Autobiografías y lugares. Span 315. F14

La autobiografía es el género literario personal por excelencia. En ella, el autor o la autora indaga en lo más profundo de sí para sacar a la superficie datos que suelen ser muy íntimos. Hemos hecho este experimento en clase y el resultado consiste en catorce documentos de gran hondura.

El siguiente tema es la descripción de un lugar con un significado especial para el autor.

Los invito a leerlos en “Comentarios”.

31 Comments

El balance de la vida
El día en que me di cuenta que sería la primera de mi familia en entrar a la universidad fue cuando todo cambió. Teniendo veinte años en esos tiempos cuándo mí madre también tenía, uno como mujer ya era común estar casada sin terminar su carrera. Hoy en día me da gusto saber que en unos años podre lograr tener la carrera de maestra de español. Viniendo de una familia Mexicana, el español siempre ha sido algo que me interesa y me gustaría estudiar. ¿La educación es muy importante para mí pero como una muchacha joven, como es que puedo equilibrar mis otras actividades aparte de mis estudios?
Definitivamente es un poco difícil encontrar tiempo suficiente para todas las cosas que pasan en mi vida. Para pagar las clases de la universidad, se tiene que trabajar. Aparte de eso también importa la salud de uno; entonces igual importa mucho el ejercicio, que para mí es el deporte de fútbol.
Sin embargo, los estudios y la universidad siempre tienen que ser los más importantes. Trabajar de viernes a domingo, después llegar a hacer la tarea y luego ir a clases de lunes a jueves es algo estresante a veces. Por eso hay que saber usar el tiempo. En mi experiencia la única forma de poder tener tiempo suficiente para todo es saber estirar cada día lo más que se pueda.
Por ejemplo, si tengo largas horas entre clases es cuando debo de hacer la tarea o leer la lectura que ha sido asignada para la próxima clase. Después cuando se trata de los días que trabajo, hay que encontrar la energía y motivación de hacer el ejercicio. Un ejemplo seria, si trabajo de las diez de la mañana a las ocho de la noche, es de ir a la cancha de fútbol de las ocho de la noche a las diez de la noche. Lo cual es muy difícil hacer sin motivación y energía positiva.
Al fin, toma demasiada motivación luchar para tener tiempo suficiente para todas las varias actividades que una joven de veinte años como yo tiene en su vida. Sin embargo con mucha paciencia e inspiración se puede lograr.
En conclusión, el balance de la vida es difícil de mantener. La carrera de maestra de español será larga y muy exigente, pero aspiro a poder lograr mi sueño y a la vez poder mantener tiempo para el trabajo y mi deporte favorito. Espero poder seguir teniendo este balance hasta después de que termine mis estudios y por el resto de mi vida.

Uños sueños de aventuras

Cuando era niña en Boston, Massachusetts en los años 50s, no pensé que podría estudiar en California y viajar a muchos países. Siempre en mis sueños quería ser una madre como mi madre y creeía que viviría en Boston cerca de mis abuelos, mis padres, mis hermanos y otros parientes. Sin embargo, Díos tenia otros planes para mí. En 1966 dejé a mi familia y viajé a San Francisco. Entonces, mi vida de aventura comenzó.
Ahora tengo sesenta y seis años y he tenido muchos cambiados en mi vida. Estudié historia e íngles en la universidad de Stanford, la administración educativa en la universidad de Occidental y, así, tuve una carerra larga en la universidad. También soy casada y tengo cuatro hijos y un nieto. Estoy muy agradecida por mi familia pero en mis sueños quiero viajar a otros países y aprender muchas cosas, especialmente el idioma español.
Por esta razón, en 2005 y 2012, fui a España por tres meses, para estudiar en la universidad de Salamanca. Viví con las familias españoles y viajé a algunas de las ciudades más bonitas en el mundo… Barcelona, Córdoba, Todelo, Sevilla, Valencia y Santiago de Compostela. Conocí a gente de países muy diferentes a EE. UU. Aprendí muchas cosas de ellos. Sin embargo, aprendí más de mí mismo. ¡Fue la gran aventura de mi vida!
Como resultado, continúo estudiando el español y espero que pueda regresar a España otra vez para hablar con mis familias españoles y mis amigos en Salamanca. Por eso, estoy estudiando mucho tiempo y trato de sacar buenas notas. Creo que habrán más aventuras que venir.

    Hola Sylvia! Tu historia me gusto mucho! Me encanta que usted ha tenido la oportunidad de viajar a muchas países. Es divertido viajar a muchas partes del mundo porque cada país tiene algo diferente y eso lo hace muy interesante. Ojalá, que todos sus sueños de aprender el español más y regresar a España sean realidad. La felicito en todo lo que ha hecho en su vida y que Dios la siga bendiciendo con paz, alegría, y amor.

Sigue hasta que triunfes

Yo no estaría aquí, en este salón, si no fuera la ayuda de los doctores al nacer. Gracias a Dios ahora estoy aquí, 19 años después. Empecemos desde el principio. Hola! Yo soy Rosa Fuentes. Yo nací el 11 de agosto de 1995 en Alexandria, Virginia. Nací en Alexandria, pero nunca viví allí. Viví en Springfield por 6 años y después nos mudamos para Woodbridge y hemos vivido aquí desde entonces.
Para empezar, mi vida no es tan interesante, sin embargo yo he tenido unas experiencias felices y unas muy tristes que me han enseñado a agradecer las cosas buenas y malas. Cuando era niña, tuve una experiencia muy mala. Es algo que me cambio la vida y yo pienso que me quito la niñez. Esa mala experiencia me convirtió en una niña muy tímida, introvertida e infeliz. Una niña de seis añitos no tiene que ser así, ella tiene que ser feliz y llevarse bien con los demás. Esto es algo que no me gusta entrar en mucho detalle pero lo escribo porque yo creo que es muy importante a decir mi historia y ayudar a otros niños que pasaron o están pasando por una situación mala.
Aunque los niños piensen que la vida con gran tristeza y que nunca van a salir de la tristeza, yo quiero decirles que todo se va mejorar. Puede ser cualquier cosa como abuso emocional o el abuso físico; cosas así cambian a uno bastante. Algunos tienen la ayuda que necesitan pero hay otros que no tienen ayuda. Para mí, no solo tuve el apoyo de mis padres y de toda mi familia, sino también tuve el apoyo de Dios. Yo quiero que sepan los niños que no tienen apoyo de familiares que sí tienen a una persona en que confiar con Dios. Yo le dedico a Dios mi vida entera porque Él me ayudo a salir de la oscuridad en la que estuve por muchos años.
Lo que pasó en los años antes de encontrar a Jesús fue que yo era muy rebelde. Lo que me pasó en la niñez me hizo desconfiar de toda la gente, incluyendo a mis padres. No le hacia caso a mis padres o a mi abuela. Era muy malcriada no solo con ellos sino también con gente que no conocía. No solo era malcriada, también era una ladrona, Le robaba dinero a mi mamá. Era una tontería. También mentía mucho. Me metí en un hoyo muy grande y yo no se como mis padres y mi abuela me soportaban. Después de esos años rebeldes, mi prima Wendy me invitó a ir a la iglesia con ella. Ese día fue cuando mi vida cambió para mejor. Acepté a Dios y Él me transformó poco por poco en la joven que hoy soy. Claro, ahorita no estoy completamente transformada pero es un proceso y al final voy a llegar a mi destinó.
Ahora soy un poco más extrovertida, un poquito menos tímida y ahora sé que soy feliz. A los niños que están pasando por unas malas cosas en sus vidas y que creen que nunca se va mejorar, yo les quiero decir que yo sé como se sienten y que yo pensé lo mismo pero que nunca pierdan fe de que cosas se van a mejorar. Tengan fe en Dios y en ustedes mismos que pueden lograr cosas maravillosas, sus sueños y que van a triunfar!

Una vida mejor
Mis papás vinieron a este país en los años 1980’s. Había una guerra civil en El Salvador y ellos y muchos más escaparon la violencia. Yo fui la primera en mi familia que nació en los Estados Unidos. Tuve el privilegio de tener a mis padres, que me daban de todo. Mis papás dejaron a mi hermano mayor en El Salvador con mi abuela. Cuando yo tenía cuatro años, fuimos a El Salvador a visitar a mi familia y conocí a mi hermano por primera vez. Al siguiente año mis papás trajeron a mi hermano a los EE. UU y también ese mismo año nació mi hermana. En un año ya no era la única hija, sino una hermana mayor y menor.
En la casa hablábamos español y comencé a hablar inglés cuando comencé la escuela. Donde yo crecí había muchos hispanos y me sentía cómoda. Mis papás trabajaban mucho y muy duro pero siempre se les hacía difícil ahorrar el dinero. Yo, desde pequeña, vi que la vida era difícil y me propuse sacar buenas notas en la escuela. Sin embargo, siendo joven, cuesta hacer todas las cosas perfectas. Vi a mi hermano y otros de mis primos meterse en problemas con la ley. Muchas de mis primas se embarazaron jóvenes. Nadie en mi familia se ha graduado de la universidad y hasta muchos ni se graduaron de la escuela secundaria. Es por eso que estoy tomando clases en la universidad.
Ahorita estoy trabajando y estudiando. Siento que me cuesta hacer mis tareas perfectas porque tengo que trabajar muchas horas. Este semestre decidí tomar cinco clases para graduarme pronto. Más clases significa más tarea y más tiempo para poder hacerlo, tiempo que siento que no tengo. Trabajo en una oficina veterinaria como recepcionista. He trabajado allí desde que me gradué de la escuela secundaria. A pesar de eso, no estoy estudiando la medicina veterinaria, sino estoy estudiando sociología y español.
En el futuro me gustaría trabajar con los jóvenes, especialmente los jóvenes hispanos. Quisiera ayudarles y darles consejos, y también poder ser una buena líder. Quiero trabajar con ellos porque creciendo vi a mucho jóvenes que arruinaron sus vidas. Quiero tener éxito en mi vida y con eso poder ayudarles a mis padres. Yo siempre les digo que cuando tenga dinero les voy a comprar una casa y ellos no van a tener que trabajar para nada. Confió en Dios que todos mis sueños van a ser cumplidos y le agradezco por todas las experiencias y oportunidades que he tenido en la vida. Sé que esto me ha ayudado y me ha transformado en la persona que hoy soy.

    ¡Hola Kim!

    ¡Gracias por su comentario y deseo de cumpleaños! Las canción de la esterita fue unas de la primera que aprendí ( 🙂 jaja).

    ¡Qué linda historia! Te felicito por tus logros; tus padres deben de estará muy orgullosos de ti. Igualmente me podé identificar con usted. Mi papá fue el primero de mi familia en llegar a los EEUU para escapar una guerra civil en Nicaragua. Y igualmente vi muchas cosas duras. También te entiendo sobre el esfuerzo de estudiar y trabajar al mísmo tiempo. No es fácil pero siempre recuerda que al final vale la pena; no siempre vasmos a estar en esta posición y un día vasmos a ver el fruto de nuestros esfuerzos. Admiro tu deso de ayudar a los jóvenes. Deveramente hay muchos jóvenes que necesitan un modelo como tu. Así que sigue adelante, dale tu mejor esfuerzo y sigue inspirano.

    ¡Igualmente, bendiciones! ¡Te deseó lo mejor!
    Cesia

Todo lo que soy se lo debo a mi familia
Una vez soñé con ser una mujer superada. Ahora que tengo 19 años veo que no es imposible pero si requiere mucho trabajo. Estoy en mi segundo año de la universidad. Soy nacida en los Estados Unidos pero mis padres de El Salvador. Quiero sacar mi maestría en educación temprana y posiblemente una especialización en español. Sueno con un día ser dueña de mi propia guardería y sé que, con dedicación y esfuerzo, lo podre lograr.
Mis padres nacieron en El Salvador. Emigraron a este país cuando tenían 20 años. Se casaron en los Estados Unidos y tuvieron cuatro hijas incluyéndome a mí. Ellos son el ejemplo que sigo para poder triunfar.
La dedicación es una de las cualidades que me cuesta lograr. Mis papas se dedicaron a trabajar desde que vinieron a los estados unidos y todo para que mis hermanas, y yo tuviéramos un futuro mejor. Igual que ellos, yo ahorita me estoy dedicando a trabajar y estudiar y admito que no es fácil. Con el mismo esfuerzo y dedicación estoy aprendiendo como es ganarse la vida en los Estados Unidos.
Aunque a veces sea difícil me gusta reconocer que todo lo que estoy logrando es por mi esfuerzo. Mis papas a veces están en desacuerdo que haga las dos cosas al mismo tiempo. Sin embargo, can el trabajo que tengo he podido paga mi colegiatura y pasaje para venir a la universidad todos los días. Es un gasto menos de la familia del cual se tienen que preocupar.
Sin la guía de mis padres yo no sería la muchacha trabajadora y dedicada que soy ahora. Poco a poco he aprendido como independizarme. Ellos son el ejemplo que quiero seguir. Aunque a veces no esté de acuerdo con algunas de las decisiones que toman, reconozco que sin ellos no sería nada. Ahora que estoy en mi segundo año de la universidad quiero seguir luchando hasta el final para poder lograr que mis papas se sientan orgullosos de mí.

Una reflexión de mi vida, por Cesia

Hay un día en el año que anticipo con alegría; ese día es mi cumpleaños. Nací el primero de octubre de 1992. Cuando mi día especial finalmente se presenta, me gusta reflexionar sobre mis experiencias y también en cómo he madurado.
Nací en Nicaragua pero fui criada en los Estados Unidos. Vine a los Estados Unidos a los dos años. Me crié con mi mamá, mi papá y mis dos hermanas mayores. Sobre todo, puedo decir que tuve un ambiente favorable durante mi niñez. Mis padres siempre me han apoyado y animado. Mis hermanas fueron un buen ejemplo; aunque no siempre nos llevamos bien. Sin embargo, fueron buenas hermanas porque han tenido buen cuidado de mí. Así que, cada año me gusta tomar el tiempo de agradecer por la familia que me creó.
Algo de lo que estoy muy agradecida por mi familia es que me enseñaron buenos principios y disciplina. Mi familia valora principios religiosos; nosotros somos cristianos. Me identifico mucho por medio de estos valores. Los principios que me enseñaron mis padres requieren mucha disciplina. Sin embargo, gracias a estas lecciones he cumplido con varias metas.
Me identifico también con mis intereses. Me encanta toda forma de arte; así sea arte visual, música, danza o teatro. Yo toco el violín. Empecé a tocar el violín a los diez años, y desde entonces sigo practicando técnicos de la música. Asimismo, me gusta la danza. Practico el ballet, y en mi iglesia siempre participe en la expresión corporal a través de la danza. Sobre todo, las disciplinas que he practicado han formado mi carácter. Me han enseñado a ser dedicada y paciente para cumplir un buen trabajo.
En mayo de 2015 finalizare mis estudios en la Universidad de George Mason. Voy a realizar mis estudios en la Psicología y en el español. Decidí estudiar la psicología porque me interesa trabajar con los niños, y anticipo servir a la comunidad hispana hablante con el español. Varias de mis experiencias en mi trabajo son relacionadas a la psicología infantil. Por el momento, trabajo con niños que tienen condiciones especiales. Esta experiencia me ha impactado mucho, y en el futuro espero dedicarme a trabajar como una terapeuta para estos niños. Sobre todo, quiero ayudar a otros a alcanzar su mayor potencial por medio de mi carrera.
El primer de octubre se acerca en pocos días, y cumpliré 22 años. En este día, tomare en cuenta todos los recursos que he recibido y me han madurado durante mis pasados 22 años. Cada experiencia me han servido de bien. He tenido la bendición de realizar varias mentas significativas en mi vida, y espero compartir de mis recursos con mi comunidad.
Cesia

    Hola Cesia, primeramente feliz cumpleaños, espero que la hayas pasado bien.
    Mientras que leía tu historia, vi que tenemos algunas cosas en común. Mi familia también es cristiana y en mi iglesia mi tío es el pastor y mis primos son los músicos. No soy parte de la danza pero si soy parte del coro, creo que la música es una de las mejores formas de expresarse. Yo siempre he querido aprender a tocar el violín y mi primo me estaba enseñando, pero lo sentía difícil. La única canción que puedo tocar es “Twinkle Twinkle Little Star.” Yo también me voy a graduar en mayo y me gustaría trabajar con jóvenes y la comunidad hispana. Es muy bueno que usted sabe lo que quiere hacer en la vida y querer ayudar a los demás. Espero que con un nuevo año puedas realizar tus sueños y cumplir tus metas. Te deseo lo mejor, ¡bendiciones!

Bilingüe y orgullosa
Desde pequeña siempre me han encantado los idiomas. Siempre me han fascinado los sonidos diferentes que se emiten para fomular una oración en una lengua extranjera. Debido a esto, nunca he tenido un problema en estudiar nuevas lenguas. Creo que la facilidad con que he podido adquirir los sonidos se atribuye directamente a mis primeros años de vida. Cuando recién nací, mis padres me llevaron a Rusia y ahí es donde conocí a mi niñera Svetlana. Como ambos de mis padres trabajaban en la embajada Estadounidense, yo, de bebé, me quedaba en casa con Svetlana. Ella siempre me hablaba en Ruso. Les cuento que a Svetlana le encantaba hablar y cuando no me estaba hablando a mí, ella le hablaba a los gatos (pero no sé si le contestaban). Creo que Svetlana fué la clave para abrir mi mente a los sonidos extranjeros de otras lenguas y siempre le daré las gracias. Sin ella, no creo que hubiera adquirido los sonidos necesarios para poder hablar el español tan fluidamente.
Cuando alguien me pregunta de dónde soy, nunca sé como responder. Claro, soy estadounidense, pero he vivido casi toda mi vida en países lejanos. Entre ellos: Rusia, Japón, Belgrado, El Salvador, Cuba, Nicaragua, etc. Cuando uno pasa 10 años en latinoamérica, es necesario que uno aprenda el idioma para poder comunicarse, y esto hice. También siento que durante estos 10 años en los cuales aprendí a hablar el castellano, tomé elementos de la cultura hispana para formar la persona quién soy ahora en día.
Así que cuando alguien me pregunta– ¿Cris, de dónde eres?—nunca sé cómo responder. ¿Soy de aquí o de allá? En buen humor (y a veces también para confundir), hay veces en que contesto con una sonrisa que “soy la gringa más gringa, y la chela más chela que conocerán.” Pero la realidad es que simplemente no sé cómo responder. Me pongo en la piel de las personas que tengan una crisis de identidad porque a veces siento que tengo una. Varias partes de quién soy, los elementos que se han mezclado para formar mi personalidad provienen de la cultura hispana. Aprendí a hablar el idioma, aprendí su historia como si fuera mi propia historia, comí su comida como si fuera de mi país de orígen y amé a cada país como si fuera mi propio. Todo esto hice sin tener ni una gota de sangre hispana pasando por mis venas. Pero la cultura hispana siempre tendrá un lugar en mi corazón. La verdad es que soy de orígen alemana/polaca, soy bilingüe y orgullosa de poder apreciar la cultura hispana.

Fe y Paciencia
“Aborta!” “Ya tienes a tus tres hijos y a ella aun no la conoces. Eso fue lo que mi familia y los doctores le dijieron a mi madre durante su embarazo conmigo. Fue un embarazo muy complicado donde una de las dos o las dos podiamos morir. Esto fue debido a los bajos recursos médicos que había y el estado de salud de mi mamá. Sin embargo ella no quiso y decidió tomar el riesgo. En fin, aquí estoy vivita y coleando. Mi nombre es Elvia. Mis padres me nombraron así para honrar a mi tía que murió siendo una bebé. Nací el 24 de Agosto del 1991 en México. Yo tuve una infancia común a las de la mayoría en México. Pobre pero muy feliz. Todavía recuerdo cuando jugaba con mis primas a la comidita o a las escondidas. Eso fue hasta que un día mi mundo cambió por completo.
Me acuerdo de que el día después de mi sexta fiesta de cumpleaños mi mamá nos dijo que nos íbamos para los Estados Unidos. Yo era muy pequeña y no lo entendí. Sin embargo, yo hice caso y junto con mi hermana y mi hermano nos fuimos con mi mamá. La verdad yo no recuerdo muy bien cuando cruzamos la frontera. Pero sí recuerdo que todos los edificios de EE.UU. se me hacían muy grandes. Entré a un mundo muy diferente al que yo estaba acostumbrada.
Mi mamá nos dijo que no tuviéramos miedo y que solo veníamos por un año. Sin embargo nos inscribió en la escuela y ella empezó a trabajar. Cuando yo entré a la escuela todo se me hizo muy extraño. Yo no entendía lo que los niños me decían. Por esa razón, yo era muy callada y hasta me daba pena pedir permiso para ir al baño. A pesar de eso, como era una niña pude aprender rápidamente. Aprendí a hablar inglés y aprendí a “vivir la vida y a pensar como un Estadounidense” (así lo puso mi profesora de ESL).
Mi mamá no cumplió con su palabra de regresar a México despues de un año. Los años pasaron y me acostumbré a vivir la vida en EE.UU. Los obstaculos empezaron cuando me gradué de la preparatoria. Yo quería ir a la universidad pero no podía debido a mi estatus legal en EE.UU. Entonces tuve que empezar a trabajar. Fue algo muy difícil ya que yo quería ser algo más que una trabajadora en una factoría. Dos años después finalmente pude arreglar mis estatus legal y entré a un colegio comunitario. Finalmente empezaba a lograr mis metas. Me gradué de ahí y por fin entré a la universidad.
Ahora que estoy en la universidad mis metas se han hecho más grandes. Es muy bonito ver lo lejos que he llegado. Hasta ahorita todo me ha salido muy bien. Mi mamá siempre me ha dicho que tengo que tener fe y paciencia. Estoy de acuerdo con ella. Ahora estoy emocionada y un poquito ansiosa de ver qué me espera en el futuro.

Una mezcla

Me llamo Sophia Marie Nicholson Keener. Yo tengo 19 años y soy estudiante de la universidad de Geroge Mason. Vivo aquí en Virginia con algunas compañeras de casa, pero mi hogar es en Seattle, Washington. Allí, yo vivo con mi papá y mi hermanita Simone quien tiene 16 años. Me gusta comer mucho y pues yo tengo habilidad en la cocina. También me gusta leer y escribir. Escucho música todos los días y creo que mi género favorito es el hip hop o el neo soul. Yo he escuchado mucho de Erykah Badu, Nicki Minaj y Jungle Pussy este mes. La canción de Jungle Pussy, “Nah,” es mi favorita ahora. Me gusta una gran mezcla de cosas, y pues, mis intereses y mi personalidad se ha formado por una gran mezcla de experiencias e identidades basadas en raza, discapacidad y sexualidad.
Yo soy una mestiza de Afro-Americano y Anglo, y mis padres nos trasladaron a Seattle de Hartford, Connecticut por las actitudes racistas de nuestros vecinos que no les gustaba una familia de dos razas. Salimos de Hartford para escapar el racismo pero, por otro lado, cuando llegamos a Seattle encontremos el mismo racismo pero con una cara diferente. Seattle tiene una población en donde la gran mayoría es blanca, y a esto se añade el hecho de que yo no me veo como “una negra” fue muy difícil durante mi niñez y por cierto es difícil ahora. Esta es unos de las razones por las me encanta mi universidad: la diversidad bella de los estudiantes y profesores y profesores. Aquí, yo no me siento sola nunca más.
Sin embargo, hay cosas culturales aquí en Virginia que me enojan. Por ejemplo, como una bisexual no me gusta que aquí tenga que repetir, repetir y repetir que no soy heterosexual y que no soy lesbiana pero soy quien soy y soy quien soy sin vergüenza y sin miedo del diablo o infierno—hay más terrible en el mundo que una mestiza enamorada. Estoy muy orgullosa de mi identidad (bueno, mis identidades) y por eso en cualquier cosa que hago estoy buscando por las voces de otros miembros de la comunidad “Queer,” si los voces me presentan por historia, teoría o narrativa.
Mientras que el proceso de navegar mi vida como una negra mestiza “queer” es bastante complejo, yo soy construida por una mezcla de mis identidades y experiencias de las de las personas importantes en mi vida. Simone, mi hermanita, es mi vida y la luz de mis ojos. Ella tiene el Síndrome Down y es la persona más preciosa que he visto. Gracias de ella, estoy enfocada en el concepto de igualdad de acceso para toda la gente. El acceso de información, de transportación, de medicina, de servicios sociales o de cualquier otro recurso en combinación con el respeto es crucial para construir una cultura en la que mi hermanita y otros como ella puedan vivir con seguridad y dignidad. Necesitamos entender untos que toda la gente tiene valor y necesitamos hablar juntos siempre pensando en esta verdad.
Yo soy una mezcla. Mis raíces tienen vueltas y giros como mi pelo, mi ADN. De este manera todos nosotros reflejan el realidad buen complicada que nos construye.

Decisiones
Cada experiencia en la vida es única. Las experiencias empiezan cuando nacemos y terminan cuando morimos. Cada una es importante, de comprar nuevos zapatos a visitar un nuevo país. En mi vid, aunque ha sido corta, he tenido muchas experiencias. He visitado ocho países; El Salvador, Canadá, Jamaica, La Republica Dominicana, Francia, Italia, China y Puerto Rico. También he comprado muchos zapatos. Cada una de estas cosas tan diferentes han sido por mis decisiones.
Este mundo me da tanto y siempre he sentido que yo no hago suficiente. Debido a ese sentimiento, decidí hacer más. En el 2012 me hice parte de un grupo de otras Girl Scouts de The Girl Scout Council of the Nation’s Capital (GSCNC) y empezamos a hacer proyectos para ayudar a muestra comunidad y al medio ambiente. Nos comunicábamos con otras chicas que viven en China. También estaban haciendo los proyectos. Al fin de nuestros proyectos nos dijeron que una compañía llamada ALCOA iba a pagar para que ocho de nosotras viajáramos a China por una semana a conocer a las otras chicas y hacer un ultimo proyecto. Solo teníamos que entregar una solicitud, porque solo podían mandar a ocho de nosotras y éramos casi treinta en el programa.
Al principio no sabia si quería presentarme. Habían tantas otras chicas y no sabia si yo era de las mejores. Al fin decidí entregar la solicitud. Sabia que no tenia nada que perder. Como tres semanas después, me llego un correo electrónico diciéndome que me habían escogido. Fue un día muy emocionante para mí.
Después de ese día empecé a prepararme para mi viaje. Necesitaba una visa para viajar y como cinco inmunizaciones. La doctora me dio una receta para protegerme de la malaria y GSCNC nos dio entrenamiento de la cultura China.
GSCNC nos dijo antes de irnos que a lo que estuviéramos en China que estaba prohibido comunicarnos con nuestros padres. Había salido del país sin mis padres anteriormente. Cuando fui a Francia e Italia fue con la escuela, pero los podía llamar. Me dio miedo.
Fui a China y comí de todo. Aprendí como decir unas cuantas frases y como hacer compras. Hice muchas amistades con quien todavía me comunico. La semana paso rápidamente y al fin no me quería ir. Cuando regrese tenia mucho que contarles a mis padres, los había extrañado mucho. Siempre pienso en que diferente seria todo si no hubiera entregado mi solicitud.

Rodrigo Jackson
Una vida de impacto

Solo tienes una vida para hacer la diferencia; ¿cómo lo vas a lograr? Esta frase resuena en mi mente cada día y describe como llegué a dónde estoy hoy. Además de los desafíos que he enfrentado, no me di por vencido. Toda mi vida he luchado por encontrar mi identidad. Soy Africano Americano y Mexicano, y mis raíces culturales a veces he hicieron sentir diferente o sin lugar. Sin embargo, mi familia me apoyó y me ayudó a encontrarme a mí mismo. Por esta razón amo el concepto de identidad y una familia que siempre han estado allí para mí.

Después de conocer quién era yo, y conocer mi valor, decidí hacer un compromiso entre Dios y yo. Yo quería tener un impacto en las vidas de otros por medio de estudiar y poder hacer cambios que harán mejor las vidas de mis comunidades de origen. Por la gracia de Dios, el apoyo de mi familia y mucho esfuerzo de mi parte, estoy en la universidad George Mason hoy en día para lograr el resultado que deseo tener.

Asimismo, continuo esforzándome para superar la meta que he puesto para mi vida. Trabajo duro para ser más decidido en mis estudios y para tomar la iniciativa necesaria para establecer una base que dure mi vida entera. No obstante, sigo recordando que el impacto que tiene una vida se hace día a día. Este hecho me da ánimo a seguir adelante, confiando que voy a ver victorioso sobre cualquier obstáculo que aparezca enfrente de mí.

Cada día tengo el deseo de conocer algo nuevo sobre mi mundo y experimentar algo diferente que no he tratado antes. Yo quiero vivir con un propósito y tener una meta donde voy a llegar. El viaje que se llama la vida no siempre es fácil o sin lágrimas, pero hoy mientras que escribo este ensayo, yo sé que todo lo que he superado para llegar aquí valió la pena. A veces me siento desanimado por la universidad pero me recuerdo de quién soy yo de dónde viene mi valor y mi propósito. Encontré que en pensar de una manera diferente puedo hacer más de lo que me siento capaz.

En conclusión puedo decir que, aunque no siempre tuve fe, esto exactamente donde debo estar. Tengo gozo y mi sueño es lograr una posición de liderazgo en una institución de gobierno y hacer que mi vida contribuye a los demás a través de política hecho con integridad, y también aprender y enseñar la teología. Solo tengo una vida y la voy a hacer contar.

    ¡Hola Rodrigo! Fue interesante oir tu historia, me encanto leer sobre tus raíces culturales. Estoy feliz que encontraste tu identidad y que te sentís orgulloso de quien eres. Yo también tuve un problema con mi identidad y le doy las gracias a dios por todas la oportunidades que me ha dado. Yo espero que trabajes duro y puedas conseguir una posición de liderazgo en una institución de gobierno. ¡Buen trabajo!

Mi vida
Nací en Cochabamba Bolivia en 1987 de padres Bolivianos. Tengo un hermano mayor y una hermana menor. En 1992, emigre, con mi familia, a Estados Unidos en busca de un mejor futuro. A mi llegada me inscribí a las escuelas de Arlington sin saber ninguna palabra de inglés. Pasando los años mi inglés mejoro como también el estado económico de mis padres. En 2005 me gradué de la escuela secundaria Wakefield con un diploma avanzado. Después de graduarme me inscribí en Northern Virginia Community College donde estaba indecisa sobre mi carrera de estudio. Después de dos años deje la universidad para trabajar y a través del trabajo buscar la carrera ideal.
Desde 2008 a 2009 me dedique a buscar mi carrera ideal como también explorar mis raíces. En 2008, me involucre en un grupo folklorico que hacía presentaciones de bailes de Bolivia. Mediante mi grupo me involucre en actividades como campeonato de volleyball, campeonato de futbol femenino y concurso de baile (caporales). Durante mi tiempo en el grupo folklorico ayude a recaudar fondos para organizaciones en Bolivia y orfanatorios. También en esos años competí en un concurso de caporales y en 2008 y 2009 mi grupo obtuvo el primer puesto. En 2009, encontré mi carrera ideal cuando se presentó la oportunidad de trabajar en el departamento de contabilidad. De ese modo en 2011 regrese a la universidad. En 2013, me transferí a la universidad de George Mason donde continúo mi carrera. Espero graduarme en el otoño del 2015 y encontrar trabajo con una de las cuatro mejores compañías de contabilidad.
Recién llegada a Estados Unidos aprendí el inglés rápido y aun así no me olvide de mi cultura. En mis años de crecimiento tuve la oportunidad de aprender sobre mi cultura y también ayudar a mi país recaudar fondos. Mi meta es terminar la universidad y obtener mi trabajo ideal.

La vida de Ana Tobar
Yo me llamo Ana Tobar. Nací en El Salvador en agosto del ano 1995. Viví en San Salvador en con toda mi familia. Cuando tenía 4 años, vine a los Estados Unidos. Mi papá vino antes que mi mamá, hermana y yo. El se vino a vivir en Manassas, Virginia en el año 1999 y mi mamá, hermana y yo venimos en el año 2000. Yo empecé el primer grado en “Tyler Elementary School”. Yo no hablaba inglés, solo hablaba español. Tuve problemas el la escuela porque no podía hablar inglés pero en el 2004 mi inglés mejoró.
Además, en el 2004 mi familia y yo empezamos a vivir en Haymarket, Virginia. Yo he vivido en Haymarket por 10 años y todavía vivo ahí con mi papá, sin ellos porque ellos me apoyan mucho. Yo veo a mi hermana, Gaby, como mi mejor amiga. Las dos hacemos muchas cosas juntas, como ir de compras o ver películas. Mis papás me apoyan en todo lo que hago y me aman profundamente. A mi familia y a mí nos encanta viajar. Por ejemplo, este año fuimos a República Dominicana. Estuvimos en Punta Cana y fue unos de los mejores viajes de mi vida. Yo quiero viajar por todo el mundo cuando sea mayor. Mi sueño es viajar a Grecia y conocer la cultura de ahí.
Además, mi educación es muy importante para mí. Yo empecé George Mason University en el otoño del año 2013. En mi primer año yo hice muchas cosas. Yo viajé a Arizona para hablar sobre Mason DREAMers fui e El Salvador para “Alternative Break”, fui a Richmond para hablar con mi senador sobre el “Dream Act” (Que es para niños indocumentados). Al fin, yo estaba involucrada con “The Hispanic Student Association”. Me encanta todo lo que hago aquí en la universidad y todavía sigo haciendo muchas de estas cosas. También estoy estudiando relaciones internacionales y comunicaciones. Me fascinan estas dos carreras y espero que pueda lograr mis sueños un día. Me gustaría trabajar para una organización que trabaje con la comunidad hispana en los Estados Unidos. Me gusta ayudar a la gente y ojalá lo pueda lograr. ¡Espero graduarme en el año 2017 de George Mason University con honores!

La autobiografía de una latinoamericana

Mi nombre es Ana Salvador. Yo nací en Washington D.C. y me mudé a Virginia cuando tenía 12 años. Siempre he vívido con mis padres y mudarme fue algo muy difícil para mí. Ese año, en el 2002, acabábamos de viajar a El Salvador y estaba triste de haber dejado a mi familia allá. Después de que regresamos, nos mudamos y ahora pienso que fue una buena decisión. Mudarme fue difícil. Sin embargo pienso que fue lo mejor para mi educación. En Virginia, el currículo de las clases esfuerzan más a los estudiantes en comparación a la educación en Washington D.C. Cuando por fin me adapté a mi nueva vida, llegaron mis hermanos de El Salvador en el año 2006.

La llegada de mis hermanos fue emocionante y algo que tenía que adaptarme. Yo siempre era la única hija y ahora tenía dos hermanos viviendo con nosotros. No estaba acostumbrada a que me molestarán dos hermanos mayores pero con el tiempo les agarré cariño. Ahora uno de ellos esta casado con gemelos, una niña y un niño que son tan lindos. De una vez me hizo tía al doble pero estoy muy feliz con mis sobrinos.

Después de todo eso, me gradué de la escuela secundaria en el año 2008 y empecé a ir al Northern Virginia Community College. En tres años saqué mi asociado y me transferí a George Mason University. Siempre quería sacar la carrera de profesora de escuela primaría pero con el tiempo mis metas cambiaron. Ahorita me faltan ocho créditos para obtener mi B.A. en psicología y poder graduarme. También estoy haciendo un entrenamiento para interprete profesional para conseguir trabajo de interprete, por eso quiero mejorar mi español.

Yo aprendí español en casa como mi familia no hablaba inglés. Aprendí a leer y escribir un poco leyendo un libró en español. Después de clases, hacía mis tareas y cuando terminaba empezaba a leer mi libro en español. Desafortunadamente muchos jóvenes ya se les ha olvidado el español como los padres han aprendido inglés y solo hablan inglés en casa entonces no tienen la oportunidad de practicar. Afortunadamente yo hablo español todos los días entonces no se me ha olvidado con el tiempo.

En conclusión, mi vida a sido sencilla con una familia linda con la cual soy muy cercana. Desde pequeña e tenido que traducirle a mis padres y a muchos otros familiares. Me ponían a traducir cartas, en persona, y por teléfono, por eso pensé que sería bueno ayudar a otras personas que no saben inglés. Por eso mi cambio de profesión, quiero ayudar a muchos que llegan a este país sin poder hablar inglés. Así puedo ayudarles a facilitar sus vidas y así me sentiré complacida conmigo misma.

Span 250-001. Mary Lagdameo
13 de octubre, 2014
Composición 2. Versión 2

Yo hago porque yo soy
Las cualidades que mejor me caracterizan son que yo soy artística e inteligente. Era muy tímida cuando era niña y por eso dibujaba frecuentamente para pasar tiempo. Usualmente dibujaba la gente como mi familia y mis amigos. Hace diez años que yo dibujo. Por eso, me formé en este talento y ahora puedo usarlo para mejorar los proyectos de clases. Mi padre siempre me decía que era importante prestar atencion en la escuela para entender y saber la información. También, quería que yo leyera libros especificos que me recomendaba. A veces era insoportable cuando me cuando tenía que memorizar tanta información pero yo sé que era mejor para mí. En verdad, me interesaban los libros de fantasías, especialmente cuentos sobre sociedades de utopia. A mí me encantaba leer cómo la gente vivía en esos tipos de cultura y cómo el protagonista piensa “diferente”. Yo creo que aunque yo leía libros que no tienen información o datos, eran todavía importantes para aprender porque yo practicaba la lectura y eso me hacía pensar y me hace pensar para aprovecharlos.
Las personas especiales especiales en mi vida son mi madre, mi hermano y mis amigas Susan, Sarah y Suzie. Mi madre me ama para siempre. Me cuida, me cocina y especialmente cuando era chica me duchaba y me vestía. Por supuesto, yo puedo hablar con ella sobre mi vida, especialmente mis sentimientos. Es evidente que la mayoría de mi juventud, y ahora, que me ama mucho. Me alegro que tenga paciencia aunque que yo a veces no arreglo el cuarto, quito la basura, lavo los platos ni hago los otros quehaceres. Mi hermano era la persona que me ayudaba con los problemas pasados. Por ejemplo, no era claro porque yo no podía tener un novio durante el colegio. Mi hermano explicó porque los “hombres” de la escuela no estaban listos para una relación. Eran estupidos y no podían ver que yo era una buena chica. Me sentí mejor y desde tiempo tengo más confianza en si misma. Yo conocí a Susan, Sarah y Suzie en el colegio durante el primer tiempo y segundo tiempo en la escuela, respectivamente. A primera vez, éramos timidas y reservadas, pero eventualmente nos volvimos buenas amigas. Son como mi familia porque nos amamos mucho y nos contamos cada cosa. Hablamos de qué pasa, cómo estamos o qué secretos tenemos. Nos apoyamos en todas las situaciones.
A mí me encanta vestir a la moda, bailar y cantar. Mis padres me influyeron mucho en qué son los estilos de ropa están de moda. Cuando era chica, mi madre me vestía con ropas muy bonitas e inocentes. Típicamente los estilos que yo tenía en el pasado, tenía muchos colores o flores en la ropa. A mi padre siempre le gustaba. Hoy, yo todavía pido sus opiniones antes de salir de la casa. Mi hermano me influyó porque le gusta bailar también. Me contó que, “para bailar es para ganar confianza. Si alguién no sabe cómo bailar, no se desarolla como un ser humano.” Siempre bailamos y hoy tratamos de asistir al club de salsa que se llama Azucar en la universidad. Nadie quién canta me influyó particularmente; el deseo se desarrolló por las celebridades de la tele. En mi niñez, veía Hannah Montana y quería cantar como ella. Yo sabía que, en realidad, no podía ser una estrella pero no significaba que no podía cantar para mí, ¿verdad? Por eso yo tomé clases en un coro del colegio con lecciones de voz. Estoy felíz de tener mis talentos y de tener la mejor família y amigos. He formado gracias a sus ideas y cómo eran. Sin estos, no podría ser cómo yo soy.
Número de palabras: 624

Mi habitación

Yo he vivido en las casa donde estoy ahorita por nueve años. Es la tercera casa adonde nos hemos mudado. La casa es grande y pintada en los colores de verde, gris y amarillo. De todas la casas en las que yo he vivido, ésta es mi favorita porque en la casa hay un lugar que tiene mucho de mí. Ese lugar es mi habitación.
Mi habitación es mi lugar favorito porque allí es donde me gusta pasar mucho de mu tiempo. Sin embargo, hay otros lugares en donde me gusta pasar el tiempo pero mi habitación es un lugar en donde hay todo lo que necesito, menos la comida.
Yo me mudé a mi cuarto en 2006 y yo he puesto mucho de mi personalidad en ese cuarto. A medida que yo crezco, el cuarto crece conmigo. En mi primer año, mi habitación era como de una princesa. Las paredes eran moradas y tenía pinturas de flores alrededor del techo. La cama era pequeña pero era lo suficientemente grande comó para que yo cepa. También tenía un esquina donde estaban mis muñecas. Era el cuarto de mis sueños.
A través de los años, todo siempre cambia. Por ejemplo, la esquina de muñecas se fue para el desván porque ya era muy grande para estar jugando con muñecas. Esa esquina fue reemplazado con un escritorio porque ya estaba en la secundaria y tenía que tener un lugar donde podía hacer mi tarea. Una cosa después de la otra cambiaba. La cama pequeña que tenía ya no estaba más sino que ahora tengo una cama más grande. Las paredes ya no son moradas sino azul, mi color favorito y también los muebles son diferentes.
Mi habitación refleja mi identidad porque todo lo que yo soy se puede ver en mi cuarto. También mi habitación refleja comó yo me siento cada día. Por ejemplo,si yo me siento muy perezosa, entonces mi cuarto no está limpio ni organizado. Yo también soy una persona que le gusta un poco de cambio de escenas y por eso yo cambio mis muebles constantemente. Eso es algo que mi cuarto representa de mí.
Todo lo que está en mi cuarto como los muebles, los perfumes, la ropa, entre otras cosas también me representa porque es quien yo soy. Mi habitación es donde puedo expresar todo lo que siento y todo lo que es artístico. Si alguien quiere tener un sentido en quien yo soy, solo tienen que ver mi cuarto.

El lugar que me vio crecer
La cuidad de D.C. me ha visto crecer desde los cinco años. Antes de los cinco años mis papás vivían en Maryland ya después nos mudamos a un apartamento en Washington, D.C. Ese apartamento tiene muchos recuerdos e historias. Guardadas en él. Hemos festejado, llorado, gritado, y reído en un solo lugar y por eso es especial para mi familia y para mí.
Cuando entro al apartamento me siento cómoda. Siento que puedo ser como soy sin que nadie me juzgue. Es un lugar donde puedo reír y llorar a la vez. Además, es un lugar donde puedo convivir en familia y lo aprecio mucho porque no todos tienen esa oportunidad. Al entrar al apartamento se ven varias fotos de la familia alrededor. Fotos de cuando éramos bebés mi hermana y yo hasta fotos de nuestra graduación del bachillerato. Las fotos se encuentran por toda la sala y después siguen el comedor.
En esa mesa hay unas flores artificiales que llenan de color el comedor. En esa misma mesa se come el almuerzo todas las tardes. Aveces entre semana cuando podemos comemos juntos y platicamos de nuestro día y como la pasamos. Pero, el domingo almorzamos juntos sin falta. El comedor es de seis personas y todos lo utilizamos.
La cocina es un lugar mediano que mamá utiliza la mayoría del tiempo. Ella hace toda la magia allí. Mi mamá usa la estufa blanca para cocinar de todo. Ella cocina frijoles, pollo, camarones, pescado, espagueti, en fin la lista es larga pero todo le queda delicioso. La cocina tiene un lavamanos y allí mismo lavamos los trastes. También a la par de la estufa se encuentra el refrigerador. En el refrigerador hay dos fotos de mis hermanitas pequeñas y es lo primero que vemos antes de sacar cualquier comida de adentro.
Por ultimo esta mi recamara. Mi recamara es sencilla y la comparto con mi hermana mayor. Toda la recamar es blanca. Al entrar a la derecha hay un ropero blanco que comparto con mi mamá, al lado izquierda hay un closet que comparto con mi hermana. Después enfrente de los closets están nuestras camas. La mayoría del tiempo paso en mi recamara con mi hermana. Es allí donde platicamos, escuchamos música, vemos películas, nos reímos de tonteras y la pasamos bien. Es un lugar nuestro y nos encanta estar ahí.
Vivir en un apartamento por tanto tiempo es muy especial. Llegue cuando solo era una niña y me he crecido a una muchacha adolecente en el. No cambiaría por nada todos los recuerdos y experiencias que he tenido ahí. Ese lugar para mi es y siempre será especial.

    Hola Evelin!
    Mantenernos unidos con nuestras familias es algo muy bonito que existe en nuestra cultura. No importa que ya cumplimos dieciocho años. La familia siempre forma una parte muy importante en nuestras vidas. Esto se ve reflejado en tu historia. Ya que aunque el lugar es pequeño se nota que esta lleno de amor e unidad. Es muy bonito escuchar como en un apartamento puede existir tanta historia y tantos momentos especiales. Yo vivo en una casa pequeña y aunque aveces nos peleamos con mi familia por el baño, no viviría de otra manera. Ya que no se que haría sin los gritos de mis sobrinos y la voz de mi mamá cantando. Muy bien escrito!

El lugar que me refleja

En el segundo piso de mi casa se ve mi cuarto. Al abrir la puerta vera una cama grande en el centro. Después se dará cuenta de las cosas que lo rodea. La pared es de un color celeste y los muebles son color madera. Escuchara una música suave y sentirá el dulce olor de la manzanilla y canela. Cada detallé del cuarto dice algo de mí. Identifica mi estado de ánimo y en qué temporada de mi vida estoy.

Tuve este cuarto a los diez años. Durante este tiempo, la pared era color rosado. La cama era más pequeña y con unas sabanas de color púrpura y floridas. Había pocos muebles y me encantaban los colores vivos. En la noche, me gustaba dormí con música clásica. Es preciso señalar que los juguetes abundaban por todos lados.

Ahora ha habido unos cambios en mi cuarto. La pared es de color celeste. Usualmente, el color de las sabanas es un color pastel, como verde tierno, y sencillo sin mucho diseño. Asimismo, ahora hay más muebles. A un lado de la cama esta una mesita de noche. Una lámpara esta en la mesita y un oso amarillo se recuesta al lado de la lámpara. Al otro lado de la cama es encuentra un armario. El armario contiene libros, adornos y marcos de fotos. Por la puerta esta un tocador. Donde mantengo varias cosas para arreglarme. En los tiempos que estoy estudiando, se encuentran muchos libros y cuadernos por todos lados. Cuando el semestre de clases termina, hay más espacio libre. Sin embargo, todavía mantengo la música clásica tocando.

Por lo general, siempre se encuentra música suave en mi dormitorio. Muchas personas que me conocen bien, pensaran que tengo música tocando porque me interesa la música y la practico pero en verdad retengo memorias de mi niñez a través de la música. Cuando era pequeña, conocíamos una familia que eran amistades de mi familia. En esa familia habían unas gemelas de quienes yo era buena amiga. Las niñas eran unos años menor que yo, pero nos llevábamos bien; ellas me consideraban como una hermana mayor. Así que disfrutaba visitarlas, y en su casa siempre se encontraba la música clásica. Tome este detalle y lo puse en mi dormitorio, y de vez en cuando me recuerdo de esos momentos de mi niñez.

En conclusión, mi cuarto demuestra el desarrollo de mi niñez. Han ávido muchos cambios en mi recamara en los años pasado. Estos cambios se deben a mi madurez y como he establecido mi identidad e intereses. Sin embargo, siempre retengo algo especial de mi niñez.

Palabras: 433, Blog #3

    ¡Hola Cesia!
    Me gusta como describes tu cuarto al principio los colores, el olor y el sonido. Es bonito ver cómo cambian los gustos de uno durante los años pues así se refleja el cuarto. La música es algo muy importante de nuestra identidad, cuando oigo un tipo de música o una canción específica me recuerda de algo de mi niñez. Mi cuarto es como el tuyo porque yo también tengo un montón de libros por todos lados. Gracias por compartir tu historia y tus memorias.
    -Kim

El bullicio del Paseo de Carmen

Un lugar que está relacionado con mi identidad es una calle en Santa Tecla, El Salvador. Yo nací en el Salvador y cada vaz que voy a Santa Tecla me enamoro más y más. Santa Tecla y está a la par de la capital. Hay una calle en la que siempre me encanta ir, se llama el Paseo de Carmen.
En el Paseo de Carmen hay una pequeña plaza que tiene una fuente donde se bañan todos los niños pequeños y los adultos se ríen de ellos. Alrededor de la fuente hay árboles y flores muy bonitos. Siempre que voy a El Salvador es durante el invierno y las flores se ven maravillosas. En la esquina de la calle hay una antigua Iglesia. La iglesia está rodeada de pájaros negros y personas caminando por el jardín. Las misas en el fin de semana siempre se llenan de gente.
Por las mañanas, hay muchos vendedores. En el mercado los vendedores venden de todo, frutas, verduras, flores, ropa y mucho más. “Mango con chile”, “Pasteles por un dólar,” “Tortillas Tortillas” gritan los vendedores. Sólo se oyen gritos de los vendedores y las conversaciones de la gente del barrio. A la par de la iglesia hay un café pequeño con mesas al aire libre y música salvadoreña. Si vas en las mañanas puedes oler el pan fresco saliendo del horno y el aroma llena la calle. ¡Es tan delicioso que cuando está en tu boca se deshace perfectamente. Mi familia y yo vamos a misa los domingos y después de misa siempre vamos al café y los tomamos un café y compartimos un pan.
Por la noche, el Paseo de Carmen se transforma en un espectáculo. Todos los restaurantes tienen música y luces. Hay puestos de vendedores vendiendo pulseras, pendientes y música. En frente de los restaurantes, las personas comen, toman, y conversan. Los jóvenes bailan al sonido de la música con sus amigos y disfrutan el ambiente. En los fines de semana siempre hay mucho movimiento, ruido, color y mucha gente. El Paseo de Carmen es un lugar que siempre me recuerda al Salvador. Allí es donde nací y no hay otro lugar en el mundo que pueda compararse. ​

Palabras : 476

El centro de mi barrio

Es un barrio tranquilo. Callado en el invierno pero lleno de vida en el verano. Eso es mi barrio. Esta localizado en el centro de Arlington, Virginia. Un lugar conocido por muchos que crecieron en ese barrió desde niños y continúan llegando cada temporada. Es un barrio tranquilo lleno de casas y al frente de las casas hay canchas de fútbol, béisbol, y baloncesto como también un parque para los niños y un centro comunitario. Es un lugar donde los amigos se encuentran y nuevas amistades se forman.
Cada día, en el verano, aproximadamente a las seis de la tarde empieza el nido de mi gente y como también empieza acaba a las once de la noche los siete días de la semana. En esa semana se siente la riza de los niños, el esfuerzo de los jugadores como también los susurros de la gente caminando y gozando alrededor de las canchas. Yo crecí en este ambiente. Yo era uno de esos niños corriendo y gozando de la vida. También fui deportista, dejando mi sudor y esfuerzo en la cancha tratando de ganar un partido. Me encontraba con mis primos o amigos y la gente extraña se convertís en mis amigos y poco a poco llegaron a ser como familia.
El mes de Agosto la diversión se pone en pausa por cuatro días porque cada ano llega la feria. El condado de Arlington trae la feria cada año para que los residentes disfruten de un poco de diversión y los juegos mecánicos toman el espacio de todas las canchas. La cancha de baloncesto se convertía en un espacio de actividades para los niños menores de cinco años. Después de esos cuatro días todo regresa a la normalidad. Cada año era lo mismo y no era cansador, al contrario todos esperábamos a que llegara el varano para que una vez más nos reuniéramos pero de repente en el verano de 2014 todo cambio.
El condado de Arlington tiene un plan en marcha para destruir las canchas y aumentar una escuela primaria. El condado de Arlington es pequeño y cada ano más y más habitantes se acomodan en los barrios y las escuelas primarias se llenan rápido. El condado estaba listo y seguro de su plan y listo para empezar la construcción. Nunca espero que los residentes se opusieran. En unos días los residentes se reunieron para forman un grupo que salve al parque que nos une a muchos. Los residentes pudieron parar la construcción pero no parar el plan. Esta batalla sigue y ningún lado se quiere dar por vencido. Se espera que el próximo año el condado mueva el plan a otro sitio en Arlington. Todos estamos esperando y luchando que no haiga ningún cambio en nuestro barro.
(455)

La libertad del Pueblo

En el pueblo de Intipucá, La Union, El Salvador todos se conocen. Aunque a uno no lo conozcan lo saludan. Es un municipio un poco pequeño. Tiene calles de guijarro y casa de colores brillantes y alegres. En las mañanas las vacas pasan por las calles. La vida de pueblo es mucho más relajada que la vida en los EEUU. En mi pueblo siempre me siento segura, yo sé que nada me pasará. Nuestra casa está en Barrio el Centro y mi tío tiene una farmacia a la vuelta. Mi familia vive en todo el bloque y nos podemos pasar de casa en casa por el patio. Siempre me ha encantado el pueblo, mis padres me dan más libertad en el pueblo. Puedo caminar a la tienda o al parque o a la casa de mi abuela. Quizás me dejan porque todo está cerca, o porque es un pueblito. Yo creo que es porque ellos lo hacían. En los EEUU todo es ajeno y extranjero. Mis padres no tienen confianza en la sociedad estadounidense no sienten que es tan segura como nuestro pueblo.
Me acuerdo de la primera vez que me subí a un caballo. Fue en marzo del año 2000, tenía cuatro años. Mi abuela hizo toda su fortuna en su finca. Junto con mi Abuela Olimpia le sacaron cada moneda que podían. Vendían fruta y vegetales, queso, crema, requesón, huevos y carne entre otros productos. La finca es de más de 200 manzanas y tienen chanchos, vacas, pollos y caballos. Cuando fui, mi abuelo me dio un caballo y me subí con mi primo José Fredis. Tenía miedo pero también estaba contenta. Muchas niñas quieren caballos pero pocas tienen caballos. No me quería bajar pero era hora de irnos.
Al rato llegué a la casa de mi Abuela Bersa. Es la única abuela que conozco y siempre he convivido con ella. Se había ido a El Salvador por dos meses y la extrañaba mucho. Corrí a darle un abrazo porque no la había visto en mas de un mes. Ella estaba muy emocionada de verme porque soy su nieta preferida, siempre lo he sido y sé que siempre lo seré. Me dio un pedazo de marquezote más grande que mi cabeza para comer y me lo comí todo. Después me dio un jugo frucsi y solo quería tomar eso ese viaje, hasta que me enfermaron.
Por la tarde fuimos a la paya El Esterón. Es una playa mancita con agua calientita del calor del día. LA arena es un poco oscura y hay unas piedras grandes donde pusimos nuestras cosas. Nos tomamos un coctél, pero yo solo quería “el juguito” y mi papi se comió lo demás. Corrí al agua del mar a jugar y a bañarme. Mis primos me salpicaron y todos nos reímos. Ya cuando empezó a oscurecer nos fuimos al pueblo de nuevo.
Al llegar al pueblo, fuimos a la pila a enjuagarnos. La agua estaba un poco helada y empecé a temblar un poco. Mi mami me arropó en una toalla y me dio un beso en la cabeza. Nos fuimos a dormir en la casa que mis papás acababan de terminar de construir. La casa es de dos plantas con techos altos, cada quien tiene su propio cuarto, pero en ese entonces, en nuestra casa en los EEUU compartía un cuarto con mi hermana, y nos daba miedo no dormir juntas. Todos dormimos en un solo cuarto esa noche porque me daba miedo no dormir con mis padres y aunque mi hermana nunca lo dirá, creo que le daba miedo a ella también. Me sentía segura con mis padres, como me siento en el pueblo. La vida es diferente, es la vida que tuvieron mis padres en su juventud, una que yo no tendré.

631 palabras

Donde aprendí mi cultura
En la ciudad de Reston, crecí en una vecindad donde la mayoría de los residentes eran hispanos, especialmente salvadoreños. Allí fue donde conocí a mi mejor amiga, Cindy, y la pasábamos bien. Mis papás tenían muchos amigos y hacíamos fiestas para celebrar diferentes ocasiones. Creo que en estos tiempos aprendí de mi cultura hispana. Mucha de mi familia vivía en esa vecindad. Aprendí el valor de la familia y nuestras tradiciones.
El español fue mi primer idioma, mis papás no podían hablar inglés. Cuando comencé a ir a la escuela fue cuando aprendí inglés. Muchas de los niños en mi vecindad también tenían padres que no podían hablar inglés. Como teníamos muchas cosas en común, todos mis amigos eran hispanos. Por eso creo que, ya grande, tengo más amistades hispanas hoy en día. Nos entendemos, no solamente porque hablamos español, pero también porque tenemos la misma cultura y costumbres.
Cerca de nuestra casa había un mercado latino y un restaurante salvadoreño. Con mis papás íbamos allí seguidos. Me recuerdo que el mercado vendía cosas que no se podían hallar en otras tiendas. Mi cosa favorita para comprar era los mamones, porque no los podía encontrar en ningún otro lado. La comida es algo importante para mi familia. Mi mamá cocinaba comida salvadoreña y los restaurantes a los que íbamos eran salvadoreños. Es por eso que puedo decir que las pupusas son una parte de mi cultura.
Antes, mi familia no iba a la iglesia. A mis papás les gustaban las fiestas. Como mi familia es grande siempre había un cumpleaños, un matrimonio o una fiesta de bebe que celebrar. Mis papás no solo invitaban a la familia, sino también a todos los vecinos. Les gustaba bailar cumbias, merengues y bachatas. Es por eso que la música hispana, por los diferentes tipos de ritmos, es mi favorita.
Había momentos en la vecindad que no eran fáciles. La presencia de pandillas y violencia nos afectaban. Oía de jóvenes que habían muerto y es por eso que no recomendaban que anduviéramos en las calles en la noche. No voy a decir que estaba tan peligroso que no podíamos salir a jugar pero la constante presencia de la policía nos recordaba que teníamos que andar con cuidado. Pueda ser que viviendo en un lugar pobre lleno de hispanos, ayudo a darme cuenta que era parte de una minoría. Para mí, mi identidad hispana me ha ayudado a establecer metas para alcanzar un futuro con éxito.
En esa vecindad fue donde aprendí mi cultura: el hablar español, aprender de la música latina, comer la comida salvadoreña y apreciar a mi familia. Pero también aprendí de los problemas y las dificultades que tuvimos y aun todavía tenemos que batallar.

    ¡Hola Kim!

    Me gusto como describieste tu lugar; que lindo que pudeste retener tu cultura durantes todos estos años en Reston. Igualmente, mi familia y yo siempre estuvimos cerca de amistades hispanos. Asimismo, yo también aprendí el inglés cuando entré a la escuela. Me encanto cuando mencionaetes que hay unas cosas de comida que sólo se encuentran en las tiendas hispanas. A veces a nostros nos toca viajar un poco largo para hacers las compras de comida porque las tiendas latinas nos queda largó. Sobre todo, disfrute mucho tu ensayo; me pude identificarme mucho con lo que escribeste. ¡Muy buena reflexión!

    Cesia

Mi mundo en una habitación
Adentro de mi cuarto uno se puede dar cuenta del tipo de persona que soy. Mi cuarto no es pequeño ni grande. Solo lo suficientemente grande para todas mis pertenencias. Las paredes son moradas y el techo es azul debido a que esos son mis colores favoritos.
Cuando alguien entra a mi habitación de lo primero que se da cuenta es que soy una muchacha muy femenina. Todos mis muebles son blancos y tienen flores incrustadas en cada uno. El tocador tiene un espejo en forma de un círculo. Para complementar los muebles, mi cama tiene cobijas que tienen el diseño de zebra. Las cobijas también tienen el color morado. Eso realmente junta todos los objetos en el cuarto.
Más alla de lo obvio, existen pequeñas cosas que me identifican. En un lado de una pared hay muchos objetos que a primera vista parecen ser solo adornos. Por ejemplo, hay pequeñas muñecas, flores, una cartera brillante, coronas, gorritos de graduación. Estos objetos realmente representan un tiempo especial en mi vida. Por cada adornito existe un tiempo y una historia. Dos gorros de graduación representando mis triunfos, muñecas que me llevan de nuevo a la celebración de mis quince años, y hasta una flor con la que un amor del pasado y yo, nos prometimos amor eterno.
En otro rinconcito hay un refrigerador. No es porque no me gusta compartir la comida si no porque aveces como comida diferente a la de mi familia. Estoy un poquito mas consciente de mi salud. Por ejemplo, tengo yogur sin savor, leche rebajada, muchas verduras y fruta.
El closet de mi habitación está a punto de explotar. No porque compro demasiada ropa. Mi tamaño no ha cambiado y eso me ha permitido tener la ropa que usé hace años y también la más reciente.
Alrededor de las paredes, también hay adornos. La mayoría son peluches que me regalaron personas especiales en mi vida. También hay un calendario de mi programa favorito “The Walking Dead.”
Yo no tuve mi propia habitación hasta los 18 años, por esta razón a mi me encanta. Intenté diseñarla a mi personalidad. Cada rinconcito tiene algo que es importante para mí. Es un lugar en donde se me permite estar sola o invitar a amigas, mirar la televisión, escuchar música o simplemente estudiar y tener paz. Es como tener mi pequeño mundo.

Rodrigo Jackson
Dr. Mónica Mulholland
SPAN 315
9 oct 2014
El bosque: donde me encuentro conmigo

Al amanecer del nuevo día, respiro profundamente el aire fresco. El sol empieza a brillar mientras que levanto mis ojos para contemplar la belleza de las hojas en los árboles. Prendo un fuego para calentar mi desayuno y me siento verdaderamente vivo. En el bosque la grandeza de la naturaleza me deja sin palabras y aquí es donde me encuentro conmigo.
Mi ser encuentra en el bosque un lugar donde puedo descansar de mis cargas de la vida y simplemente ser acariciado por el viento que fluye libremente alrededor de mí. Caminando en el silencio oigo mi palpitar y además de eso, oigo mi corazón. Mis sueños, deseos, preocupaciones y temores se encuentran totalmente expuestos. Sin embargo, aunque no sé el futuro, experimento una paz que no se describir a nadie.
El bosque en el día y en la noche son muy diferentes. En el día, resplandece el agua del río pequeño que fluye a la mitad del bosque, los árboles dan una sombra maravillosa para descansar de bajo de ella. Al contrario, la noche trae oscuridad que a veces puede sentir como si no hubiera ni un rayo de luz, y el frío hace que uno tiemble. Pero en la oscuridad y temperatura baja algo importante ocurre. Empiezo a caminar, tocando las ramas de le los árboles para guiarme a donde tengo mi tienda de campaña. Luego, pongo leña de las ramas y prendo un fuego chiquito. Me acerco a las llamas y el calor me abraza. De repente, siento que estoy en un lugar sin conflicto, sin dolor y sin temor. La oscuridad y el frío, ahora que pienso en ellos, me han ayudado a sentir esta calma.
En el bosque, estoy recordando un hecho de la vida: tal vez pasaras por una noche larga, pero en la noche aprendaras que hay un refugio, y podrás esperar por el amanecer del sol otra vez. He encontrado que este hecho existe de verdad, y mi identidad ha sido transformada por venir a ver los tiempos altos y los tiempos bajos de la vida por el ejemplo del bosque. Este cambio de perspectiva en mi vida actual de verdad resultó de muchos caminos en el bosque, donde aprendí que los obstáculos que enfrento me van a hacer ser un joven que es capaz de encontrar gozo y paz para vivir mi vida seguro de quien soy.

Comentarios

Name and email address are required. Your email address will not be published.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

%d bloggers like this: