Un pasado que me marca: Span 315

 Past

La última propuesta de escritura de este semestre es conectarnos con nuestra historia personal, con momentos, situaciones, lugares o personas que, de alguna manera, nos hayan ayudado a ser quienes somos hoy.

Les agradezco a mis queridos estudiantes por tomarse tan en serio esta tarea. Ojalá que sigan escribiendo porque lo hacen muy bien.

Se pueden leer sus aportes como respuestas a este post. También les recomiendo las respuestas anteriores, si no las leyeron.

Mónica Mulholland

Para pensar:

En el futuro

se refleja el pasado

hecho presente.

Haiku anónimo

50 Comments

Mi familia, mi razón de ser.
Soy cabezota por naturaleza. No tengo remedio, no lo puedo evitar. Me viene de familia, eso lo tengo claro, y ya se sabe lo que se dice, que todo lo puedes elegir menos tu familia; tus genes, tu gente.
Todo lo que soy lo soy por mi querida familia. La cabezonería estoy segura que me viene por parte de padre. Mi abuelo paterno, incansablemente rondaba a mi abuela, una joven andaluza con mucha gracia y también cabezota a más no poder. La rondó todos los días durante 2 meses, mi abuela muy digna ella, se negaba la mayoría de las veces. Aunque, de cuando en cuando accedía a dar un paseo con el chico más apuesto de Madrid. De no ser por el tesón de mi abuelo yo hoy no estaría aquí.
Desde pequeña, yo ya apuntaba maneras de ser como mi abuelo. Yo nunca tenía la respuesta equivocada, o eso quería creer. Lo que decía yo tenía que ser o pasar o si no me ponía a llorar y a gritar como una loca. Mirando atrás, la verdad es que fui un poco insoportable esos tiempos. Una vez recuerdo que me subí a un árbol de mi casa y no bajé hasta que mi hermano no admitiera que yo no era adoptada. Me quedé en el árbol lo que me parecieron siglos, cuando en realidad solo fueron 2 horas ya que mi hermano por miedo a la reprimenda de mis padres admitió su cruel mentira.
Otra cosa que me caracteriza es mi manía por el desorden ordenado. En mi cuarto nadie encuentra nada excepto yo. Siempre he sido desordenada, pero a mi manera. No puedo contar las veces que ambos mi padre y mi madre, me han gritado que recogiera mi habitación. Pero, no sé por qué cuando está ordenada no puedo encontrar nada y no me gusta porque no me encuentro a gusto en mi propia habitación, mi espacio personal.
No crean que mi habitación es una “leonera”, como dice mi madre, en realidad no esta tan mal, simplemente tiene algunos papeles por el suelo, algún artículo de ropa y accesorios pero nada con lo que no se pueda vivir. Y esto está claro que también es de familia porque mi hermano y yo solíamos competir a ver quién tenía la habitación más desordenada.
La verdad es que todo lo que soy tiene un antecedente familiar, ya sea por parte de madre o por parte de padre, pero siempre, identificada con mi familia. No habría Inés Eugenio es este mundo si no fuera por ellos, por mi gente.

    Hola Ines,
    Me gusto mucho tu ensayo. Mientras iba leyendo me iba acordando de mi niñez y las anectodas que mi abuelita solía contar. Me imagino que debe haber sido muy dificíl para tu hermano tenerte como hermana. Supongo que siempre salías ganando en las peleas de hermanos. Y sobre la familia, hay otro dicho que dice, “lo que se hereda no se hurta.”
    Con respecto al otro punto que tocas sobre ti, fue muy interesante imaginar un “desorden ordenado.” Gracias por compartir!

Recuerdos que nunca se olvidan

Si algún día comenzara a ver todas mis fotos desde mi niñez, recordaría exactamente como era. Lo que si me recuerdo en este momento es mi niñez y como me adaptaba al medio ambiente de mi casa.

Como niña no tuve todo lo que cada niño quisiera tener. Pienso que la mayoría de veces eso pasa porque los padres hispanos que tienen poco tiempo de estar en este país no pueden defenderse económicamente. Mis padres eran de esos padres hispanos y por eso no lo tuve todo. Yo conocía muchos niños que cuando los padres no les compraban lo que ellos querían ellos se rebelaban y se enojaban enfrente de la gente. Esos niños hacían que sus padres pasaran vergüenza. Eso a mí, como niña, nunca me gusto. Cuando mis padres no podían darme algo yo simplemente pensaba que algún día lo tendría. Aunque como niña conformarme a la situación económica era difícil pero siempre trataba de vivir mi vida feliz de otras formas.

Los que me conocen desde niña me dicen que era una niña muy tímida pero siempre con una sonrisa. La gente me miraba tímida pero cuando hablaban conmigo, ellos notaban que no era tímida sino que curiosa porque hacia muchas preguntas. Siempre me gustaba escuchar a diferentes personas y saber su historia porque yo sabía que yo no era la única con dificultades. Siempre me gustaba transformar lo negativo de mi niñez en algo positivo y por eso era una niña que no exigía nada. Pienso que mi situación de niña me ayudo a ser una persona madura ahora.

    Hola Cindy,
    Me gusto mucho como describiste tu personalidad cuando eras niña. Me gusto como tu respetabas a tus padres cuando los otros niños no. Yo no se personalmente como era vivir haci porque yo vivi en una situacion diferente pero siempre respete a las personas como usted, que sabian que si sus padres no podrian comprarles las cosas que querian no lloraban o hacian pataletas, solo entendian porque no podrian tener ese jugete o muñeca en ese momento. Me encanto que te gusto saber las historias independietes de otras personas. Te doy mis gracias por compartir una historia tan interestante.
    — Andres Ortiz

Solo en un nuevo país
Desde que recuerdo, yo siempre aprendí cosas solo. Cuando yo era un niño aprendiendo inglés era algo muy difícil para mí. No vivía con mi padre y mi madre siempre trabajaba. No tuve hermanos y yo necesitaba aprender solo. Cuando volvía a mi casa no había nadie y yo aprendí a cocinar por que mi madre venía muy tarde. No tuve un ejemplo de hombre en la casa y aprendí cómo ser responsable muy joven.
Entrando la secundaría yo ha crecido mucho, no era un chico rebelde porque yo sabía que mi madre confiaba en que yo sacara buenas notas. Cuando tuve quince años comencé a trabajar para ayudar a mi madre con nuestra casa. Aprendí a manejar solo y puede sacar mi licencia. Yo me compre un carro sin la ayuda de mi madre y ahora yo la llevo adónde ella quiera porque no sabe manejar. Terminando la secundaría yo conseguí una beca para venir a George Mason. Mi madre ya tenía muchos gastos y no quise darle más.
Ahora vivo en George Mason y pagué mi vivienda por ser un supervisor. Yo compro lo que necesito y cocino mi comida. Este es mi segundo año viviendo solo pero ya se siente normal. Extraño mi casa y a mi madre pero yo sabía que algún día yo haría esto. Crecer solo me preparó para la vida real. Me faltan dos años para terminar la escuela y podría ayudar más a mi madre. Aunque crecí solo, mi madre siempre me apoyó para seguir adelante.

    Richard,

    Eres un chico muy valiente y de seguro te va ha salir todo muy bien como haste este momento. Que historia mas inspiradora, no te conozco nada pero leer esto me hace sentir un orgullo por ti.

    Kryscia Reyes-Borja April 2, 2013 at 8:42 am

    Richard,
    Por lo que escribes ere una persona admirable y lleno de virtudes. Es admirable tu lucha por superarte y por todo los obstáculos que has pasado en tu vida. Eres muy independiente, estudioso y responsable y todos esas virtudes te llevaran a lograr todas tus metas. Tengo muchas similitudes contigo, yo tampoco crecí sin una figura paterna, comencé a trabaja muy joven y mi mamá también trabaja mucho y evito causarle cualquier problema o preocupaciones. Te respeto y admiro que vivas solo y que sepas cocinar ya que hay pocos hombres lo hacen. El amor y respeto que le tienes a tu madre es muy hermoso y dice mucho de ti.
    Te deseo lo mejor y suerte,
    Kryscia

Infancia en Italia
Italia, Italia era un país que me llamó la atención en los primeros segundos que llueué a vivir alla. Cuando era niño me encantó vivir en Italia, la conbinación de moderno y viejo, su historia y cultura. Soy una persona que le gusta ver harmonía entre lo moderno dela nueva ciudad y la angiguidad dela parte vieja. Lo que recuerdo mejor es mi cada donde jugaba fútbol en el patio con mis hermanos mayores. recuerdo ir al colegio con el montón de tráfico que no sabia cómo llegábamos a tiempo al colegio.
Además del patio o del tráfico recuerdo el clima en la primavera o verano. El clima durante estos tiempos en los Estados Unidos es nada comparado al clima en estos tiempos en Italia, esto esta dicho en el sentido que el clima era perfecto. Durante el verano la temperatura subio a grados muy altos que nadie podia soportarlos, pero hubo brizas que pasaban que hacian que el día sentir mas fresco. Todos los días eran un día fabuloso que no podías perderlos adentro de la casa.
Las personas eran simpáticas, locas per simpáticas. Digo todo esto porque a mí me gusta vivir en ciudades donde las personasson amables entre si uno a otro. Vivir en un lugar, país, estado, o ciudad que puedas ser resien llegado y sentirte en casa es algo que yo busco siempre cuando me mudo. Soy una persona que le interesa la cultru de un país y que la población le recuerde de su cultrura y no meterlo en un cajón y olvidarlo.
Para concluir, mi amor por la cultrua, la conversación, y el calor me traen muchos recuerdos de mi pasado en Italia. Italia mezclo todas las cosas que busco en una ciudad juntos y crea la ciudad perfecta para personas como yo que aman la historia, la cultrua, y la antiguidad. Yo prefiero vivir en una ciudad antigua como Roma, Londres, Berlin o moscú comparado a una ciudad moderna como Washington D.C o Los Ángeles.

    Andrés,

    Tu historia es muy interesante. Me imagino que la mayoría de nuestra clase hemos crecido o hemos vivido nuestra niñez en los Estados Unidos y leer una historia diferente como la tuya de vivir en un país como Italia es interesante. Me gusta como describes a Italia como la combinación de lo moderno y lo viejo y eso me hace entender porque te gusta ver la harmonía de lo moderno y de la antigüedad. También me gusto saber la información del clima en Italia. El clima se diferente comparado a los Estados Unidos pero se oye más bonito. Pienso que haces bien observando un lugar y como le pones interés a la cultura del país antes de tomar la decisión de moverte. Estoy de acuerdo que es importante estar rodeados de personas buenas y sentirse cómodo en un lugar recién llegado. Tienes muchos recuerdos bonitos en Italia y se puede notar que te gustaría regresar a vivir allí porque es oye un lugar perfecto para ti.

    CIndy Osegueda

Pueblo natal
De mis recuerdos de niña sólo tenía edificios y calles pavimentadas en mis memorias. Los únicos animales que vi eran mascotas comunes como perros. Todo esto cambió cuando entré a la secundaria. Mi familia decidió comprar una casa en una zona rural para tener más espacio para mis hermanos recién nacidos. Cuando me dijeron que íbamos a ir a un condado en Fauquier ya sabía que mi mundo iba cambiar.
Nos fuimos en la noche y los árboles me miraban con maldad con sus brazos largos, que yo sabía sí me agarraban nunca me iban soltar. Era la primera vez en mi vida que vi tantos árboles en ese primer día. En la mañana, me desperté con el ruido de los pájaros. Me molestaron al principio pero con el tiempo esto cambió. Ahora me encanta despertarme con estos sonidos de diferentes pájaros incluyendo los picamaderos. Mi idea de los arboles cambió cuando me di cuenta qué complicados y diferentes son los árboles. Los bosques al lado de mi casa son tan grandes que parecen que nunca se van a terminar. Además de tener un gato, como mascota, también tenemos una gallina y puerco como mascota y esto es normal en mi condado.
Yo creía que quería una vida moderna cuando era pequeña pero ya con tantos años en el campo no pienso vivir en ninguna ciudad. Cuando entré a este colegio me di cuenta de que ya me hacen falta los árboles y los animales. Aquí no hay el ruido ni la belleza de la naturaleza. En este mundo es necesario tener una relación con la tierra y sus habitantes. Algunos tratan de acercarse al Madre Tierra pero para apreciar el valor verdadera necesitan vivir en ella.

    Priscilla,
    Que interesante! Yo estoy totalmente de acuerdo contigo, la gente tiene que acercarse mas a la naturaleza y alejarse un poco de la ciudad. A mi me encanta ir a acampar al bosque o a la playa o a las montanas lejos de las ciudades, coches, trabajos y escuelas.
    Seguramente la transicion de la ciudad a lo rural fue muy fuerte para ti los primeros meses, pero me da gusto saber que te acostumbraste, y hasta lo preferiste. Yo creo que la gente que aprecia la naturaleza a veces piensa mas claramente que la gente que solo vive en la ciudad, Yo siento que las creaciones de Dios son mucho mas interesantes que las creaciones de los humanos.

    A mi me parece muy interesante tu experiencia del cambio entre la gran ciudad llena de edificios y la zona rural y su bella naturaleza. Creo que debe haber sido un poco dificil para ti al principio uno tiende a acostumbrarse al ruido de la ciudad. A veces la calma de la cuidad podria parecer aburrida. Sin embargo poco a poco se empieza a apreciar la belleza y armonico sonido del cantar de los pajaros o la tranquilidad y paz que inspira estar en medio de un bosque. Que linda experiencia es la que tuviste del comparar dos realidades tan opuestas.

Envuelto en el rio de la vida
Por Ramsey Kysia

Durante toda mi vida me gustaba la idea que pueda ser mágica en el mundo y—más que eso—me encantaba la idea que el mundo es mágico. Cuando era niño, miraba al mundo con ojos que nacieron con dos sueños que siempre he soñado. En el primer sueño, era un niño que estaba solo en las calles de una ciudad antigua (por mi alma siempre yo pensaba que era Córdoba, pero yo no sé con seguridad debido a que nunca fui a España en esta vida). En el sueño es de noche y camino por las calles, mirando los edificios bellos y antiguos. Estoy en paz con el mundo y siento placer de estar en un lugar tan maravillo.

En el segundo sueño de mi niñez, estaba flotando en un arroyo grande que estaba ubicado en un bosque profundo. Como el primer sueño, era de noche pero en este sueño yo no estaba solo. Había una niña conmigo, muy linda y amable. Quizás ella era hada del bosque. Siempre nadábamos en el arroyo, bajo la luz de la luna, rodeados de árboles magníficos. Así eran los sueños de mi juventud.

Creo que como adultos, traemos los sueños de nuestra niñez con nosotros, siempre (y las pesadillas también, desafortunadamente). De mi sueño con la Córdoba antigua, viene mi amor por viajar y mi amor por caminar por las calles de cada ciudad nueva que visito. Me encanta viajar y creo que ese amor nació en un sueño de un niño hace muchos años.

Mi segundo sueño me regaló un poema y el conocimiento que lo mágico es real. Estimados compañeros, oígan. Oíganme. Oígan conmigo. Oígan la verdad de que nuestro mundo pueda ser libre y bellísimo. ¿Cómo tengo ese conocimiento? Yo lo sé de los sueños de mi niñez y la magia que una vez todos nosotros supimos que fue real. Normalmente no me gusta imponer mi poesía en otras personas, pero, por favor, me permitan para compartir unas líneas:

envuelto en el rio de la vida

en soberanía verde de que me rompo,
prosternado y silvestre para un beso—

eso mundo se ofrece el agua—
tomaré el vino en vez de que y
bebo el lleno por maravilla de vientre—

eso mundo que tome el aliento—
sueño con los besos y
espero a de que los labios
(donde un día me despierte)

cuando rompo atravesar la superficie—
estoy con todo en el agua lento y
aunque al principio no puedo respirar
cuando lo puedo yo bebo sequías oscuras del
aire lúcido me refresca a la deriva de la luz soñando—

a todo es radiante, frondoso y tierno—
estoy celebrada en aguamarina, sonrojo y plata—
estoy borracho de granadina, regaliz y sidra—
(esta mezquita arbolada, este velo regado)

estoy envuelto en soberanía del besos verdes, se ve y
estoy soñando con todos que son verdaderos y libres—

    Wow! Tengo que decir eso porque en realidad me asombra la manera como te expresas porque tengo entendido que no eres hispano. Que maravilloso es como tus sueños se reflejaron de alguna manera en tu realidad. Quién diría que ibas a viajar por ciertas calles de tantas ciudades hoy en día cierto! Si es cierto que algunos de nuestros sueños se reflejan en nuestra realidad. También hay que resaltar de la manera como escribes. Sabes demasiado muchas palabras que ni yo sé. Por eso se me dificulto entender un poco el tema del poema. Sin embargo me parece que es muy interesante, y me tomare el tiempo de buscar las palabras que no entiendo para poder entender el poema mejor. Muy buen trabajo y gracias por compartir tu poema con nosotros!

Recuerdos de un ayer

Tengo recuerdos grabados en la mente de todas las veces que acompañaba a mi adorada abuela a su encantadora casa de playa en el humilde pueblito de Humacao. El sonido de las olas rompiendo en la orilla del mar, la brisa fresca que me ponía a dormir facilmente y la paz y tranquilidad que me da solo de pensar en esos tiempos. Tuve el privilegio de poder compartir con mi abuelo hasta los seis años. Recuerdo claramente cuando mi abuelo llegaba por las noches del trabajo con una bolsa de papel marrón llena de dulces para mí. Me acostaba a dormir con mis abuelos en su cama que era gigante para mis ojos.

Mi pasión de niño siempre fue el baloncesto. Desde muy temprana edad comencé a jugar en equipos. Mi padre fue nuestro entrenador en una de las temporadas. Recuerdo que fuimos los campeones invictos en el 1991. También era muy fanático de coleccionar cartas de baloncesto. Me sabía todas las estadísticas de los jugadores de la NBA. Todas las navidades lo que pedía eran cartas y más cartas. Todavía tengo bastantes de esas cartas que siempre que las veo me trae recuerdos del pasado.

Los años pasaron y encontré una nueva pasión. Esta vez fue en la música. Siempre me gustó la música desde mi infancia pero esta vez era diferente. Comencé a escribir y componer canciones, historias, anécdotas y poesías. Lo más que me gustaba era poder expresar mis sentimientos a través de mis letras. En el camino conocí a amistades que tenían estudios de grabación. Ahí podía grabar los temas que yo componía y hacer colaboraciones con otros artistas locales y de Puerto Rico. Lo que me queda de mi niñez, mi adolecencia y mi pasado son los recuerdos que tengo. Recuerdos que viven en mí, recuerdos que nunca serán reemplazados y siempre los tendré grabados.

    Joey,
    Me encanto leer tu blog. Lo que más me gusta es como aún tu pasado te identifica como persona. La manera en cual te expresas se hace conocer quien eres como persona. Por ejemplo, cuando hablas acerca de tus abuelas, escribes con much cariño y estima hace ellos. También cuando escribes del NBA y música haces sentir tu pasión por aquéllo. Muy interesante. A mi también me fascina el baloncesto!

De las Tinieblas a la Luz

Soy un hombre fuerte lleno de energía listo para alumbrar el camino a muchos quienes desean recibir esa luz. Las experiencias de la vida son aquellos utensilios que han moldeado aquel hombre lo cual que no permite que nada lo venza. Los golpes en mi cuerpo muestran lo duro que la vida me azota. Las olas de la vida chocan con la arena de mi piel y me mandan a un sitio de soledad y tinieblas donde no hay nada bueno; solo un enemigo. Aquel enemigo que me atrae con sus placeres de la vida. Quienes lo disfruten solo por un momento temporario.

Con el sonido de las colinas en la mañana y como el amanecer me he levantado y listo para atacar cualquier obstáculo que se me presente. Más que todo siempre teniendo en mente lo feo que fue mi pasado y ahora lo lindo que puede ser mi presente.

Y aunque la lluvia de mi mis ojos ha mojado mis cachetes tanto en el transcurso de mi vida, esas lagrimas se convierten en cemento duro listo para construir una fundación que ni un terremoto podría derrumbar. Esta fundación creada con buenos consejos y valores plantados por mis padres, son aquellos elementos útiles para la mezcla perfecta de aquel cemento que me hace un hombre fuerte. Pero aún tengo otro propósitos en mi vida Ser un ejemplo en la sociedad y siempre ayudar al más desafortunado. Traerle el pan de cada día para que vivan una vida feliz en abundancia. Buscar a aquel jovencito y bridarle esa luz de experiencia para que los errores cometidos por mi persona sean un ejemplo de su vida.

    Hola Douglas,
    Al parecer tú también igual que yo has pasado por muchas cosas buenas y no tan buenas que te han enseñado a valorar todas las oportunidades que tienes hoy en día. Yo también comparto ese sentimiento de servicio público del cual tú hablas en tu composición y pienso que al guiar a nuestra juventud podemos corregir los errores que alguna vez nosotros cometimos. Yo alguna vez fui uno de esos jóvenes que no supo aprovechar las oportunidades que me dio la vida y me hubiera gustado haber conocido a alguien como tú, alguien que me pudiera haber guiado. Pero lamentablemente los jóvenes que no tienen esa persona que los pueda guiar tienen que aprender por los golpes que le da la vida. Muy buen trabajo con tu composición, Douglas.

Caminos

En el transcurso de mis 27 años tuve unas cuantas transformaciones, tanto sociales como personales. Pasé de ser un alumno estrictamente aplicado a uno un poco relajado, de ver a ciertos grupos sociales como extraños a convertirme en uno de ellos, de vivir un día a día lleno de sorpresas, sin saber que pasaría a uno rutinario lleno de monotonía.
Todos los años de educación elemental fui muy aplicado. Siempre obteniendo buenas calificaciones, teniendo buena relación con todos mis compañeros y maestros y siempre tratando de ser el mejor del salón. Sin embargo, creo que conforme fueron pasando los años me aburrí de todo eso. Simplemente ya no quería ser así. Algo aún era muy pequeño, algo dentro de mí decía que me sentía algo presionado. Y así, entrando a la secundaria mi estilo de estudiante cambió rotundamente.
Ya no era más el estudiante perfecto que todos conocían en la primaria. Había cambiado. Me gustaba más el futbol, la calle, la diversión con los amigos, las fiestas, en fin, todo lo que sin moderación puede hacer caer a una persona de golpe. Llevaba una vida más relajada, o al menos, eso me parecía. Me uní a grupos algo extraños y por influencia de ellos falté muchas veces a la escuela y me metía en problemas por falta de decisión propia.
Pero como todo cansa, me cansé de esa vida. Volví, progresivamente, a desempeñarme mejor en mis estudios. Cambié de amistades, cambié de barrio, cambié de look, me cambié. Fue como renovarme internamente. Ya todo era distinto, ya no era más un chiquillo, ya había crecido.
Esas experiencias de dos vidas completamente distintas son los pilares que tengo para guiarme en la vida. Yo creo que hay que pasar todo en esta vida para aprender de ella. Saber que es bueno o malo no es simplemente escucharlo, si no también vivirlo. Ya queda en uno saber escoger bien sus acciones y el camino que quiere seguir. Solo hay dos, nosotros decidimos.

    Ines Eugenio Fernandez April 5, 2013 at 12:53 pm

    Hola Luis

    Me gustó mucho tu ensayo. Me sorprende al verte en clase como eres ahora, que no hayas sido así siempre. Estoy completamente de acuerdo que todas las experiencias en la vida de uno, le cambian completamente. Aunque no sea un cambio tan grade como el que pasaste tú.
    La verdad es que me identifico bastante con tu época de cambio, porque yo ahí también cambie, en la escuela secundaria. Yo pienso que es normal que los chicos jóvenes cambien cuando llegan al colegio, ya que tienen un instinto de adaptación, están constantemente intentando encontrarse a sí mismos y averiguar quién son. Yo también cambié mucho de amistades durante el colegio y tuve que acomodarme al colegio de un país diferente. Yo creo que si me hubiera quedado en España y no hubiera tenido las experiencias que he tenido y no sería como soy.
    Muy buen trabajo, escribes muy bien y me encanto leer tu ensayo.

Cuando yo era niña

Dice mucha gente que no debes vivir en el pasado, que debes vivir en el futuro. Vivir para cada día como si fuera el último. Viendo como es mi vida ahora, no me molestaría volver el tiempo cuando cosas eran más simples. No tener que preocuparme de tanta tarea que se acumula o exámenes o despertarme a las cuatro de la mañana para ir a trabajar y después ayudar a mí mama. Quisiera poder ver la televisión cuando había programas mejores que hoy en día. Me gustaría andar por diferentes partes con mis padres sin sentarnos en el sillón hasta las 10 de la noche.

Recuerdo la primaria antes de que me cambie de escuelas cuando tenía muchos amigos y no tenía que preocuparme de tarea. Con el cambio de escuela a una escuela pública el número de amigos bajo pero la tarea y los exámenes no fueron un gran estrés. Hoy en día trabajo y voy a la universidad que me tengo que preocupar de muchas cosas. No diría que es muy divertido.

Antes, los programas en la televisión eran buenos, especialmente programas de niños. Recuerdo los días que no tenía escuela y me despertaba en la mañana porque las mejores programas estaban por la mañana. Plaza Sésamo y Arturo siempre serán los programas que me harán sentir como una niña otra vez.

Como todos, cuando eran jóvenes, mis padres tenían mucha energía. Íbamos al parque o a D.C. para caminar y jugar. Nada ya es así. Mi papá trabaja nueve horas, mi mamá nueve a diez horas. ¿Y yo? Si no estoy en la universidad, estoy trabajando y después ayudándole a mi mamá en su trabajo. Me olvido los recuerdos de cuando en familia descansábamos y teníamos una buena vacación.

En conclusión, por ahí no es mejor vivir en el pasado. Es a veces triste volver y pensar en los tiempos sin estrés. La vida continúa y es mejor vivir para el futuro y quizás un día todo se sienta como antes fue cuando yo era niña.

    Hola Noelia,

    Me gusto mucho con lo que leí y yo me a conectado mucho con tu pasado. Yo igual quisiera volver a mi niñez donde todo era bien simple. Yo igual no me tenia que preocuparme por las tareas, trabajo, y mas importante la asistencia mi para mi familia. Yo también me recuerdo cuando yo era un niño. Yo siempre me levantaba a las ocho de la mañana para ver mis favoritos caricaturas con un tazón de cereal. Ahora que ya estamos grande tenemos mas responsabilidades, y nuestro mundo se los complico. Ahora tenemos que estudiar para nuestro futuro y trabajar para mantenerse a un mismo y a la misma vez darle una ayuda a nuestra familia. Nuestros recuerdos siempre están ahí para motivar. Es cierto que algún volveremos a eso tiempo pero a veces recordarse de su pasado te servirá como una motivación. Algún día esteramos en ese mismo posición. Mientras la vida continua, siempre tenemos que hacer memorias lindas que no son inolvidable y vivir en el momento porque en esta vida solo vivimos una vez.

Mis recuerdos académicos

Cada vez que mis padres hablan sobre mi nacimiento, lo conectan con el trabajo que mi padre recibió en el gobierno. Me dicen “los hijos son ángeles que vienen a este mundo con un regalo, el tuyo era el trabajo que recibió tu padre”. Aunque no soy tan religiosa como mi madre, quizás es de verdad. Antes de cumplir dos años, nos conmovimos hacia los Estados Unidos para empezar nuestro próximo capítulo de la vida.

Ya que mi padre trabajaba para el Fondo Monetario Internacional, tenía la oportunidad de matricularme y mi hermana mayor a la escuela internacional del distrito de Columbia. Cada estudiante que entra al colegio debe tener una inteligencia más avanzada de lo normal de su edad. Incluso, les dan unos exámenes para averiguar el nivel de su inteligencia, pero ya que tuve mi hermana mayor como un apoyo, me dejaron entrar. Sin embargo, mis profesores no entendían por qué no estaba al mismo nivel del resto de los alumnos. Hasta que llegué al quinto grado, mis padres mencionaron que quizás matriculándome en un colegio público sería ideal para mí.

Aunque no pensé que necesitaba la asistencia de mis profesores para entender más sobre los temas, cada colegio (cambié de colegio tres veces por otras razones) y mis padres seguían sosteniendo que esto me ayudaría. Lamentablemente, sentí que nadie quiso tomar el tiempo para entender lo que yo prefería o mis propias técnicas de entender los temas.

Aunque seguía recibiendo notas bajas, regresaba cada día a la casa para oír a mi hermana comparar nuestras notas. Esto me bajaba mi confianza sobre mi inteligencia. Cuando ayudaba a mi hermana empacar para los próximos cuatros años en la Universidad de Virginia, no podía para de pensar de mi futuro. Mis padres seguían diciéndole a mi hermana sobre carreras de medicina o de leyes, pero a mí nunca me apresuraban. No tuve mucho entusiasmo de hablar sobre mi futuro educativo.

Hasta cuando me matriculé a la universidad comunitaria, empecé a darme cuenta que voy a ser la única que mi apoyaría para andar. Cuando recibí las notas para el primer semestre, no pude parar de llorar de alegría. Si seguía sacando notas altas, podría matricularme a cualquier universidad que quisiera en Virginia. Cuando terminé mis dos años con honores académicos, mis padres querían que eligiera a la Universidad de Virginia para terminar mi carrera académica. Aunque fui aceptada en varias universidades, quise empezar mi propia legado y seguir trabajando. Es por esto que elegí a la Universidad de George Mason.

Aunque tuve una dificultad académica, el apoyo que recibí de unos de mis profesores me ha afirmado cu’al carrera quiero elegir. Por ejemplo: la paciencia, el apoyo y el tiempo que mi profesor de español en mi escuela secundaria me dio para ayudarme era lo que yo quisiera hacer en el futuro. Recibir la oportunidad de cambiar la vida de un estudiante sería un orgullo impresionable e indescriptible. De modo que cuando me reciba la licenciatura, quiero ayudar al sistema público en este país y ser una voluntaria del programa “Teach for America”.

    Maddy,

    Me gusto mucho tu composición, a pesar de conocerte antes de tomar esta clase aprendí algo único de ti. Tu composición me trajo una admiración y respeto sobre ti. Puedo relacionarme con tu ensayo por que al igual que tu, yo no tuve ese apoyo y hubo un tiempo en que no creía en mi misma de llegar lejos. Me alegro que tomaste algo negativo y lo convertiste en algo positivo y te ayudo en realizar una futura carera. Espero que llegues a realizar tu sueño.
    Mucha suerte!

    -Claudia

La simplicidad
No soy una persona de lujos, joyas ni de usar ropa y manejar un auto de marcas inalcanzable para mi bolsillo. Desde pequeña aprendí a valorar y cuidar lo poco que tengo aun que sea lo más sencillo. Crecí con una familia grande, con muchos primos y mi hermano mayor. Crecí con el futbol, carritos, corriendo y brincando. Con muchos empujones, peleas con mis primos para demostrarles que aunque era la única niña de la familia ellos me tenían que respetar. Al vivir con muchos varones era más fácil para mi mamá en vestirme con camisetas y pantalones que mis primos o hermano ya no usaban. Era raro que yo usara faldas o vestidos ya que le salía más barato a mi mamá en vestirme con ropa de ellos. A causa de eso, hoy soy una fanática de los pantalones de mezclilla y las camisetas. Aunque si me gusta arreglarme el cabello, ponerme maquillaje y usar vestidos, siempre me siento más cómoda con “jeans”.
No soy de esas mujeres con carteras de marca “Gucci” o “Louis Vuitton’ y de ir shopping y gastar el tiempo sabiendo que no tengo dinero para gastar. Prefiero ir al gimnasio a desestrezarme y bailar en mi clase de Zumba. En el amor creo ser una persona fácil de conquistar. Porque lo que más me atrae de un hombre es su sencillez, carisma, que sea responsable y respetuoso. No necesito que me compren joyas o me lleven a restaurantes finos. Con una cena casera y salir a bailar sería una noche ideal para mí.
En la actualidad, la ambición del dinero nos lleva a olvidarnos de las cosas chiquitas, sencillas y bellas de la vida. Muchos pueden pensar que el dinero nos lleva al éxito, pueda que ayude pero de qué sirve si al final no estamos contentos con nosotros mismos. Al crecer con muchos niños, compartiendo todo lo que tenia me hizo una persona agradecida y a no quejarme con lo mucho o poco que tenga. A estar conforme con lo que mi mama alcanzaba y la vida me dio y lo que me otorgue el futuro. A seguir adelante con mi propio esfuerzo y no llevarme por lo material de las personas. Lo simple me atrae, me facina, me inspira y me define.

    Kryscia,
    Entiendo que te gustan las cosas simples y sencillas. Me gusta tu humildad y sinceridad. La mayoría de las mujeres les gustan las joyas y comer en restaurantes finos. Entiendo que también puede ser romántico cocinar una cena en la casa. Yo no crecí con una familia grande pero mis primos sí. Ellos me cuentan lo mismo que comparten las cosas porque es más cómodo para la familia. Por ejemplo, la ropa de marca es muy cara para muchos en una familia grande. También eres muy madura y buena con tu familia. A mí me encanta ir al gimnasio y por eso entiendo tu comentario del gimnasio porque si ayuda a quitar el estrés y relaja. Me gusta que no seas materialista y que el dinero no te controle. Vas a tener un buen futuro.

Brillaré más que nunca

Nunca pensé que llegaría donde estoy ahora. Siempre he sido una persona callada, y con una opinión bien conservada. Los adultos que me conocían decían que no llegaría a triunfar porque era una persona de pocas palabras. Ellos decían que nunca llegaría a graduarme de la secundaria ni mucho menos llegar a la Universidad. Es cierto que era una persona tímida y de pocas palabras sin embargo, eso fue lo que me ayudo a triunfar.
Cuando empece la primaria participe en cada evento como asambleas de la herencia hispana, clubs para poetas en español, ayudar estudiantes con sus tareas y entre otros programas mas. Es así como se fue mi timidez poco a poco. Al empezar la secundaria supe que era mi momento de brillar, era el momento de enseñarles a esas personas que dudaban de mi y llegar hacer el orgullo de mis padres. Mi meta era de graduarme de la secundaria y terminar mi carrera Universitaria con un titulo.
Me gradué con honores de la secundaria y estuve en los primeros diez mejores estudiantes. Nunca me dejé vencer porque sabía que aunque era y aun soy una persona tímida, no dejaría que este obstáculo me detuviera. Hoy al estar en mi tercer año en la universidad, aun me pregunto como pude llegar tan lejos y con poco apoyo? Como fue que no me deje vencer por comentarios negativos? En verdad he llegado lejos y no soy la persona que era antes. Sé que llegaré aun mas lejos si confío en mi misma. Mi sueño es de llegar hacer una trabajadora social en el campo de la medicina, y se que lo lograré.

    Hola Claudia, me llamo Liliana, vivo en un pequeño pueblo de Buenos Aires, Argentina y conocí a Mónica en una red social. Ella me invitó a este blog para que leyera los aportes que hacen sus alumnos y dejara mi comentario en alguno que me llamara la atención. Elegí el tuyo porque me recuerda mi propia historia.
    Cuando era pequeña vivía con mis padres en la ciudad capital de Buenos Aires, si bien era una niña como todas, mi madre me llevaba al médico en reiteradas ocasiones porque no hablaba mucho. Tenía cuatro años y mi vocabulario estaba limitado a un grupo de palabras imprescindibles para sobrevivir en lo cotidiano. Hablaba poco, pero observaba mucho. El médico pediatra la tranquilizó diciéndole que mi problema era la timidez y que con el tiempo la iba a superar.
    Coincido contigo en mis etapas escolares, siempre fui muy buena alumna, dedicada a mis tareas y muy solidaria con mis compañeros. Siempre dispuesta a explicarle lo que no entendían. Todo ese tiempo me preparó en fortaleza para superar todos los obstáculos que encontré en mis estudios superiores y universitarios. Cuando iniciaba mis cursos, tenía un rendimiento poco satisfactorio para mi gusto, pues soy muy autoexigente, pero entonces redoblaba esfuerzos y duplicaba las horas de estudio hasta lograr mi propósito y terminar entre los mejores del grupo. Pero lo más curioso y paradógico de mi vida es que teniendo una infancia tan callada le haya dedicado todo mi tiempo a una profesión que tiene que ver con las palabras y la comunicación: Soy profesora de Inglés y traductora literaria, técnica y científica.
    Cuando pasan los años, y veo que las palabras se disciplinan bajo mis impulsos y parece que todo está bajo control me busco un desafío en la tecnología para no perder ese instinto de conservación de la lucha por ser un poquito mejor cada día.
    Adelante Claudia, lograrás todo lo que te propongas y los pensamientos negativos no te detendrán, porque has desubierto la fuente de donde proviene las fuerzas para seguir, tu talento personal. Ponlo a disposición de tus sueños y ellos se harán realidad transformándote una y otra vez en una mejor persona.

      ¡Gracias por respondernos desde tan lejos, Liliana! A través de este medio, te estoy conociendo un poco más, con lo cual confirmo mi certeza de que la tecnología acerca a la gente.
      Cariños a mi tierra,
      Mónica

    Madeleiene Ferrerosa April 3, 2013 at 3:59 pm

    Hola Claudia,

    Quisiera agradecerte por compartir con la clase sobre tus obstáculos. Antes de leer tu composición, tuve el ocasión de leer tu respuesta de mi composición. Tu respuesta me dejó pensando: cómo has relacionado con mis antecedentes. Sin embargo, después de leer sobre tus obstáculos dentro de la institución académica, me di cuenta de varios aspectos que tenemos en común. Me alegro de que has aprendido a no dejar que los demás influyen tus decisiones o metas. Creo que lo más difícil de aprender a través de los años de nuestra niñez es: no ser manipulado o influenciado por los comentarios de los demás. Aunque “la influencia social” es un tema delicado, hay investigaciones que muestran cómo las diferentes formas de acoso han afectado el estilo de vida de varias personas. Afortunadamente, convertiste cada comentario negativo que hayas recibido en tu factor de motivación. En cuanto a mí, dejé que los demás me manipulen desde los 5 o 6 años. Entonces, ojalá que sigas demostrando que estaban equivocados con graduando de la universidad con honores.

-Dulce Recuerdo
Recuerdo aquelos días cuando solo había el día de hoy y el cual no incluía el preguntar qué sera el día de manaña. Esos días tan dulces eran parte de un ayer, los cuales se han heho un dulce recuerdo de mi niñez. En mi niñez tuve el privilegio de disfrutar mi vida sin límite y aún más importante, fue que lo disfruté sin reserve alguna.
En ese entonces, no habían límites a los cuales tenía que responderle con la responsabilidad. Solamente tenía una responsabilidad, la cual era de disfrutar mi niñez. Específicamente mi niñez solamente demandaba que la llenara de suños, sonrisas, juegos y diversions. ¡Esto es mí recuerdo mas dulce!
Hoy en día, cada dia pasa aun mas rápido que el de ayer. La felicidad de la vida se escapa con un abrir y cerrar de ojos. Hoy en día solamente sientes estrés, Dolores y precupaciones hacia todo lo que te rodea y peor que todo es que las responsabilidades te consumen y te hacen olvidar lo bueno que tienes.
Analizando la realidad de mi vida hoy y el recuerdo de mi niñez, digo que no tengo arrepentimietos. Ya que por lo menos tengo el dulce recuerdo de lo que era mi niñez. Mi niñez me lleva a un tiempo en cual la vida puede ser dulce, linda y llena de illusions. Hoy en día esto aveces es lo que me hace continuar, el recuerdo de mi dulce ayer.

    Hola Susana,

    Me gustó mucho de la manera en que terminastes tu composición. A mí también me gustaría poder volver a mi niñez para poder disfrutar de la vida sin ninguna responsabilidad o preocupación. Desafortunadamente lo único que no para en esta tierra es el tiempo y solo nos quedan los recuerdos que nos llevamos. Gracias!
    Joey

– El Ciclo de la Niñez
Todavía siento la sensación y aroma de ser niño. Extraño la mentalidad que no hay ni un solo preocupe en todo el mundo. Extraño que mi profesionalidad y trabajo que era divertirme y jugar con todos mis amiguitos. No es que le tenga miedo ser un adulto si no que le tengo miedo olvidar ser un niño.
La niñez y los principios de mi juventud fueron tiempos irrevocables y memorables a lo mínimo. Me acuerdo el pensamiento y motivo de ser niño. Me levantaba para empezar un día lleno de nuevos descubrimientos y obstáculos. Nuevos descubrimientos de amistades y obstáculos como como bajar el balón de futbol del techo de la casa de la vecina sin que ella se diera cuenta. Cosas así fueron lo que ocupaba mi mente durante mi niñez.
A graduarme de la escuela secundaria, casi instantemente mi motivo y forma de pensar fue cambiando. Quizás esto sea obvio pero en el momento me llevo de sorpresa. Hoy me levanto para ir a trabajar porque mi preocupe es ganar dinero para poder vivir. Hoy me ocupo estudiando y atendiendo la universidad porque mis esfuerzos estudiando hoy serán reflexión en la vida que tendré como adulto. Ahora no hay tiempo para pensar como niño. La vida se deja llevar por el tiempo y solo son en momentos como estos que ella nos deja recordar.
Extraño todo lo que es ser niño. Pero enfrento la carga de ser adulto contentamente porque así será la única manera de compartir la experiencia de niño con mis futuros hijos. Y aunque quisiera ser niño por vida mi razón principal de varias por no ser es porque jamás le robaría la experiencia de ser tan humilde y de tanta diversión a los hijos que tendré. Es importante ser niño para que cuando uno crezca se pueda parar por un rato y recordar esos momentos inmemorables.

    Geovanni,
    ¡Me encanto leer sobre un poco de tu ninez! Estoy muy de acuerdo con lo que dices que la niñez es bien importante y te felicito por que quieres dar lo mismo a tus hijos. Tienes mucha razón que cuando uno es niño se disfruta de la vida sin preocupaciones. Pero cuando uno empieza a ser adulto todo cambia. Yo, por ejemplo, trato de pensar como la pequeña que era y disfrutar del momento. Lo bueno es que mis estudiantes pequeños (tercero de primaria) no me dejan olvidarlo.

Añoranzas de mi niñez en Trujillo
Mi nombre es Elisa, mis padres son músicos, mi madre es profesora de Piano y mi padre era profesor de guitarra. Ellos se conocieron en el conservatorio de música. Me escogieron ese nombre porque a ambos les gustaba la música clásica y me pusieron ese nombre en honor a la famosa canción “Para Elisa” del compositor Beethoven.
Recuerdo que cuando era muy pequeñita, tenía tan sólo seis años y mi padre trataba de enseñarme a tocar la guitarra, desafortunadamente yo no tenía mucha pasión por la música, me gusta escucharla pero no tengo la paciencia de sentarme y dedicarme a tocar el piano o guitarra. Mi madre intento también pero sin mucho éxito. El dicho de tal palo tal astilla no se aplica en mi caso. Así que mis padres se dieron cuenta de mi carencia de dotes artísticas y finalmente se dieron por vencidos.
Yo nací en Perú en la ciudad de Trujillo, que está ubicada en la costa norte. Allí viví hasta la edad de 24 años que fue cuando emigre a Estados Unidos. Extraño mucho mi ciudad natal sobre todo mi familia, mis amigos, la comida y el clima.
Uno de los recuerdos que siempre viene a mi mente es yo vivía a 5 minutos de la escuela secundaria, yo casi todos los días llegaba tarde. Mi director ya no sabía que hacer conmigo. En una oportunidad hasta me hicieron escribir 500 veces no volveré llegar tarde a la escuela. Irónico pero no aprendí la lección y al día siguiente volví a llegar tarde.
Otro recuerdo que tengo es cuando pienso en mi infancia es que yo salía a jugar a la calle con mis amigas y ya antes que el sol se oculte mi madre me llamaba, gritando tan fuerte que toda la manzana se enteraba que mi madre me buscaba. Yo me moría de vergüenza ante tan bulla que mi madre hacía.
Cada vez que vuelvo a la casa donde crecí mi corazón se llena de añoranzas y recuerdos, observar la mesa del comedor o la sala me trae memorias de tantas navidades o pascuas con mis tíos, tías, abuelo y primos. El olor a chocolate caliente hace que mi mente retroceda y vuelva al pasado. Tuve una infancia muy grata, jugando a las escondidas o simplemente pasando tiempo en familia, no tenía celular, ni cosas caras pero fue una época feliz que siempre me trae felicidad.

    Elisa,
    Que interesante y divertida infancia tuviste. Tener tantos recuerdos de donde uno viene siempre deja una coneccion que dura toda la vida. Pasa el tiempo pero las raizes de uno nunca se van ni se olvidan. Tendras esos recuerdos para aprender de tu pasado.Parece que al fin aprendiste a no llegar tarde a la clase porque siempre estas temprano!

    Elisa
    Cuando dijiste que tus padres eran músicos, admito que pensé que tú también serías un músico. Sin embargo, puedo entender la impaciencia de tener que permanecer sentados, porque fracase en este aspecto cuando traté de aprender a tocar un instrumento. Que tú tienes recuerdos tan fuertes y felices asociados a tu ciudad natal es una cosa maravillosa. Es evidente a través de tus recuerdos, que disfrutaste una viada simple en Trujillo. Haber emigrado a los EE.UU. debió ser muy duro para ti. Ya que tenías que tomar una decisión que cambio en un momento crucial tu vida, y que ha tenido que dejar tu ciudad natal y todo lo que significo. A pesar de que espero que todos tus recuerdos agradables se mantengan frescos en su mente, igualmente espero que hayas realizado nuevas memorias preciosas también.

La lucha y el destino
Durante una época en mi vida me toco caminar en los mismos pasos de otros. Aquellos que no temían a nada y a nadie, hombres que podían vencer cualquier obstáculo con pocos recursos. Mi mayor obstáculo era nunca defraudar a los que un día estuvieron en mis zapatos.
En este mundo, existen dos tipos de personas, aquellos que luchan y nunca se dan por vencidos y aquellos que dejan que otros luchen por ellos y disfrutan los frutos de esa lucha. A una temprana edad yo decidí estar entre el grupo de los que luchaban y nunca se daban por vencidos, esta decisión me llevo a lugares como Iraq y me enseño a valorar la libertad que disfrutamos como estadounidenses.
Nunca antes pensé que el mundo tenía fin pero al ver ese desierto tan inmenso sin ningún rastro de nada o nadie reconsideré esta opción. En un lugar como este los minutos parecían horas, las horas parecían días y los días parecían meses. Aprender a vivir en un lugar como este sin ninguna comodidad es hermoso, los fuertes se acomodaban fácilmente y los débiles preferían la muerte. Lo único que nos mantenía lucidos era la memoria de aquellos hombres que alguna vez estuvieron en nuestros zapatos.
La vida de un infante es muy dura pero gloriosa. Tener el poder de cambiar el mundo con tus acciones es algo que pocos pueden hacer. Me siento muy afortunado de haber tenido esa experiencia y si lo pudiera volver hacer lo haría sin pensarlo dos veces. “Semper Fi”

    Teddy,
    Me intereso mucho lo que escribiste porque tenemos mucho en común con respeto a la vida militar. Yo también preste servicio militar pero no para los Marines, más bien fui un soldado en el Army. Aunque somos de diferentes servicios militares compartimos las mismas ideas en cuanto a nuestras experiencias de Iraq. Y tienes mucha razón cuando dices que le debíamos a eso soldados del pasado y nosotros siendo del futuro teníamos que completar la misión. Como dices habia momentos que el tiempo aya se sentía como una eternidad pero fue una experiencia inolvidable. Muchas gracias por compartir.

Tres segundos
Vivir en un país de tanta oportunidad y riqueza a la vez e une en pobreza. Cuanto quisiera que este país, Estados Unidos, este cerca de mi otro país, Bolivia. Un lugar donde se vive para comer, gozar con la familia, y disfrutar de la cultura de mis padres. La única solución que encuentro es sonar de mi Bolivia y despertar en la realidad en mi Estados Unidos. Por lo menos ahí puedo disfrutar lo bueno de mis dos países.
Un pías que me da la oportunidad de ir a la universidad y seguir mi sueno de ser profesora en colegio primario. La facilidad que me da de aprender en dos idiomas y de varios culturas. No es decir que Bolivia no me da igual solo que veces hay poblemos del gobierno que puede impedir el estudio. Por ejemplo protestas bloqueando las calles o huelgas. Y cuando pasa eso es difícil decir con certeza si terminaras la universidad a tiempo o mas tarde. Los tiempos que pase allá vi cuanto perjudica esas protestas pero a la vez da mas tiempo con la familia. Yo no tengo la suerte de varios de tener familia cerca en los Estados Unidos. Toda mi familia esta en Bolivia y trato de disfrutar cada minuto que tengo con ellos por que no se cuando volveré.
Entonces vuelvo para allá en mis sueños, pase ando por las calles de la cuidad y visitando con familia. Tener la oportunidad de vivir en los dos países durante mi niñez me dio una experiencia que no podre olvidarlo. Los recuerdos de mi camino al colegio y a la Universidad son bien diferentes al de acá. No hay vendedoras en el camino, o fruteros pero si hay muchísimos carros. La comida tiene un sabor diferente de acá, tal vez por que todo es orgánico, no se. Quizás no tengo a mi familia cerca pero si tengo a un lugar donde puedo encontrarlos, en mis sueños. Algo muy bueno de los sueños es que puedes imaginar, recordar, y cambiar.

    Karina, Gracias por compartir uno de tus sueños apreciados! Nunca he visitado a Bolivia pero luego de leer tu ensayo y ver cuánto aprecias el tiempo que pasas allá me da ánimo a ir a visitar yo mismo. Yo también me puedo relacionar con lo que dices. Cuanto quisiera yo que mi país de El Salvador no fuera tan lejos. Fuera bueno si nuestros países solo estuvieran a la distancia de Fairfax a D.C.! Pudiéramos visitar nuestras familias cuando sea. Pero es verdad lo que dices, lo bueno de los sueños es que siempre puedes recordar, imaginar, y cambiar!

Lo mejor de mi vida, mi niñez

Eran los años de los 90 cuando mis primos, hermano y yo pasábamos los mejores momentos de nuestras vidas. Era en el barrio Prado Veraniego donde cada domingo salíamos a jugar “jermis” (creo que así se escribe) con las tapas de cerveza o gaseosa que nos encontrábamos en el piso. Otro de nuestros juegos favoritos, era llenar bombas con agua, siempre nos las tirábamos uno con el otro y al final quedábamos súper mojados.
En estos tiempos, nosotros (primos y yo) nunca nos preocupábamos por nada excepto de levantarnos a jugar. Cuando no teníamos clase o estábamos en vacaciones, solíamos ir mucho al parque en las mañanas. Me acuerdo que los hombres jugaban fútbol y nosotras las niñas patinábamos alrededor de todo el parque. Después me acuerdo que nos subíamos a los árboles, en realidad eran pinos, y dejábamos nuestras iniciales marcadas en los troncos. Usábamos pedazos de vidrios que encontrábamos por ahí en el piso. Todavía me acuerdo el olor a limón de esos pinos! Cuando terminábamos de poner nuestras iniciales en los pinos, el olor a pan fresco de la cafetería al frente del parque nos llamaba, y después de tanto ejercicio, terminábamos comiendo “mojicón” con Coca-Cola. El mojicón era un pancito dulce con azúcar en la parte de arriba, si que era nuestro favorito!
También recuerdo que en esta época viajábamos mucho a santa marta. Íbamos con todos mis tíos y tías y con mis abuelitos también. Y la mejor parte de estos viajes era que todos ocupábamos los puestos del bus en el que viajábamos. Como era un viaje tan largo (16 horas) solíamos parar a comer a mitad del camino y cuando nos bajábamos del bus, se sentía ya el clima calientico y la brisa que traía consigo ese olor a mar. Eso era lo mejor de aquellas épocas cuando compartíamos y pasábamos mucho tiempo juntos en familia. Hoy en día aunque ya no estoy en Colombia y mis abuelitos no estén, se que aun mantengo estos lindos recuerdos que me hacen volver un poquito a lo que alguna vez fue mi vida durante los años 90.

    Carol,

    Gracias por tú historia. Eres una buena escritora, realmente buenísimo. La manera que tú uses cosas concretas para traer a vida tus memorias es muy efectiva. Lo hace la historia más que soló nostalgia. Cuando tú describe los juegos tú y tus primos jugaban, puedo ver las tapas botellas y las bombas del agua. Lo que es más, puedo ver sus sonrisas y puedo oír sus risas. Puedo oler los pinos que los subían.

    Obviamente, mi niñez era diferente que lo tuyo. Yo jugaba juegos diferentes, subía arboles diferentes, tomaba viajes diferentes, y yo esperaba para dulces diferentes. Pero, por el espíritu esencial, creo que tal vez lo no era muy diferente. A mí me gusta tú historia porque es escrito bien. Pero me encanta la historia porque me acuerda de mi niñez también, y creo que eso es la marca de una escritora bastante buena. Muchas Gracias.

Guerra de amor

Cuando uno recuerda su primer amor, uno siente una nostalgia bien antigua y amarga. Las memorias están bien presente y fresco como un vaso bien helado de coca cola en el día más caliente del verano. Para el sabor de un amor doliente, de una amor amargo siempre estará sembrado en las memorias más profundos de mi cerebro. Con una Guerra de amor no se juega.

¡Como duele un amor que se siente real! Todo comenzó en aquel día de una verano bien calmado del 2010. Yo siempre andaba solo porque así no me metía en problemas con nadie. Ese día me conocí una chica de me amor ilusionaría comenzó. Yo me enamore de esta chica bien rápido (ella igual me supongo). Yo y Ella compartíamos algo bien hermoso por un buen tiempo. Salíamos al parque, salíamos a comer, veíamos películas, juéganos baloncesto, aguantábamos hambre, nos reímos, lloramos, y los amamos junto. Todo iba bien pero llego una tarde bien escalofriante. Mi amor, mi todo en aquel tiempo cambio con migo. Todo lo que hacíamos junto, lo hacíamos separado. Con el tiempo, mis emociones no cambio aunque ella me rechazaba pero con el tiempo sus emociones para mi si cambiaron. Yo como un idiota, yo seguía luchando por un amor ilusorio. Trataba y trataba pero nada servía de igual. Con más tiempo, mi único amor se me fue de mi vida. Llore y llore de un dolor inmenso que atacaba me corazón. Nunca pensé que mi único amor se me fuera de mi lado y anduviera con otro. Nunca pensé en esto porque soy un hombre hecho y derecho.

Si es cierto que en esta vida un aprendí de los golpes más fuerte. Con un amor ilusorio yo me confundo como cualquier otro en este planeta. Pero así es la guerra de un amor. Como yo perdí, yo también gane. Con esta experiencia presente yo voy a cometer otra locura así. Es cierto que el amor que más duele es el más bonito pero también es la experiencia donde yo y uno aprendí más. No estoy listo para otra guerra de amor y por esa razón y no le busco las tres patas al gato. Para saber amar, el corazón de uno tiene que perder una guerra así, si no, uno vuelve a perder la guerra.

    Merlyn,
    Estoy muy impresionada de lo que has escrito. Me trajo muchos recuerdos del pasado. Algo muy similar me paso a mí. Por ahí la única diferencia fue que a mí me gusto la misma persona desde el octavo grado. No fue hasta el primer año de colegio universitario que el al fin empezó a ensenar más interés. Salimos y estaba estática. Pensé que eso era amor, él me dijo que me amaba y yo le dije lo mismo. De todas maneras me empezó a ignorar. Lloraba muchas noches pensando que fe mi culpa, pensaba tantas cosas. Un día tuve el valor y fui a su casa y le confronte. Me dijo que me quiso engañar y que podíamos ser amigos todavía. El coraje que tuve pero, me fui y ahí termino. Me tomo un año entero para crecer y aprenda de lo que paso y de mi misma. Me sentí más fuerte como mujer y ahora le puedo hablar con él sin estar enojada o pensar por qué. Tienes razón en una guerra de amor. Gracias por contar tu historia, fue muy lindo.

Estimado Merlyn, leí tu historia atentamente. El enamoramiento es un sentimiento que te embriaga de emociones y uno quiere que dure para siempre, a veces sucede y se abre paso al amor, otras no; entonces esa experiencia queda marcada en el pasado como un recuerdo doloroso pero bello, que nos permite madurar y crecer como personas. Creo que no has perdido la guerra, simplemente perdiste una batalla y habrá otras más por delante en las que saldrás victorioso.

“Perdido Orgullosamente”
Yo no sé porque nací en este siglo. Tal yo como la gente alrededor de mi sienten que tal vez soy del pasado. Tal vez no hay muchos jóvenes de 22 años que piensen así, pero tampoco he conocido a alguien de mi edad que sea como yo.
Todo empieza por mis raíces. Le agradezco a Dios por haber nacido en México, por darme las raíces latinas. El gran valor de la familia es algo que se ha vuelto menos común pero es mi orgullo mas grande del mundo. Los gozos más simples de la vida, como comer una fruta o asistir a una reunión familiar son cosas que no encuentro en esta sociedad y cultura. Me da asco ver a mis amigos tan dependientes de celulares y computadoras, más preocupados de Facebook y de lo que la otra gente haga y piense, que enfocarse en hacerse la mejor persona posible. Tal vez es un ejemplo un poco jalado, pero es solo una idea de cómo no me siento “encajado” en esta cultura.
A mí me gusta pensar que vivo para dar, no para recibir. Prefiero mil veces más darle algo a mi hermana o a mi mamá que a mí mismo. Cuando uno da, recibe mucho más que cuando uno recibe. El dar te trae una satisfacción inmensa. Creo que parte de esa locura mía es que no me importa lo material. Prefiero ir de viaje o a una cena riquísima que comprar cien pares de zapatos.
Honestamente no siento que pertenezca aquí, ahorita. No puedo entender lo superficial, la música y la ropa que la gente usa para faltarse el respeto a ellos mismos, y mas que nada el olvido de lo más importante de la vida.
Yo tengo a mi familia, mis amigos, comida, casa, y fe. Espero volverme más tolerante a esta sociedad, pero más que nada fomentar mis valores.

    Excelente! Felicitaciones!

      Felix,

      Me parece muy cierto lo que dices porque en la actualidad se deja de apreciar los momentos juntos, algunas personas andan mas pendientes del celular, facebook o adquirir cosas materiales. Tener una familia y poder compartir momentos juntos es una gran bendicion. Simplemente poder conversar o ir a pasear juntos es algo que esta perdiendo con la invacion de la tecnologica que nuestra sociedad esta siendo acaparada. Lo digo por lo veo a diario, yo trabajo de mesera y hay veces en que familias se sientan a comer y no dicen una palabra se la pasan jugando con sus telefonos inteligentes. Es una pena que se este perdiendo el contacto humano. Que bueno que seas consciente de esa realidad y tu tengas una manera diferente de pensar. Para mi tambien la familia es primero y trato de pasar la mayor parte del tiempo con mi familia.

Felix estoy de acuerdo con tus sentimientos de que muchos en el EE.UU. se centran demasiado en los aspectos superficiales de la vida. Comparto tu frustración por esta sociedad que se centrar en el aspecto de consumo demasiado, es fácil ver por qué algunos no entienden la felicidad que una vida simple puede traer. Sin embargo, sólo porque uno nació en un país latino, no garantiza que encontrarán la importancia de la familia o el altruismo, como usted lo hace. Nací en Virginia, pero no me importa que yo soy la única persona, que conozco, con un teléfono de concha pero tengo amigos que fueron criados en un país latino que tienen que sacar sus teléfonos inteligentes y mirar si hay algún mensaje nuevo para contestar. El hecho de tener raíces latinas no se detiene a uno de ser superficial, sino que el hecho de que usted es perspicaz de los valores correctos de la vida es una declaración de tu personaje. A pesar de que nadie va a ser como tú, como todos somos diferente, estoy seguro que usted puede encontrar a alguien que comparte algunas de sus creencias básicas. Este mundo es grande, pero espero que como tu defiende tus creencias se estableces como un ejemplo para algunos.

Comentarios

Name and email address are required. Your email address will not be published.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

%d bloggers like this: