trabajo. Mi sueño seria trabajar para el gobierno federal, o con el IADB (Inter-American Developmental Bank) Una meta personal que siempre he tenido es ir a un país de bajos recursos y ayudar a la gente necesitada. Un suceso feliz para mi y mi familia es que yo soy la primera persona que ha asistido a la universidad. Hace unos días recibí mi diploma de NOVA, algo que fue muy emocionante para mi familia.
Cuando y si tengo tiempo libre, normalmente los paso relajándome, con mi familia o con mi novio y amigos. Cuando estoy con amigos o mi novio nos gusta ir a la capital, a Georgetown, y a Old Town en Alexandria.
Lo que a mi me gusta hacer durante las vacaciones es viajar. He tenido mucha suerte de haber ido a Europa, Latinoamérica, y gran parte de los Estados Unidos. Durante mis viajes me encanta tomar fotos, la fotografía siempre me ha interesado mucho.
He tenido mucha gente extraordinaria cerca de mí pero una persona en particular que siempre me sorprende con su manera de se es mi madre. Ella inmigro a los Estados Unidos de El Salvador en los anos 80. Ella es de estatura baja, tiene el cabello largo ojos café que brillan como las estrellas. Cuando le pido sugerencias, siempre me da respuestas con mucha sabiduría. Ella tiene un corazón grande como el mar y siempre será una persona muy importante en mi vida.

    Hola Darlene

    Veo que tenemos muchas cosas en común. Yo también soy el primero en la familia para asistir a la universidad. Tambien tuve mi diploma de NOVA. Es bueno saber que hay otra persona luchando como yo. Para mí, no fue un fácil camino para entrar a la Universidad. Había momentos que me preguenté si asistir a Universidad era posible. Pero lo hice, gracias a mi mama. Me da gusto escucharte hablar con respecto a tu mamá. En la vida solo hay un mama. Hay que aprovechar. Hay un dicho que mi mamá me dijo una vez: que el día que me muera no quiero que me lloren, lo que quieran decirme digánlo ahora que estoy viva.

Una vida plena
Mi origen es un poco mezclado. Yo nací en Arlington, Virginia y crecí en Santa Cruz, Bolivia. Mi papá es hijo de dos bolivianos, mientras que mi mamá es mitad boliviana y mitad libanesa.
Mi abuelo materno emigró a Bolivia huyendo la Guerra Civil en Líbano.
Yo no me he mudado mucho de domicilio, a los dos años de haber nacido, mi familia decidió mudarse por primera vez y nos fuimos a la casa de mis abuelos en Santa Cruz. Allí viví por doce años, hasta que volvimos a Virginia. Asistí a la escuela primaria en Santa Cruz y aunque el estudio era muy estricto, lo extrañé mucho al entrar a la secundaria en Virginia. La transición de escuelas, país e idioma fue un poco difícil para mí, mas sin embargo no me di por vencida. Además, siempre fue mi sueño venir a estudiar a los Estados Unidos y no podía echarme atrás.
Desde muy joven he querido ser abogada, siguiendo los pasos de mi padre. Pero esta meta profesional ha pasado a un segundo plano ahora que soy madre. Por el momento, mi meta es terminar mi licenciatura y esperar un año, o dos para retomar mis estudios. Quisiera estudiar para una Maestría en Trabajo Social.
Mi vida ha sido por la mayor parte feliz. No he sufrido, no me ha faltado nada y todo gracias a Dios, mis abuelos y mi madre que se esforzó para sacar a mi hermano y a mi adelante. El capítulo mas doloroso de mi vida ha sido el fallecimiento de mi abuelo. Además de ser mi abuelo, fue mi padre, mi guía, mi ejemplo a seguir. A pesar de mi tristeza, siempre recuerdo a mi abuelo con mucho amor y agradecimiento.
Hoy paso mi tiempo cuidando a mi hija de seis semanas de nacida. Increíblemente el tiempo se pasa muy rápido, pero lo estoy disfrutando al máximo.
Tengo una fotografía grabada en el corazón, una fotografía que es mi fuerza y mi apoyo cuando siento que no puedo seguir caminando. Esa fotografía es la de mi abuelo y yo sentados en el patio de la casa, comiendo achachairú y hablando de la vida. Yo tenía seis años y había llegado de la escuela y no quería hacer mi tarea. Él me llamo al patio y nos acostamos en su hamaca a comer esa deliciosa fruta. “Yo siempre he sido un hombre trabajador”, me dijo a lo cual yo escuchaba atentamente. “Siempre me gusto estudiar” y riéndose un poco dijo, “pero por el amor de la ojosa, tu abuela, dejé mis estudios en Buenos Aires y nunca los retomé. ¿Qué estudiaste abuelito? Pregunté yo. A lo que el respondió, con una cara cabizbaja que su sueño siempre había sido ser doctor y que le falto dos años para terminar la carrera. “Nunca dejes de seguir tu sueño”, agregó y dándome un fuerte abrazo me dijo, “ve a jugar un momento para después hacer tu tarea.”
Cada vez que yo veo una foto de él, esa conversación es la que se me viene a la mente. Recordando sus ojos verdosos hablándome al oído me inunda un sentimiento de ternura y amor que le devolví en vida pero nunca mas se lo podre demostrar. Mi único consuelo ahora es saber que nuestro amor de padre e hija fue y siempre será incondicional.

    Darlene Quinteros March 5, 2012 at 8:57 pm

    Stephanie,
    Me encantó como hablas de tu abuelo, y como él ha influenciado tu vida. Por casualidad mis abuelos acaban de venir a Virginia por dos semanas y me cuentan muchas historias de la vida. ¡Los abuelos tienen tanta sabiduría! Yo he tenido muchos abuelos… bueno, no todos abuelos verdaderos, pero gente mayor que me ha tratado como a una nieta y yo los veo como abuelos. El año pasado se murió mi abuela por parte de mi padrastro y fue muy doloroso, pero gracias a dios tuve la suerte de haber conocido y aprendido de sus historias y su sabiduría. Siempre tenemos que recodar la suerte que hemos tenido en haber conocido y aprendido de los abuelos y la gran influencia que tienen en nuestras vidas.

Ines Gomez Barrios March 4, 2012 at 10:47 am

“La huella de nuestros antepasados”
He tenido que mudarme muchas veces en la vida, especialmente desde que salí de España. Primero a Alemania y más tarde a los Estados Unidos donde. A su vez, nos fuimos mudando de barrio en barrio buscando una mejor vida. Sin embargo, a pesar de la distancia, nunca olvido la imagen de mi abuela Mama Reme. Sólo tengo que cerrar los ojos para verla con claridad; alegre, siempre risueña y siempre manteniendo una actitud positiva y llena de energía. Nunca la veíamos perder el control y siempre la admirábamos por su inmensa sabiduría y su capacidad de dar cariño.
Mis abuelos vivían en el sur de España y yo, que había nacido en Madrid donde vivía y asistía a la escuela, contaba los días que faltaban para las vacaciones de verano y para poder así ver a Mama Reme y a Papa Quin. Estar con mis abuelos era mucho más gratificante que asistir a la escuela donde las monjas nos tiraban de las orejas y nos hacían sentir como animalitos descarriados. Ante todo, mi abuela nos trataba con un inmenso respeto. No obstante, también nos educaba pero sin pegarnos jamás.
Ahora todo ha cambiado y paso mi tiempo libre afanada en pagar cuentas y mejorar mi nivel de vida. Por otro lado no me puedo quejar ya que estoy haciendo lo que me gusta: terminar mis estudios. Además hay muchas metas que quiero alcanzar en mi vida. Por ejemplo encontrar un mejor trabajo y desarrollarme más profesionalmente. Claro que todo esto a veces no es fácil y echo de menos la mano firme con la que me asía de niña a mama Reme. Ella me recuerda que además hay otras metas que no debemos olvidar: hacernos mejores personas día a día es la asignatura más importante a realizar.

    Yolanda Seitz-Burman March 5, 2012 at 11:32 am

    Me agrada mucho leer la influencia tan positiva que tuvo y tiene tu abuela, Mama Reme, en tu vida. Yo crecí con mi abuela María, que compartía muchas de las cualidades de la tuya; aunque ya no está entre nosotros sus enseñanzas, refranes, dichos se me vienen a la cabeza constantemente. Parece que tu abuela te ha dejado un regalo valiosísimo, que es querer ser mejor persona cada día; pero a su vez, tú le estas correspondiendo, al hacerlo realidad.

Transiciones de un destino
Yo nací en la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Desde mi niñez, tuve que mudarme de domicilio muchas veces por varias razones. A mis nueve anos me mudé a los Estados Unidos con mi mamá y mi hermano. Mi madre siempre me cuenta que nos mudamos a los Estados Unidos para que mi hermano y yo tengamos mejores oportunidades en la vida. Cuando me gradué de la secundaria, me uní al servicio militar de la naval en los Estados Unidos. Mi servicio en la naval causo que me mudara frecuentemente durante 7 años. Cuando era niño, antes de mudarme a los Estados Unidos, yo asistía a la escuela de mi país. Tenía muchos amigos y pasaba mucho tiempo con ellos. Una vez que me mudé a los Estados Unidos, asistí a la escuela primaria y secundaria en la ciudad de Falls Church, que esta localizada en el estado de Virginia. Mi escuela primaria se llamaba Longfellow y la secundaria se llamaba McLean High School. Tengo muchos recuerdos de estas experiencias, pero tal vez, las experiencias mas impactantes que tuve durante esta etapa fueron relacionadas a mi transición de lenguaje y cultura. Como por ejemplo, el aprender a hablar el inglés. Previo de mi mudanza a los Estados Unidos, el único idioma existente en mi vocabulario era el español. Bueno, el español es el idioma predominante en mi país y además crecí aprendiéndolo y ablándalo en la escuela y en la casa. Cuando finalmente me mude a los Estados Unidos, no sabia ni como decir hola, ni buenos días o ni gracias en inglés. Aprender a hablar el idioma fue muy difícil en el principio porque obviamente ni mi mama y ni mi hermano tampoco sabían hablar algo de inglés. Afortunadamente, tenía parientes que vivían cerca de mi casa y de esa manera trataba de practicar inglés con ellos todos los días. Me tomo un larguísimo mes aprender a hablar cosas básicas. Era frustrante aprender el abecedario al igual que era desesperante aprender a pronunciar ciertas palabras o freces en inglés. Como por ejemplo, how are you doing today. Durante ese primer mes, lo único que pensaba era en como volver a mi país. Aparte de que extrañaba a mis amigos, también extrañaba la comida, las festividades, el clima, la gente y la libertad de poder hablar solamente en español.
Justo después de vivir un mes en los Estados Unidos, empecé a ir a la escuela. Afortunadamente empecé tomando clases de ESL y conocí a muchos compañeros de varios países que también estaban aprendiendo a hablar inglés. Después de casi un ano mi idioma mejoro lo suficiente para que pueda tomar clases de materias normales en inglés.
Las metas profesionales y personales que tengo en este momento son las de graduarme de la universidad, continuar mi carrera como oficial, y posiblemente tener mi propio negocio algún día. Yo pienso que la vida para un inmigrante no es fácil en los Estados Unidos como muchos piensan. Siempre hay sucesos tristes y felices. Afortunadamente yo tuve la suerte de tener más sucesos felices que tristes. Como por ejemplo, cuando me gradué de la escuela de secundaria y ascendí a cargos más importantes durante mi servicio militar. Por el otro lado tristes cuando tuve que dejar todas mis amistades en mi país y también cuando sufrí la discriminación.
Paso mi tiempo libre jugando deportes o haciendo algún tipo de actividad física con mis amigos. La personas mas importante en mi vida es mi madre. Yo creo que ella es una persona muy fuerte, gentil y bondadosa.

    Estimado Marvin,

    Me da mucho orgullo leer de tu vida y como has luchado para aprender ingles y hacer una vida espectacular. Se nota que todo tu trabajo te ha convertido en una persona muy fuerte. Yo pienso que eres muy afortunado al haber vivido en Bolivia antes de venir aquí porque te hace ver la vida en una perspectiva diferente. Es muy interesante leer el entraste entre el servicio militar de la naval. Cuando vi tus fotos en Facebook pensé que era JROTC. Yo también quiero entrar al servicio militar pero de la Fuerza aérea. Me encantó leer de tu vida y espero que un día tengas tu propio negocio!

    Sinceramente,

    Elizabeth Baires

Queridos estudiantes,
me da gusto leer sobre sus vidas presentes y pasadas. Y mas aun, me da satisfaccion ver que siguen involucrados con sus origenes. Sigan asi!!!
Cristina, profesora en Rock Valley College.
Rockford, Illinois.

    Querida amiga y colega, Cristina,
    Gracias por tu comentario desde Rockford y por tus palabras tan cálidas. Ojalá nos puedas dejar una notita sobre tu próxima experiencia en Perú.

    ¡Buen viaje a ti y a tus estudiantes!

    Español 315. George Mason U.

Comentarios

Name and email address are required. Your email address will not be published.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

%d bloggers like this: