Momentos clave


This slideshow requires JavaScript.

Este nuevo trabajo de mis estudiantes se basa en una poesía de Rubén Darío (Nicaragua 1867-1916)

Encontrarán sus contribuciones entre las respuestas a este Post en los próximos días. Espero que las disfruten y les agradeceremos sus comentarios.

“Canción de otoño en primavera” (1905)

Juventud, divino tesoro,

Ya te vas para no volver.

Cuando quiero llorar, no lloro,
y a veces lloro sin querer….

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña, en este
mundo de duelo y aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

Yo era tímido como un niño.
Ella, naturalmente, fue,
para mí amor hecho de armiño,
Herodías y Salome….

Aquí está el resto del poema

56 Comments

La hermosa lucha

Antes de llegar a la universidad, o mejor dicho, antes de cumplir los diecinueve años, yo sólo vivía para existir. Por eso, quiero decir que yo no entendía el valor de una lucha a largo plazo. Cuando entré en mi segundo año en la universidad, cambié mi manera de estudiar el Español y tratar el cuerpo y la mente. En vez de sólo practicar el Español durante una hora y quince minutos en clase me puse a profundizar en e l idioma tanto como posible. Como resultado de este método de aprendizaje, mi comprensión del lenguaje aumentó mucho más rápido y profundamente que mis esfuerzas anteriores.

En cuanto a mi mentalidad hacía mi cuerpo y mi mente, mi compañero del cuarto por aquel entonces, quién tenía pasión por el ejercicio y la nutrición, empezó a compartir su interés conmigo. En el semestre de la primavera, nos levantábamos a las 6:30 de lunes a viernes para unirnos con un grupo de estudiantes a practicar el desarrollo de fuerza de un estilo antiguo. Después, ese mismo grupo desayunaba juntos y juntos nosotros manteníamos nuestra dieta.

El desafío físico del sprintar, tirar, pelear, levantar, saltar, subir, entre otros movimientos me puso a desarrollar un nuevo sistema de valores para que un día fuera “puro” (según mi nuevo conjunto de valores). Yo tenía que sudor y sentir el dolor como un producto de mi propia motivación y trabajo. Al ver el fruto de mi propio sudor, llegué a entender que cualquier cosa material, situación, o realidad estaba en mi alcance. Así que, al despertarme tempranito, y antes que nada, enfrentar a un desafío, todos los otros aspectos de mi vida sean clases o el trabajo o relaciones, no me parecían tan graves.

El éxito que yo he tenido en mantener mi pasión por los idiomas y el ejercicio funcional no ha sido fácil. De vez en cuando, los pensamientos que tenía antes de ese desarrollo, (como buscar lo cómodo, el no tener una visión del futuro ni metas) a veces mi pasan por la mente. La diferencia es que ahora yo me doy cuenta de que éstes son tóxicos y no son pasos en el buen camino.

Estoy nostálgico de aquel momento en mi vida porque según creo yo, mis sueños en la vida tienen sus raíces ahí. Gracias a mis retos físicos diarios, que me daban disciplina, y mi deseo de tener comprensión del castellano, lo cual también me enseñó a ser disciplinado, entiendo que cualquiera meta se puede lograr a través de la persistencia.

    Hola Robert,

    Tu composición me pareció muy interesante y también puedo relacionarme un poco al desarrollo personal que tú hiciste hace algún tiempo. Cuando yo entre al ejército, era necesario que mantenga una disciplina hacia mi trabajo y condición física. Seguir un régimen disciplinario es muy difícil, especialmente cuando existen muchas otras distracciones al alrededor de uno. Sin embargo, pienso que cuando uno se dedica a cumplir sus metas por sí mismo (sin importarnos lo difícil que haya sido), uno siempre recibirá alguna recompensa y aprenderá algo nuevo de si mismo que nunca antes había sabido.

    Cuándo mencionas “el fruto de mi propio sudor” estas palabras me hablan profundamente porque en mi caso, yo creo que no hubiera logrado hacer muchas cosas sin ver o entender lo que significaba el valor de mis propios esfuerzos en todas las cosas a las que uno se dedica.

    Parece que cuando empezaste a desarrollarte por ti mismo, tu persistencia y determinación de cumplir tus metas siempre han sido concretas. Me alegra saber que durante ese transcurso hayas podido encontrar un grupo de compañeros con los cuales hayas podido compartir tu pasión y seguir un régimen físico y nutritivo. Tu disciplina hacia el lenguaje del español es impresionante y ya verás que algún día te ayudara muchísimo en la carrera que quieras seguir. ¡Sigue adelante Robert!

    Sinceramente,
    Marvin

Yolanda Seitz-Burman March 25, 2012 at 8:38 pm

Mi primer bebé
En septiembre tomé la decisión y la prueba fue positiva en octubre. Parecerá extraño pero nunca me sentí más bella que con los cambios que sufrió mi cuerpo. En vez de disgustarme porque mi cintura se ensanchaba y mis piernas retenían agua; yo disfrutaba pensando en la transformación que estaba ocurriendo dentro de mí. Durante esta época reí, comí y dormí con más gusto que en ninguna otra de mí vida. Cuando iba al supermercado, tenía que pagar la fruta antes de acabar la compra porque no era capaz de esperar, si veía ciruelas o sandías las tenía que consumir sin demora. Mis antojos gastronómicos no podían esperar. Todavía hoy me recuerdan como un día, después de cenar en San Francisco, hice a mi marido y a nuestros amigos entrar en un restaurante chino porque tenía que comer pescado cocinado con espinas que vi en el escaparate. Ahora sí, lo que más recuerdo es que me cambió la risa, durante esos meses me daban ataques y con cualquier situación graciosa me reía veinte minutos seguidos, mi marido que no estaba acostumbrado se preocupaba de oir tantas carcajadas; y cuanto más nervioso se ponía él, más me reía yo. Esos meses de mi embarazo sentí satisfacción y tranquilidad quizá para compensar por las dudas, nerviosismo y dificultades que luego pasé cuando no sabía que hacer para que mi bebé parara de llorar.

    Yolanda,
    Me identifico muchísimo con tu historia. Nosotros decidimos que no nos cuidaríamos y a las dos semanas tuvimos la prueba positiva. Estar esperando a nuestro pequeño (a) era todo lo que habíamos querido y nos sentíamos muy bendecidos. El tiempo que tuvimos que esperar hasta que me hicieron el primer ultrasonido fue larguísimo ya que no podíamos creer que haya pasado tan rápido. Yo me hacía pruebas de embarazo caseras una vez por semana. Ahora que lo pienso, estaba actuando como una completa loca.
    Al igual que tú, disfruté mucho mi embarazo y cada cambio al que mi cuerpo se sometía. Fue como que de la noche a la mañana mi cuerpo ya pertenecía a alguien más y yo no tenía ni voz ni voto sobre él. Ahora me queda la satisfacción de haber dormido, comido y hecho exactamente lo que sentí que era correcto y no me quedó ningún remordimiento.

    Marciel Rojas-Rosario April 5, 2012 at 12:02 pm

    Yolanda,
    Que bonita historia de tu primer embarazo. Yo todavía estoy muy joven para tener hijos, pero su historia me a recordó de mi mama cuando ella esta embraza de mi y mis hermanos. Mi mama es una mujer maravillosa. Ella tuvo tres hijos y lo ha sacado adelante sola. Como usted ella se sentía la mujer más bella cuando esta embaraza con mí y con mis dos hermanos. Ella siempre nos dice que le arruinamos su cuerpo pero a pesar de todo somos una bendición. Ahora que soy más grande mi sueño es darle todo lo que mi mamá se merece.

La dulce espera
El momento más especial de mi vida fue en el cual me convertí en madre. Recuerdo el día como si hubiese sido ayer. Habían pasado cinco días de la fecha que marcaban mis cuarenta semanas de embarazo y las ansias me comían por dentro. Yo no sentía ningún dolor mas sin embargo me sentía muy incomoda. Cuarenta semanas se sintieron como una eternidad esperando a mi pequeña pero mientas más se acercaba el día, mi inquietud crecía. Temía no saber como cuidar a mi bebé y no desarrollar el tan mencionado “instinto de madre.”
Pasé cuarenta largas semanas alimentando mi corazón con un pequeño ser que crecía dentro de mí, y la verdad que no podía estar más feliz. Afortunadamente, no tuve ningún síntoma de embarazo y pude disfrutar de las dulces patadas y los hipos de mi nena.
La noche del cinco de enero fue en la que sentí mi primera contracción. Eran las once de la noche y aterrada llamé al médico. Describí los síntomas y muy contento me contestó que finalmente empezarían las contracciones. Veinticuatro horas mas tarde nació mi amada Emily Aurora.
El escuchar el primer llanto de mi bebé me hizo olvidar las veinte horas de trabajo de parto que tomó para que ella pudiera nacer. La nena pesó 9 libras 8 onzas y como era muy grande y su cabecita se estancó en el canal por unos segundos se la llevaron de inmediato para revisarla.
Mi esposo filmó a la nena en su camilla de revisión y me trajo el video para que pudiera conocerla ya que no la había poder ver detenidamente. En ese momento me comunicaron que yo sería llevada al quirófano de emergencia pues tenía una hemorragia. Yo tenía mucho miedo de no volver a salir de allí, pero me refugiaba en la carita de Emily y pedía a Dios que me conceda salir con vida.
Esa experiencia me ha enseñado a valorar los minutos que paso con mis seres queridos. Me hizo entender que nadie tiene prometido el día de mañana y tenemos que vivir la vida a plenitud. Agradezco a Dios porque ese pequeño incidente no empaño mi felicidad, ni la de mi familia. El nacimiento de Emily Aurora ha sido el momento más especial de mi vida porque me convertí en madre y renové mi fé en Dios.

    Yolanda Seitz-Burman April 4, 2012 at 5:25 am

    Que historia tan conmovedora. Tengo dos hijas, por lo que sé las ganas que se tiene de abrazar a el bebé cuando nace y me imagino lo dificil que tuvo que ser el no poder tener a Emily entre tus brazos de inmediato. Pensar que además te tuvieron que llevar al quirofano de urgencias es como una pesadilla; tú y tu familia tuvisteis que sufrir mucho. Ahora bien, veo que eres una persona muy positiva y no te centras en lo negativo sino en como apreciar mejor lo que tienes. Me gusta tu titulo “La dulce espera”; especialmente que utilizas la palabra ‘dulce’ en vez de centrarte en el momento de sufrimiento pones enfasis en el sentimiento final. Leyendo tu historia pienso en la suerte que tenemos de vivir en un lugar con servicios medicos avanzados; saber que en el pasado, o en inclusive en el presente, en lugares sin acceso a hospitales algo tan común como tener un bebé puede tener consequencias tan dramáticas.

La Semana Santa

Una de las épocas mas importantes de festejo en Honduras. Recuerdo la abundancia de comida. Comia mucho durante esa epoca. Mi comida favorita era las conocidas tortas de pescado. Recuerdo esos medios dias cálidos tomando la sopa en un plato hondo y al mismo tiempo el calor que hacia durante la hora del almuerzo.
No soy un fanatico de las sopas, pero en esta ocasión la historia era diferente. Al terminar la sopa, mi mama nos daba de postre a mis hermanos y a mi una taza de mermelada. Era una combinación de frutas cocidas en dulce. La mermelada era deliciosa, me podia comer un barril si fuese posible. Tenia un sabor unico. Me encantaba la suavidad de las frutas cocidas con un toque dulce y jugoso. Era una combinación de mangos, jocotes y camotes cocinados en azúcar. Con solo imaginarlo me hace viajar aquellos momentos de mi niñez.
Otra cosa que me gustaba de la semana santa era la playa. Me encantaba ir a la playa y bañarme. Usualmente, durante la semana santa mi familia alquilaba una casa de la playa y todos los días pasaba en el mar desde la mañana hasta el atardecer. Mi mama me regañaba porque me quemaba mucho en la playa y recuerdo que al final del día terminaba bien negrito. Pero eran momentos inolvidables y valía la pena quemarse por unos días.

    Hola Maury,
    Me encanta como escribes tan lindo de este época de tu vida! Me pone celosa porque mi semana santa siempre ha sido muy básica. Como nosotros no tenemos mucho familia en los Estados Unidos que celebra la semana santa, siempre los celebramos solamente el domingo y con mi familia cercana en la casa. Nos vamos al iglesia y venimos a la casa a cenar, y eso es todo. Tu semana santa suena muy divertido. Este verano, tengo planes para visitar Honduras con mi novio! Ojala que puedo ver esos playas hermosas de cual estas hablando ☺
    Sinceramente,
    Elizabeth Baires

Ines Gomez Barrios March 26, 2012 at 10:31 pm

Hace unos años fui a Mexico de vacaciones. Iba a encontrarme allí con mi hija que estaba asistiendo a un semestre de estudiantes de intercambio en la Universidad de Cholula. Cuando me dirigí al aeropuerto, el cielo se puso de pronto negro. Encendí la radio y escuché cómo el locutor nos decía con un tono de urgencia que, si estábamos en la zona del aeropuerto de Dulles, debíamos tratar de guarecernos lo antes posible en cualquier lugar disponible, ya que un tornado estaba atravesando esa zona. Paré el coche bajo el primer puente que encontré en mi camino. Había muchos otros coches y camiones parados allí y, en cuestión de segundos, sentimos un fuerte viento que hizo vibrar los autos. Parecía que el puente iba a salir volando. El agua golpeaba los cristales como si estuviéramos pasando bajo una catarata. Todo duró cuatro o cinco minutos tras los cuales, llegó de pronto la calma. Las nubes se abrieron y salió el sol. Fue una experiencia que jamás había tenido antes.

Más tarde, en el aeropuerto, tuvimos que esperar varias horas a causa de las tormentas eléctricas que habían quedado en el aire. Como resultado del tornado, el avión llegó a la Ciudad de Mexico con muchísimo retraso. Eran las 2:30 de la mañana cuando pudimos desembarcar. Cuando al fin llegué a la sala de espera, vi a mi hija que dormía profundamente acostada en una hilera de asientos. El resto del viaje fue fantástico. Pasé allí diez días inolvidables. México me encantó. La gente era muy amable y cálida. La comida estaba deliciosa. Los productos eran frescos y variados. Visitamos lugares muy interesantes y pudimos aprender más sobre la cultura Mexicana. Yo me encontraba como en casa y veía en cada rincón algo que se asemejaba a mi país. Me encantó ver cuántas cosas teníamos en común. Al final del viaje, regresamos las dos juntas a Virginia donde por fin brillaba el sol y todo estaba en calma.

    Darlene Quinteros April 4, 2012 at 9:26 pm

    Inés,
    Que historia tan interesante! Yo recuerdo cuando estaba en el grado séptimo había posibilidades de tornados. Como habían habido varios tornados que tocaron tierra cerca de mi escuela nos sacaron de las clases y fuimos a los pasillos en caso de que algo pasara. Estuvimos todos juntos sin poder movernos sin poder hacer nada casi por una hora. Y de suerte después de eso nos fuimos a casa. Cuando llegué una amiga me mando una foto del tornado que había pasado cerca de su casa. E igual que tu es una de esas memorias que nunca olvidaré. Aunque siempre pasan diciendo que hay posibilidades de tornados esa vez paso tan cerca de nosotros. Pero que bueno que nada te paso y hubo un final feliz con tu hija en México y en Virginia.

    Sinceramente,
    Darlene

    Hola Inés. Espero que te acuerdes de mi, soy Mar Solís. Me ha hecho una gran ilusión encontrarte en este blog y saber algo de tu vida. Aunque han pasado los años, cuando he visto tu foto, ese rostro dulce y sonriente me ha llenado de emoción, trayéndome un moton de buenos recuerdos. Quisiera contarte muchas cosas y no se por donde empezar……Bueno, lo más importante: vivo feliz con Nacho, mi marido en San Sebastian de los Reyes, nos escapamos con frecuencia a la playa de Laredo en Cantabria; Entre los dos llevamos un estudio de posproducción audiovisual “Audiospot”, también toco en un grupo de jazz y compongo música moderna.
    Me encantaria saber mas de ti y de Julia, espero que estéis bien.
    Un abrazo muy, muy fuerte
    Mar

Mi pais maravilloso:

Un momento muy especial de mi vida fur la segunda vez que estuve en El Salvador. Me acuerdo que estaba muy nerviosa llegar, porque no había visto mis primos en 17 años. Cuando llegamos, habían muchos hombres y mujeres esperándonos. La última vez que había estado allí, esos hombres y mujeres eran niños y niñas. ¡Cómo pasa el tiempo!

Mi primo Emmanuel y yo siempre estábamos juntos. El me enseñaba las partes espectaculares de nuestro país. Me llevaba a unos iglesias muy grandes y hermosas. También al campo para enseñarme las vacas de mi Tía Pazita. Siempre estaba contenta cuando pasábamos juntos. Todavía me pone triste pensar que no lo puedo ver todo los días.

Emmanuel y yo teníamos muchos aventuras pero mi favorita es cuando él me llevaba arriba de los volcanes manejando en moto. Era un experiencia que nunca en mi vida voy a olvidar. Me sentía tan contenta cuando estábamos manejando. Siempre veíamos a mucha gente indígena trabajando en sus casas. Habían muchos hombres que manejaban unos carritos hechos de madera; siempre me hicieron reír. También cuando miraba abajo del volcán, podía ver el mar de color azul. El mar era tan claro y bonito! Extraño esos tiempos y espero regresar pronto.

    Hola Elizabeth,

    Ya me imagino tu llegada a El Salvador después de 17 años, creo que seria como ir por primera vez porque no conocerías a nadie, tal vez a las personas adultas que dejaste atrás la ultima vez. Espero hayas ido a ver las vacas de tu tia Pacita por segunda vez y que siempre te gusta el campo y me imagino que aunque ya eres mayor, siempre vive en ti aquella niña que le gustaba jugar y disfrutaba estar con su familia.
    Conozco El Salvador y es muy similar a Honduras, es un país muy interesante y con mucha cultura. Recuerdo que cuando vivía en Honduras, siempre iba a las playas de El Salvador durante la semana Santa.
    Te creo cuando dices que una de tus aventuras favoritas fue cuando tu primo te llevaba arriba de los volcanes de El Salvador. Nunca tuve esa experiencia porque en mi país no hay volcanes pero siempre disfrutaba cuando viajaba a El Salvador, especialmente la vista del gigantesco volcán de San Miguel.
    Me gusta como te sientes orgullosa de tu origen, aunque no hayas nacido o crecido en El Salvador, te enfocas en hablar de tu país maternal con un gran orgullo porque aunque no hayas nacido ahí, tu eres igual o mucho mas Salvadoreña que cualquier otra persona nacida en El Salvador.

Darlene Quinteros March 27, 2012 at 8:29 am

Memorias de mi niñez
La niñez es algo deseado por muchos pero quizás no disfrutado por los más jóvenes. Afortunadamente, no es mi caso. A los 21 años me da mucho gusto escribir sobre mi niñez y un momento muy especial en mi vida. Desde que era una bebe a mi madre siempre le gustaba tomarme fotos, vestirme en ropa tras ropa sólo para tomarme mas y mas fotos. Los años pasaron pero las fotos continuaban y para mí era algo normal. Cuando tenía doce años casi trece, mi familia mandó varias fotos mías para modelaje. Yo a ese tiempo no sabía que habían hecho eso, pero me di cuenta cuando me llamaron.
Eran como las tres y media de la tarde cuando contesté el teléfono, me sorprendí cuando preguntaron por Darlene Quinteros. Después de la sorpresa que tuve, la agencia de modelaje me dijo que les encantaron mis fotos y querían verme en persona. Cuando llegaron mis padres, les conté sobré la llamada y ellos estaban muy emocionados y felices. Ahora venía la parte difícil de ir a la cuidad de Nueva York para conocer a los agentes y también querían que tuviera mi primera sesión de fotografía.
Llegamos a la ciudad a las seis de la mañana un viernes. Primero fuimos a comer el desayuno, al hotel a al fin llegamos a la agencia. Yo estaba tan nerviosa de lo que me iban a decir. Eran casi las doce y entramos a la oficina de la agente que me hablo. Ella era muy bonita con cabello del color del sol, no era muy alta pero tenia una gran elegancia. Cuando hablaba tenía un acento de Rusia pero hablaba el inglés muy bien. Cuando entré me miró de pies a cabeza y me dijo que era una buena candidata para la carrera de modelaje o de televisión.
Después vino la parte divertida; la sesión de fotos con un fotógrafo profesional y tenía a alguien que me maquillaba y me decía qué ponerme. Como estábamos en un edificio alto el NYC, el fotógrafo decidió tomarme fotos en el techo. Cuando subimos vi el “Statue of Liberty” y me veía casi del mismo tamaño que ella. La gente se veía como hormigas por todos lados. El día era espectacular con el solo brillando y un poquito de viento fue un día perfecto.Esta es una parte de mi juventud que siempre recordaré. La sesión de fotos de ese día siempre quedará muy viva en mi mente. Y hasta hoy en día estoy contratado con MMG en NYC.

    Hola Darlene,
    Gracias por compartir tu historia de los comienzos de modelaje. Escribes muy bien y se nota que disfrutaste mucho de ese momento. Qué bien que todavía estés contratada en la empresa. ¿Tienes planes de dedicarte en profundidad al rubro de la moda en el futuro? Seguramente, eres un gran orgullo para tu familia porque a pesar de estar interesada en modelar, no descuidas tus estudios y eres una muy buena compañera y estudiante.
    En modelaje o no, te deseo lo mejor y que sigas disfrutando de todas las etapas de tu vida.

    Hasta prontito,

    Profe Mulholland

    Ines Gomez Barrios April 14, 2012 at 9:18 am

    Hola Darlene,

    ¡Qué experiencia tan interesante! Creo que los padres siempre pueden ver en los hijos el potencial que ellos tienen y que muchas veces, los hijos ni se han dado cuenta de ello. Me imagino que tus padres ya vieron desde que eras muy pequeña que valías para el modelaje y ellos tomaron la iniciativa de mandar tus fotos. ¡Qué buena idea! Probablemente nunca se te hubiera ocurrido a ti. Gracias a que ellos pudieron ver en ti ese potencial, tú pudiste tener una fantástica experiencia que, seguramente te ha aportado mucha seguridad en tu vida. Además, ahora todavía puedes volver a hacerlo si quieres. Es algo muy bonito que podrías compaginar con tus estudios.

    Inés

Marciel Rojas-Rosario March 27, 2012 at 11:19 pm

La muralla China
Un momento especial fue cuando viaje a China por primera vez con mi maestra de historia en el verano de 2009. Nunca en mil años me imaginaría, yo caminado la gran muralla China. Fue una experiencia inolvidable para mí y mi maestra que era su primera vez también.
Me acuerdo como si fuera ayer de la caminata. Ese día estaba haciendo un calor tremendo. Pero antes de comenzar, comimos en un restaurante que estaba a dos kilometro de la gran muralla China. En el restaurante por primera vez comí pulpo, estaba delicioso. Además, porque éramos extranjeros los dueños del restaurante no dieron comida gratis para probar. Ya estábamos listas para comenzar las horas de camino.
Antes de empezar aprendimos un poco de la historia y lo que me sorprendió de la historia fue la cantidad de muertos y que la mayoría de estos muertos están enterrados en la muralla. La historia en general es increíble. Después de la charla, comenzamos nuestra caminata. Al principio estábamos sonrientes y felices pero todo cambió. Los escalones estaban destruidos era muy difícil caminar. La sonrisa se volvió dolor porque no estábamos en forma. Caminamos hasta donde pudimos. Al final de la caminata volvimos a mismo restaurante a beber té. Nunca olvidaré esta experiencia y ahora soy buena amiga de mi maestra, Ms. Magaly Lee-Palis.

    Yolanda Seitz-Burman April 2, 2012 at 7:22 am

    Qué experiencia tan especial; me da la impresión que fueron unas horas muy intensas en las que pasaste por muchas facetas emocionales. Seguro que recuerdas cada detalle y que lo que aprendiste ese día no se te olvidará nunca. Además, es interesante como en un espacio muy corto de tiempo tales experiencias pueden crear una conexión de por vida; Creo que las amistades que se forjan en los momentos difíciles son siempre duraderas.

El Sol

Un momento especial fue cuando vivía en Sterling con mis primos. De pequeño, siempre me gustaba salir afuera para jugar pero no tenía nadie para compartir ese momento de paz. Mi padres siempre estaba trabajando mientas yo estaba esperando por alguien que viniera a casa para jugar. Antes de que vinieran mis primos, mi tía siempre contaba historias sobre sus hijos. Cuando estaba en la cocina o en la sala, mi tía siempre estaba hablando de sus hijos. Me doy mucha alergia sabiendo que yo tenía primos que tenía la misma edad como yo porque no tenía mucha familia en el Estados Unidos. Crecí solo con mis padres y mi tía, no tenía nadie más para hablar. Yo recuerdo que mi tía tenía como tres trabajas. En ese momento no sabía qué dura era la vida con tantos trabajos. Pero siempre cuando estaba con ella, siempre estaba tan feliz. A pesar de tantos trabajos, ella tenía la sonrisa que podía levantar a cualquier persona. Su sonrisa era como el sol cuando se refleja la mar. Preciosa y con paz a la misma vez. EL mundo que yo conocí se cambio cuando llegó el día que el cielo se abrió de tanta luz. Mis primos estaban en el Estados Unidos! La casa brillo por tanta alegría. Toda la familia estaba feliz porque estábamos en familia. Las cenas, los tiempos libres eran momentos tan especial porque había paz. El momento que yo estaba solo y triste se transformó en días inolvidable porque había tanta alegría y paz. Los cuentos, las historias que mi tía y mis padres hablaban se estaban haciendo en realidad. Ni la luz del sol podía competir con la brillo de ese momento cuando estaba jugando con mis primos afuera por primera vez.

    Joseph,

    A mí me encanta tu memoria tan especial! De lo que has escrito, yo puedo entender la importancia de la presencia de la familia para ti. Además, me gusta la comparación del sol con tu tía. Yo puedo relacionar mi vida con el tuyo también. Yo tengo muchas tías, cinco en el lado maternal, y cada una está aquí en el norte de Virginia con su propia familia. Por eso, yo siempre podía sentir el amor que la familia expresa a un niño. Yo no tengo hermanos o hermanas, y por eso, mis primos eran muy importantes en mi vida. Ellos eran mis hermanos y hermanas y durante mi crecimiento, ellos eran como el sol para mi: brillaban mi vida y la llenaban con mucha felicidad.

El Primer día de la escuela

El cielo era de un color azul muy puro y brillante. El sol iluminaba toda la casa y podía oler las flores en el jardín a través de la ventana abierta. Mi mamá me vestía en una camisa con líneas azules oscuros y blancos horizontales y en unos pantalones cortos kaki. Comía el cereal con leche que eventualmente cambiaba de color blanco al color del chocolate. Después de comer, me ponía mis zapatos de velcro y estaba listo con mi mochila de Batman enfrente de la puerta. Antes de salir, mi mamá ponía algo alrededor de mi cuello con palabras que no podía leer. Ella me dijo que ese papel me identificaría con mi nombre, número del teléfono, el nombre de mi maestra, y el número de mi autobús. Hasta ese momento, no sabía que era el primer día de la escuela.
De repente, me sentí tímido y nervioso. Mi mamá me abrazó y me calmó en ese momento. Ella me dijo que yo era un niño grande y que non debería llorar; le creía y no lloraba. Luego, mi mamá y yo caminamos la parada del autobús. En el camino, miraba el césped tan verde, los pajaritos rojos volando en el cielo y ponía mi mano en la mano de mi mamá. Para mí, ella era un símbolo de la seguridad y la protección contra todos los males en el mundo. Además, me daba una vuelta para mirar mi casa una vez más antes de ir a un ambiente nuevo. En ese momento, estaba más relajado y ganaba más confianza en el hecho de que sí yo podía ir a la escuela sin miedo.
Finalmente, llegamos a la parada del autobús. Yo veía otros niños y niñas con sus madres o padres; unos estaban llorando y otros estaban relajados como yo. Eran las nueve de la mañana y el autobús llegó a tiempo. Mi mamá me abrazó una vez más y me dio un beso grande en mi frente. Los niños y yo habíamos formado una línea. Entré en el autobús de color amarillo brillante metálico y cuando me senté, miré por la ventana pequeña una última vez hacia mi mamá antes de salir al primer día de la escuela. Yo sonreía.

    Me gustó tu historia.Tu la escribiste con mucho sentimiento y muchos detalles. Podía verme en tu posición cuando estaba leyendo. Me gustó la parte cuando estabas comiendo cereal. “Comía el cereal con leche que eventualmente cambiaba de color blanco al color del chocolate.” Buen uso de imaginación. Yo creo que yo era uno de esos niñoa que estaban llorando en la parada del autobús.Jaja. ¡Buena historia!

La prueba final
Un suceso y época particularmente especial en mi vida fue cuando iba terminando mi entrenamiento de “bootcamp” en la Naval de los estados unidos. En esos tiempos el entrenamiento de “bootcamp” duraba un periodo de nueve larguísimas semanas. Indico nueve largas semanas porque durante este tiempo uno pasa por muchas pruebas y situaciones inesperadas por lo cual uno normalmente no estaría preparado.
Hacia el final del entrenamiento de “ bootcamp” todos tenían que pasar por un examen mandatorio, con a la unidad a la que uno pertenecía. La importancia de pasar esta prueba final era de mucha delicadez porque no solamente concretaba las calidades de una persona, pero sino también definía las probabilidades para que uno pueda graduarse del servicio militar. La prueba era muy dura, duraba 24 horas y no todos la pasaban. Como consecuencia, los que no pasaban tenían que quedarse a entrenar otras dos semanas adicionales antes de volver a tomar el examen nuevamente, pero ya con otra unidad.
La prueba final del entrenamiento estaba basada sobre varios aspectos incomparables. Tenías que correr, nadar, disparar, cargar a tus compañeros, apagar fuegos, pasar por obstáculos, resolver problemas y demás desafíos. Cada minuto de las veinticuatro horas era un examen y un desafío que requería mucho de tu valor, tu preparación física, tu aptitud mental y tu determinación para seguir adelanté y ayudar a tus compañeros. Durante las veinticuatro horas, estabas en constante movimiento, no había tiempo para descansar, hacer preguntas o tener excusas.
Finalmente, la prueba concluyo por la mañana del día siguiente, justamente a la hora cuando la bandera estadounidense tenía que ser elevada por el día. En ese momento, todos estuvimos muertos de cansancio. Especialmente después de haber estado despiertos por veinticuatro horas. Pero aun así, todos teníamos que estar parados en formación y firmemente para saludar a la bandera. Sin embargo, ese día que saludamos a la bandera fue diferente en comparación a previas ocasiones. Ese día, nuestros entrenadores nos hicieron una pequeña ceremonia para todos los que habíamos logrado sobrevivir el examen. En ese momento, uno de los entrenadores hiso un pequeño discurso para explicarnos la importancia del nuestro entrenamiento y felicitarnos por lograr haberlo pasado. Justo después de su discurso, elevaron la bandera estadounidense y mientras todos la saludábamos, tocaron la música titulada “Proud To Be An American” por el artista Lee Greenwood. Fue un momento culminante porque todos sentimos un gran orgullo de estar ahí junto alado de uno al otro. Un momento apasionante, porque algunos y algunas no pudieron sujetar las lágrimas de orgullo que uno sentía. Pasar esa prueba para mí fue un logro muy grande durante esa etapa de mi vida. Mas que todo porque me dio la determinación y las fuerzas necesarias para lograr vencer muchos otros acontecimientos después de ese.

Artist: Lee Greenwood
Song: Proud To Be An American

If tomorrow all the things were gone,
I’d worked for all my life.
And I had to start again,
with just my children and my wife.

I’d thank my lucky stars,
to be livin here today.
‘ Cause the flag still stands for freedom,
and they can’t take that away.

Oye, Marvin,

Yo realmente respeto tu decisión para unirte a la armada estadounidense. Mi abuelo y mi tío ambos sirvieron en esta rama, y estoy pensando en unirme tras graduarme, ojalá a los SEALs, pero no sé si es más que un sueño.

Aquellas dos semanas de luchas mentales y físicas me parecen que ayuden a una persona crecer bastante, y el hecho que lograste terminar la prueba con el mismo equipo con quien entrenaste es la mejor parte. Así se formó una gran fraternidad entre ustedes. El cometerse al entrenamiento, sobre todo cuando se hace con otro grupo hace que una persona avanze, y el grupo se convierte en una fuerza unida. Me imagino que ustedes llegaron a entender las fuerzas y debilidades de uno al otro. Algunos eran más fuertes, otros más rápidos, y otros sabían lo que decir para motivar los demás. Me imagino que el momento en que terminaste las 24 horas sin descanso, con la elevación de la bandera es algo que te motiva. Muy buen trabajo Marvin, y muchas gracias por tu servicio a este país.

Saludos,

Robert

La perspectiva de una extranjera en la República Dominica
Cuando tenía dieciséis años fui a la República Dominicana para ofrecerme a ayudar con mi iglesia. Cada año los dentistas de mi iglesia hacían voluntariado en Baní, un pueblo que está sur de la isla. La gente que vimos era muy pobre. La mayoría no podía permitirse ir a un dentista. El tratamiento que la gente recibió era gratis. Asistí a los dentistas para ayudar a tratar a los pacientes. Esterilizaba y distribuía el equipo para los dentistas quienes extraían los dientes en descomposición todo el día.
Recuerdo el calor intenso del viaje. Yo era del norte de los Estados Unidos. Nunca en mi vida había sentido tan fuerte calor. Cuando me bajé del avión, sentí el muro de calor. Sentía la humedad bochornosa tocar mi piel. Los rayos brillantes del sol me lastimaban los ojos y no podía entender la lengua de las señales en el aeropuerto ni las instrucciones del intercom. Así que parecía que estaba en un mundo distinto.
Después de que salí del aeropuerto, yo olía y oía el mar del caribe pero no podía verlo todavía. Las torres del aeropuerto bloqueaban la vista. Esperé afuera para reunirme mi grupo y me sentía tranquila. No tenía ni idea que estaba pasando alrededor de mí, aunque me fascinaba mirar a los dominicanos. Nadie se parece a mí como yo ni hablaba como yo. Si una persona me preguntaba algo en español, me sentía nerviosa. No hice nada hasta que vi a mi grupo. Sentía un alivio encontrar mi grupo de dentistas. Me subí a nuestro micro con entusiasmo. Antes de que lleguemos a nuestro destino, tuvimos que conducir por dos horas. Fuimos camino a pueblecito Baní.
Llegué a la noche y tal como antes en el día, hacía mucho calor con humedad. No lo soporté más. No había aire codiciando en el micro ni el hotel. Corrí a la ducha en el momento que me bajé del micro. A poco a poco me acostumbré al calor durante la semana.
Estaban muy emocionada por el resto de la semana por eso no dormía mucho. Cada día era una aventura. Los dentistas trataron casi 500 pacientes. Me siento muy contenta que participé en la misión con mi iglesia. Desde este viaje quise aprender español y viajar en otros países de América Latina. Ojalá que regrese a la República Dominica otra vez.

    Elyse,

    Me encanta tu blog especialmente porque me hace recordar tanto de mi experiencia en Costa Rica. Cuando yo fui a Costa Rice, me quede en la ciudad de San José, la capital de Costa Rica. Fue mucho como to tiempo en la República Dominicana. Hizo mucho calor y tanta humidad allí también. Yo creo que fue una decisión maravillosa que fuiste a otro país para mejorar tu español porque realmente la mejor manera de aprender una nueve lengua es por practicando. Cuando estás en un país que nadie puede hablar ingles es la mejor forma porque no tienes otra manera de comunicar si no aprendes la lengua.

    También es bien interesante que fuiste a trabajar con dentistas. Qué buena oportunidad para ir con tu iglesia para ayudar a los que lo necesita más que nada. Puede imaginar el orgullo que tu familia y tú tenían que tener. Es un regalo que muchas personas no tienen la oportunidad de asistir en y debes sentir muy feliz que has podido tener un viaje como este.
    -Amy Lugones

El Amor de un Niño
Sentada en un banco, sonrió mientras los niños juegan en el parque. Octavian de tres años y Jordan de cinco, me piden que les lleve a jugar con los otros niños en el parque con mucha frecuencia. Al verlos agarrados de la mano, me pongo a recordar de mi niñez. Es difícil creer que yo también corría sin cansancio y reía sin preocupación. Vivía mi vida simple sin conocer peligro ni consecuencias.
Mi niñez la viví en Japón y en aquel entonces, no tenía hermanos. Caminaba cantando, saltando y agarrada de la mano de mi mamá. Le decía, “Te amo mamá,” cada vez que caminábamos de la mano y mi mundo se destruía cuando me soltaba. Quería mover montañas por ella y hacía todo lo que me decía con urgencia. Era una niña que vivía para la sonrisa de su madre.
Hoy en día, la sigo amando como cuando era niña. Pero desafortunadamente, ya no busco su atención como la hacía antes. Ahora tengo responsabilidades fuera de casa y no estoy a su disposición como debo de estar. Que época de mi vida tan extraordinaria. Nada se puede comparar al amor de un niño. Como quisiera tenerlo de nuevo!
De repente, Octavian interrumpe mis pensamientos. Con una flor en su mano, me dice, “Te lo encontré para ti!” Sin esperar mi respuesta, se da la vuelta y se va corriendo hacia sus amigos. Quizás mi mamá también se sentaba en un banco, sonriendo mientras yo jugaba. Examiné la flor con delicadeza y cariño. Al acariciar la flor, recogí mi celular y me puse a marcar un numero.
“Hola?” Me responde una mujer.
“Mamá? Mamá, es Scarlett. Soy yo, mamá. Te amo…”

    ¡Qué conmovedora Scarlett! Ciertamente, el tiempo se pasa con un pestañeo del ojo y aunque nosotros todavía jóvenes, al mismo tiempo estamos creciendo muy rápido. Sus memorias de su niñez en Japón me recuerdo de mi niñez cuando mis padres y yo teníamos mucho tiempo para estar juntos. Actualmente me siento que mis padres y yo vivimos en mundos separados. Es triste que en la vida veloz moderna, los padres necesiten trabajar más y más por apoyar su familia. También, sus niños no tienen bastante tiempo con sus padres porque las responsabilidades de la escuela son muy exigentes. No puedo creer también, especialmente durante las semanas finales del semestre, que hubo una época en que nuestras preocupaciones más grandes estaban el sabor de nuestro helado o el color de las mochilas. Creo que si nosotros vivimos con la mentalidad de un niño, vamos a agradecer más las cosas pequeñas. ¡Espero que en el futuro tú tengas más oportunidades a revivir su niñez y hacer más memorias felices!

Aprendiendo sobre la vida

Yo también voy a hablar sobre mi juventud. Cuando me gradúe de la escuela secundaria fue uno de los mejores días para mi. Estaba tan emocionada y por primera vez en mi vida, no me sentía como una nina. No pude dejar de sonreír todo el día. un poco por ser el final de mis das en esa escuela pero mas que nada, porque yo podía ver el orgullo en las caras de mis padres. Ademas, en tres meses iba a estar en un nuevo mundo en West Virginia.

Las emociones que senti ese día fueron mezcladas: por una parte feliz y emocionada, pero también triste y asustada. Me sentí asustada porque no tenia ninguna idea de lo que el futuro tenia para mi. Me preocupaba sobre las nuevas personas que iba a conocer y las clases que iba a tomar. Entonces, me senté con mi padre y le hable sobre todo lo que me estaba preocupando. Simplemente, el me dijo, “Calmate”, en cuarto anos vas a estar tan feliz que terminaste la universidad y me vas a decir las mismas cosas que te están preocupando pero cuando eso pase va ser de tu trabajo y tu familia. Cuando me dijo eso, me dejo en paz y sentí felicidad. La vida siempre tiene cosas que les preocupan a todos.. pero todo va estar bien.

    Amy-
    Yo tenía los mismos sentamientos cuando me gradué. Me siento muy emocionada, pero me siento que estaba lista para la universidad. En el comienzo no quiso salir las comodidades de la esquela secundaria, pero yo sabía que todo estará bien. La idea de una nueva escuela fue emocionante, pero lo más importante para mí era la libertad de mis padres.
    West Virginia? Yo recuerdo que me dijo que tu asististe la universidad de Marshall. Yo deseo que podría haber ido a otro estado para la educación, pero para mí titulo, fue importante que yo asisto una universidad acerca de Washington, D.C.
    Yo no trate de llamar a mis padres mucho cuando yo vivo en los dormitorios. Yo quiero sentir independiente, pero eventualmente yo necesito oír sus voces.
    ¡Muchas gracias para compartiendo sus experiencias!

“Puedo controlar el viento”

Cuando era niña, me encantaba estar afuera con los árboles verdes y el aire fresco. Una vez, pensé que podía controlar el viento con mi aliento. Pensaba que yo era una niña muy fuerte. En este poema, el poeta dijo que la juventud es divina y me recuerda por qué me siento frágil ahora a la edad de veintidós. Entonces, como el poeta, no quisiera salir de me juventud.
Un día, mi madre estaba en el teléfono con mi padre. Ella estaba en su toalla de baño y lloraba mucho. Pregunté a mi madre “¿Qué pasa? Y me explicó que ella y mi padre no se amaban más. Tenía tres años y quería controlar a mis padres como podía controlar el viento. Es un recuerdo muy difícil de olvidar pero, a pesar de eso, yo fui una niña muy alegre. Después del evento de la separación de mis padres, yo siempre encontré refugio afuera. Es interesante cómo un niño puede llorar en las situaciones inoportunas, o tal vez, ellas son apropiadas y no sabemos. Pero afuera, en mi Edén, me sentía segura para hacer cualquier cosa que quería. Pienso que con esa seguridad podía vivir mi vida con un alma pura.
La realidad de mis padres fue un misterio por algunos años. Yo sólo quería vivir en la eternidad de los abrazos y besos de mis padres y pasar por alto las cosas malas. El invierno no llegó nunca porque viví en primavera. Yo era inocente de las situaciones apropiadas para llorar. Ahora como una adulta, puedo entender a mi familia pero echo de menos la capacidad controlar el viento.

    Hola, Katie Beth:
    También me impactó mucho pasar tiempo afuera de niño. Siempre visitaba el arroyo cerca de mi casa, o el bosque. Me hacía sentir libre y me gustaban explorar, escalar árboles y construir fortalezas o puentes de madera para conocer el bosque mejor. Como describiste en tu ensayo, para mí ir al aire libre también era una vía de escape de las dificultades de mi vida.
    Yo sé que el divorcio es una dificultad muy complicada, especialmente para jóvenes menores. Me alegra que hayas encontrado la capacidad de entender a sus padres y su decisión. No podría haber sido una decisión fácil para ellos. Y estoy de acuerdo con tu conclusión: sería bueno si nuestras vidas fueran tan simples cómo eran cuando éramos niños.

Cielo en la tierra

Comencé a visitar a mi pare durante el verano cuando tenía ocho años; vivía con mi madre y mi hermana en Alaska y mi padre vivía en Alabama En mi primer viaje estaba muy nerviosa porque no había visito a mi padre en cinco años. Sin embargo, durante los cinco años en que mi padre, mi hermana y yo no nos veíamos, mi padre nos llamaba a mí hermana y a mi cada fin de semana. Mi padre nos mandaba presentes a mi hermana y a mí padre nuestros cumpleaños y la Navidad cada año. Por lo tanto, mi hermana y yo estábamos familiares con la voz de mi padre pero no pienso que ere familiar su cara. Llegué al aeropuerto, con mi madre y mi hermana, que caminaron conmigo a las puertas, me dijeron <> y salieron. Pasaron dos días antes de llegar a en Alabama. Cuando llegué al aeropuerto, mi padre me recogió. Viví con mi padre por dos o tres meses, cuando me volví a Alaska le conté a mi hermana sobre todas las actividades que hice con mi padre. Los dos años próximos mi hermana venía conmigo a la casa de mi padre durante nuestras vacaciones de verano; salíamos de Alaska a Alabama la primera semana de nuestras vacaciones de verano. Siempre estábamos muy emocionadas de visitar a mi padre porque cada verano mi padre nos compraba nueva ropa e íbamos de vacaciones a Six Flags. El segundo año que mi hermana y yo visitamos a mi padre fuimos a Disney World.

Aunque a mi hermana y a mí nos gustaba la ropa nueva recibimos de mi padre y las vacaciones, teníamos más valor en el amor y atención que recibíamos de mi padre. Cuando mi hermana y yo estábamos viviendo con mi madre durante el año aparte del verano, raramente recibimos atención positiva. Mi madre no nos daba abrazos o nos decía <>. Por mucho tiempo mi madre estaba muy enojada con mi hermana y yo, su novio, o situaciones de su vida. Como resultado, mi hermana y yo no sentíamos el amor y apoyo que necesitábamos a esa edad. Sin embargo, para mi hermana y para mí los veranos con mi padre eran un cielo; un lugar que recibíamos el amor y atención que deseábamos de nuestros padres.

    Muchas gracias por compartir su historia.

    ¿Come era vivir en Alaska? ¡Tengo muchas preguntas para usted! Parece que usted tiene una buena relación con su padre. ¿Es verdad? También, ¡cuánto le respeta su hermana! Mis padres todavía están casados. Para mí, sería difícil no tener a ambos. Sin embargo, me alegro que su padre le ama. Uno nunca sabe cuanto tiempo tiene con sus padres para disfrute cada día.

    ¿De qué parte de Alaska es usted? Me encanta mirar todos los programas de televisión sobre Alaska. En particular, el espectáculo que sigue unos agentes de policía. Alaska puede ser muy salvaje! Gracias por compartir tu información personal. Fue interesante aprender sobre su vida. Gracias!

Una historia de amor imperfecta

Hay dos aspectos opuestos de mi personalidad. Por un lado, soy una persona muy romántica. Aunque no me gustan las telenovelas o los libros de caballerías, siempre creo en el poder del amor. A mí me encanta el catorce de febrero y si estoy sola, a veces lloro durante una película en la que la protagonista pierde a su novio. Por otro lado, a pesar de esto, era muy rígida y reservada en mi vida personal porque he visto a muchas de mis amigas y miembros de mi familia con corazones rotos. Lo qué es más, mi hermana siempre me ensañaba que una mujer debe ser fuerte y no necesita un hombre para ser feliz. Entonces, ahora tengo una actitud feminista y creo que las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades de los hombres. Es triste que los medios frecuentemente envíen un mensaje a las niñas jóvenes que ellas no pueden encontrar la felicidad sin un hombre.

Sin embargo, hay un hombre en mi vida que cambió mis creencias y mi comportamiento en amor. Él se llama Sam y nos conocimos cuando teníamos siete años. Actualmente somos amigos todavía a pesar de nuestra historia difícil. La historia de Sam y yo es una de amor sin éxito y de las consecuencias de las palabras sin decir. Recuerdo que yo me enamoré de Sam cuando era niña pero nunca podía juntar el valor de decirle. Pasábamos mucho tiempo junto durante nuestros años en el colegio. Cuando estaba con él, no me importa el tiempo y me sentía que yo estaba experimentando algunos sentimientos por primera vez. El día antes de que Sam saliera para su universidad, decidí declarar mis sentimientos. Desgraciadamente, después de mi confesión, Sam me dijo que él me considera como una hermana y nada más. Estuve desconsolada por muchos años pero ahora tengo fe en que un día en el futuro, voy a conocer a un hombre que sea tan magnífico como Sam.

    El amor! Claramente el amor es un aspecto muy difícil para entender. Yo también soy reservada en mi vida personal. Se llama “vida personal” por un razón, no? Como tu, el amor también ha roto los corazones de muchos de a mi alrededor. Escuchándoles y ayudándoles, aprendo bastante. Mis amigos me dicen que estar en un relación con alguien toma bastante de tu tiempo pero, algunas veces, si vale la pena. Es muy complicado, no?
    Por el otro lado, también soy feminista. La mayoría de mis amigos son muy independientes y he aprendido de ellos. Estoy de acuerdo que las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades que los hombres. Si, hay situaciones donde los hombres son más cualificados para un trabajo, porque físicamente, son mas fuertes que las mujeres.
    Elisa, te cuento que yo también tuve un amigo que me hizo cambiar mi opinión sobre el amor. Le conocí hace años en la escuela segundaria y se convirtió en mi mejor amigo. Son personas como nuestros amigos que nos hacen tener fe que vamos a encontrar alguien bueno y amoroso como ellos, que nos haga hacer olvidar de todo.

Un viaje inolvidable
En el verano de 2006, fui con toda mi familia a Florida de vacaciones por dos semanas. Fuimos a Amelia Island, una isla en el norte de Florida separada del resto por un río. No habíamos ido de vacaciones juntos por muchos años y era muy sorprendente poder reunirnos en sólo un lugar. Tuvimos que viajar en coche y yo pensaba que nadie podía sobrevivir un viaje tan largo.
Sin embargo, llegamos a la isla vivos, aunque todos se quejaban mucho a causa del estrés que resulta cuando estás encerrado en un coche por 14 horas. A pesar de esto, me sorprendió mucho cuando cruzamos el puente sobre el río y vi por primera vez la belleza de la isla. Las aguas eran más azules que el cielo y las playas eran tan blancas como una nueva hoja de papel. Además, los árboles en el bosque se veían muy antiguos y la cantidad de hojas verdes y oscuras me hacía creer que estaba en una selva en un lugar muy extraño. Todos dejaron de quejarse al ver el hermoso paisaje de la isla y se tranquilizaron más mientras estaban mirando las lindas vistas.
Así nos cambió la isla. Nuestras preocupaciones y fuentes de estrés se fueron cuando cruzamos el río. En los días siguientes nos divertimos mucho. Nadábamos en el mar durante el día y por la noche comíamos comida rica y celebrábamos. Me gustaba mucho sentarme por la noche y mirar hacia el cielo con sus estrellas brillantes que parecían diamantes pequeños. Pensaba en cosas, la vida, la familia y el futuro. La isla fue un mundo aparte del nuestro, lo que nos permitió escondernos de nuestras vidas cotidianas y relajarnos. Para mí y para todos fue una experiencia preciosa y una época que recordaremos para siempre.

    Eso es increíble, Taylor. Recuerdo los viajes largos en coche con mi familia y no era divertido. Sin embargo, nuestro destino no era tan grande como el tuyo. Me alegro de que el paraíso de la isla, trajo la paz y la claridad, eso es lo que unas vacaciones siempre debe llevar. ¿Se van de vacaciones a menudo con su familia o era una ocasión especial?

    Sonaba como a pesar de que estabas con tu familia, has encontrado una gran cantidad de placer en la soledad, ¿es eso correcto? A veces se pierden en mis propios pensamientos, como bien y mirar hacia el futuro. ¿Estabas pensando acerca de lo que usted tendría vacaciones con su familia cuando se hizo mayor?

Hubo una época muy especial que cambió mi vida para siempre. Tenía diecisiete años. Estaba asistiendo un programa de teatro de la Universidad de Regent en la ciudad de Virginia Beach. El programa fue durante julio y agosto en 2009. Esta selección de tiempo fue directamente después de mi graduación de mi escuela secundaria. Claro, estaba muy emocionado. Con todo lo que aprendía de mis años cerca a casa, sabía que mi vida iba cambiar cuando llegara el otoño. Este programa de teatro fue mi última experiencia increíble antes de asistir a la universidad. Estaba listo para aprender más sobre lo que encantaba, conocer a otras personas que tienen el mismo sueño que yo de actuar, y divertirme mucho con mis amigos en el programa que ya conocía.
Tenía la oportunidad rara de tomar clases de los estudiantes que estaban tomando su M.F.A., una forma de postgrado de bellas artes. Estas personas eran jóvenes de menos de veinticinco años que tenían muchísima experiencia actuando. Por eso, era genial aprender de personas que en realidad no eran mucho mayor que nosotros. La meta del programa era establecer destrezas para actuar, cantar y bailar para hacer el musical Oklahoma! al final. Por su puesto, estaba emocionado porque el proceso de crear esto es una experiencia muy especial. Lo que la hizo más especial para mí fue que recibí el papel principal para la obra. ¡Ay de mí! Además, sabía que estaba en un programa divertido y serio al mismo tiempo.
El proceso desde mi entrevista hasta el fin fue muy positivo. En realidad, encontré otra familia. Todos los actores de mi edad, entre quince y dieciocho, tenían corazones abiertos y mentes liberadas para aprender. Fue especial porque éramos un equipo que quería ofrecer y compartir algo con los que vinieron. Y la única manera en que podríamos haberlo hecho fue entender todas las personas en el reparto. En las cinco semanas que estábamos juntos, conocí a algunos de mis mejores amigos hasta ahora incluyendo algunos de los directores de M.F.A. Lo mágico de nuestro trabajo estaba en nuestras relaciones reales, afuera de la obra. Conociendo a otras personas afuera de la obra, nos dio una idea de nuestro espíritu colectivo. Y lo que encontraba es que teníamos todos, la misma fuente de inspiración y meta a dar a la audiencia una oportunidad de escapar sus vidas complicadas y disfrutarles mirando una historia de amor, y la importancia de comunidad desdobla
Actuábamos, cantábamos, bailábamos, como una familia en la escena con un público de más de setecientos personas cada noche. El calor de las luces, la vibra de las sonrisas, y compartir el tema de las historia de Oklahoma! que ofrece a la gente nos dio recuerdos permanentes. Especialmente para mí. Sabía que tenía muchísima responsabilidad porque era el personaje principal. Tenía éxito, sólo porque el reparto me apoyó y me dio confianza en mis habilidades. Fue este tiempo, esta experiencia, estas personas, que me dio el sueño de actuar desde mi corazón para dar a otras personas una forma de inspiración que pueden tomar cualquier forma en sus vidas.

    ¡Increíble! Tengo mucho respeto por los actores y cantantes porque yo no puedo hacer los dos. Lo mejor de su experiencia es que tuviste la oportunidad que conocer otras personas con los mismos intereses como tú. También, aunque los estudiantes eran de otros partes, todavía compartieron la misma pasión por el teatro.

    Para mí, durante la juventud, actuar era algo que hice por me divertí, pero nunca tenía una pasión por eso. Por ejemplo, tenía proyectos en clase en que tuve que actuar un guión en frente de la clase. También, tuve un papel en una obra en mi iglesia cuando tenía dieciséis años. Entonces, mi carera con actuar era muy corta.

    Pero lo que es más interesante es que mi tiempo aquí en Mason, me proveía con oportunidades que nunca imaginé, incluyendo el baile para International Week y la obra de Broadway, In the Heights. Poreso, soy muy agradecido de mi tiempo en Mason. Aunque no tengo la pasión de teatro como tú, todavía entiendo la emoción cuando alguien está actuando, cantando, o bailando en frente de una audiencia de cientos de personas. No hay nada como así en la vida. Entonces, te agradezco mucho tu talento y tu pasión por el teatro, porque hoy en día es algo raro que se ama lo que se hace en la vida.

    ¡Vas a hacer cosas grandes en tu vida!

El nuevo amor

Cuando yo me enamoré de él, me sentía como si el mundo desaparecía. Nada me importaba, solamente este hombre que robaba mi corazón. Cuando yo lo ví por la primera vez, no podía respirar y el latido de mi corazón fue tan fuerte que no podía pensar. Era mi principie azul.
Las primeras palabras entre nosotros, yo nunca olvidaré, <> <>, yo pensé. Todas las palabras en el mundo y él me preguntaba si yo quería un perrito. Por un segundo casi perdí la esperanza, hasta que él sonrió. Dios mío, era como el sol con sus ojos verdes, su sonrisa perfecta; yo me ablandaba otra vez. Mi papá siempre me dijo que <>, pero de alguna manera yo sabía que él era diferente.
Hace casi dos años, y mi principie azul sigue siendo extraordinario. Él me trata con mucho respeto y me demuestra mucho amor como yo nunca he experimentado. Nosotros hablamos sobre cosas sin importancia por horas y tenemos mucho en común. No tengo que hacer ningún esfuerzo para estar con él; es fácil y creo que este aspecto es especial.
Solamente tengo veinte años y no tengo mucha experiencia con el amor pero yo sé que mis sentimientos son verdaderos. La mayoría de la gente espera muchos años antes de enamorarse. Me siento afortunada de no tener que esperar; ya escogí a mi principie azul.

    ¡Que romántica! Estoy acuerdo con vos. Cuando me enamoro sentir como así. Me siento que mi mente no está funcionado normal. En general creo que la gente piensa sola con su corazón y su deseador. ¿No entiendo que es tu “principie azul? Se llamaste tu amor ese nombre afectuosamente, no? Pienso que es imposible para olvidar las primeras palabras te dijo. Es una reacción física estar enamorar. Por ejemplo el ritmo de mi corazón es rápido y a veces no sé que voy decir. Puede ser que una persona no es igual después de que está enamorar. Pero espero que no una persona se sintiera peor. Es importante para aprender del pasado para que mejoráramos nuestros futuros. Por eso pienso que es posible para encontrar más de un amor. Estoy feliz que ya escogiste tu amor.

Mi primer barrio era como de un otro mundo. A mí me parecía que las casas allá estaban en un mundo de fantasía, donde todo es bellísimo y nada nos preocupaba. Antes de mudarme, no sabía que había un lugar con tanta paz y belleza como ésa.
Creo que todas las experiencias que tenía me parecían mágicas porque era niño. Creo que la juventud es una época muy rara pero significante. Hay mucho de los que se puede entender. No dudo de que este barrio fuera un lugar perfecto para entender. En mi barrio, hay lagos, ríos, campos, casas y personas simpáticas. A mí, era el único mundo. Recuerdo a los otros niños y sus nombres, sus historias, y todo lo que entendía de ellos. Ellos fueron mis primeros amigos, ojalá que nunca los olvide.
Desde mi juventud, me encanta la naturaleza. Creo que las experiencias que tuve con la naturaleza me dio un amor de ella. Mi mamá con permiso del tiempo, nos dijo a mi hermana y a mí que necesitamos están a fuera de la casa.
Todos lo que sentía me dan una visión del mundo de paz. En la primavera y el verano, había las flores más bonitas de Virginia. Había hierba más verde que un lima. Había árboles más altos que todas las casas. Y claro, había más animales y peces que están en un zoo. ¿Por qué necesitaré salir? Había todo lo que se necesita para entender, comprender, y disfrutar. A veces deseo poder volver allá. Cuando estoy tan ocupado y frustrado, vuelvo en mi mente a un lugar de más paz y sin nada negativo. Mi primer barrio es este lugar.

    ¡Que bonito me parece tu primer barrio! Yo tambien vivía en un lugar similar. Tambien, pasamos mucho tiempo afuera, jugando. Creo que es muy importante gastar tiempo en la naturaleza. Uno puede aprender mucho sobre eso, sin computadores, televisores y otras cosas. Me gustaría irme allí mismo con mis hijos hoy en día, pero no lo hacemos tanto. Me encantaría hacerlo más. Espero cuando tengas tu propia casa, puedas vivir en lugar que a ti te guste como esa!

Afortunadamente, puedo decir que hay muchos eventos especiales en mi vida. Puedo escribir acerca de mi niñez, escribir sobre mi familia o nuestra casa en la costa de Maine. También, puedo contarles sobre mi casamiento ¡hace 22 años! o como me sentía cuando supe que iba a ser madre – – después de diez años de casamiento, y tres operaciones para corregir unos problemas nuestros. Podría contar como me sentía cuando mi papá se enfermó y se murió hace cinco años. A pasar de todo, la vida es buena y me alegro de tener muchas historias felices para compartir.
Prefiero contarles sobre algo que recién pasó – ¡el domingo! Soy la representante de equipo de natación en mi barrio. Soy la . La liga se llama (N.V.S.L.) y ¡¡es la liga más grande en todos los EE.UU.!! Tuvimos una reunión gigante el domingo pasado de todos los Team Reps y los directores de la liga. Tuvimos que votar sobre unas propuestas para cambiar unas reglas importantes.
Yo era la patrocinadora de 3 reglas – la única patrocinadora. En toda la historia de la liga nunca hubo en evento de estilo mariposa por los niños menos de ocho años. Quería incluir la carrera del estilo mariposa para los niños más jóvenes en toda la liga para que puedan competir en cada estilo como todo el mundo, todo el verano. La NVSL empezó en 1956 y no muchas reglas han cambiado en esos 56 años. A los niños menores de ocho años no se le permitía competir en el estilo mariposa todo el verano hasta las últimas dos competencias – ¡las más importantes de todo el año – los campeonatos!
Tuve que hablar sobre mis ideas enfrente de toda la liga el domingo pasado. ¡¡Yo he estado tratando de cambiar esa regla por TRES años!! Preparé una presentación el viernes anterior con toda la información que tenía. Trate de expresarme muy bien y muy organizada. Practiqué mi presentación mucho. Fui allí y me senté en la primera fila y esperaba. Antes de que empezara la reunión, otros Team Reps vinieron a mí y me dijeron que no querían venir a esa reunión pero vinieron por apoyarme. Me gustó MUCHO que ellos vinieran por mí.
Cuando era mi turno de hablar, me presenté a todos, les agradecé por venir y empecé. Todo el mundo me escuchaba con muchísima atención. Cuando les dije algo interesante o chistoso rieron o gritaron ¡Fue absolutamente increíble! Hablé por unos seis o siete minutos. Cuando terminé, ¡¡todos me aplaudieron!! Era increíble. Nunca he visto eso en todos los años que he estado yendo a esa reunión tan formal – NUNCA. Yo hablé de una regla estricta – algo que nunca pasó en todo la historia de la liga y ¡me aplaudieron! Luego unas personas comentaron mi propuesta. De repente era el momento votar. El Presidente, Jack Schaeffer, pidió por los “YEAH’s”. Todo el mundo que me apoyó y quería cambiar las competencias y permitir el estilo mariposa por los niños menores levantaron sus pancartas. Cada equipo tuvo sola una pancarta para representar una vota por cada equipo. No quería ver pero unas otras Team Reps detrás de mi me tocaron al hombro y me dijeron que debo dar la vuelta. Cuando lo hice, vi un mar de pancartas azules bien alta en el aire. Me efectó bastante. Casi todos lo querían. Gané. Los niños más joven en toda la liga ganaron porque ahora pueden competir igual en todos los estilos de nadar que todos los otros niños. No podía creer que YO cambié historia de la liga.
Muchas personas me han escrito para decirme ¡¡cuánto les alegró que yo hiciera todo el trabajo y que la propuesta pasara!!>> Unas personas me llamaron por teléfono, otra persona quería una copia de mi discurso, recibí correos electrónicos – pero ninguno me impresioné tanto como el de Jack Schaeffer. Me dijo, “Julia – tu estuviste fantástica anoche – en una palabra – ¡¡¡IMPRESIONANTE!!!” El Presidente de toda la liga me dijo que yo era impresionante y luego ¡¡yo estaba en las nubes!! También otros directores en la liga me escribieron para felicitarme. Cambié algo que nadie había podido hacer en toda la historia de la liga. Antes de que nosotros votáramos en otra regla, unas personas gritaron desde el fondo de la sala, Me sorprendió MUCHO y me dio vergüenza. Yo no quiero ser Presidente pero aprecié el apoyo. Solamente quería luchar por algo que yo creía y lo que yo creía que era lo correcto. Tres veces (años) traté de hacerlo pero esta vez, yo estaba mucho más preparada para expresarme. Peleé por los niños y ganamos todos – yo gané – pero los ganadores grandes son los niños.
El presidente y otros directores de toda la liga van a venir a MI PISCINA el 23 de junio para ver la primera competencia de los niños de ocho años en el estilo mariposa. Entre ellos estará mi propio hijo, Christopher, nadando por Brandywine, nadando através de la historia y tal vez nadando un pocito para su mamá orgullosa.

    En nuestra vida, hay tiempos cuando necesitamos ayudar a otros, hacer algo para ayudar nosotros, o claro, hacer algo que no queremos hacer. Pero, a veces, hay tiempos cuando nos permitimos sentirnos orgullosos. Creo que este tiempo es uno de los tiempos para ti. Fue un gran logro, y puedes estar orgullosa. Para vivir una vida de felicidad, necesitamos reconocer todo lo que hicimos.

Un Juego de Primavera

Todo el tiempo, cuando mi padre y yo hablamos de mi juventud, siempre hablamos de los días cuando yo jugaba al béisbol. No es así porque el béisbol es mi deporte favorito, sino los años que jugaba al béisbol fueron los años más especial de mi vida.
Esta época empezó cuando tenía seis años y duró hasta que tenía trece años. Hay un montón de razones por las que este tiempo en mi vida es tan especial y empezó con mi padre. Cada año que jugaba al béisbol, mi padre era el entrenador. Entonces, siempre, estaba emocionado porque pasaba mucho tiempo con mi padre practicando. Puedo recordar muchas veces después de la escuela cuando no veía la hora de terminar mi tarea y practicar con mi padre.
Sin embargo, lo que era más importante es durante este tiempo, me di cuento de que era muy afortunado de tener un padre como el mío. No había nada durante este tiempo que me gustaba más que practicar el béisbol con mi padre.
También mis años de béisbol tuvieron lugar durante un tiempo cuando no tenía preocupaciones. No estaba preocupado con la escuela, ni una novia, ni dinero, ni un trabajo, sólo el béisbol. Hoy en día, no tengo los mismos lujos. Entonces, durante la primavera, cuando el tiempo es bueno, siempre recuerdo esos días con mi padre, cuando no tenía ningún preocupación en el mundo.

    Gracias por compartir esta historia Omary. A mí me impacto mucho a leer. Yo puedo entender como sientes. Creo que la memoria es un regalo al espíritu humano. Con la memoria podemos recordar momentos en nuestros vidas que tienen mucho valor por razones específicos. Me da alegre que puedes recordar esta memoria con su padre con detalle, y aunque ocurría muchos años en el pasado, todavía puedes sonreír. Me encantaba leer su historia porque era tan simple, pero todavía tiene mucho valor para ti.

    Claro que sí, hay momentos en nuestros vidas que a veces queremos olvidar porque eran más desafortunado. Pero pienso que todas nuestras experiencias nos construyen. Creo que memorias que no son alegres nos hacen más fuerte y nos dan una perspectiva de cómo pensamos todos los días. Nos dan una forma de ver. Yo sé que en mi vida, tenia experiencias de los dos lados. Y yo creo firmemente que las cosas que pasaban en el pasado nos muestran una calle por caminar, y abren oportunidades que son imposibles a ver afuera de la situación. También yo pienso que es importante a vivir en el momento. Pero esta idea no toma valor de experiencias que pasó en el pasado. Creo que hay dos pautas. Recordar y vivir. Necesitamos los dos.

    No necesito decirlo, pero no te olvides esta memoria Omary. Lo captua y nunca olivdas. Nunca.

La estación de primavera

La primavera es un tiempo de muchas transiciones. El césped es muy verde, los árboles tienen muchos hojas, y mucha gente esta muy feliz porque el sol es muy brillante. El tiempo es muy vibrante y es muy diferente de la estación pasada el invierno.
La primavera es la época de mi vida ahora. La semana pasada, mis padres vendieron la casa donde yo vivía. Yo nací en Kansas y es el lugar donde me enamoré porque yo tengo muchos amigos aqui. Mi vida ahora es como la primavera porque es una gran transición. Kansas tiene mi casa, mi familia, mis amigos y mis memorias. Mis padres decidieron trasladarse a la costa oriental. Específicamente, se mudan a Nueva Hampshire.
Nosotros vivimos en Kansas por más de treinta años. El estado de Kansas es muy aburrido, como Nueva Hampshire y no tiene muchas actividades. Mi padre quiere un nuevo trabajo y mi madre lo apoya. Para mí, es muy difícil. La primavera es un tiempo de muchas transiciones. Todo es de color verde, pero todo es diferente. Dejas la ropa de invierno en el armario y llevas pantalones cortos y camisetas. Aunque que la primavera siempre es mejor que el invierno, siempre es diferente. Hoy, mi vida es como la primavera. Mañana, mi vida será como resorte. Sin embargo, en el futuro va a haber la transición al verano.

    Daniel, me gusta la tema de la composición de ti; estoy de acuerdo contigo sobre las estaciones en nuestros vidas. Durante la primavera las personas transformarse físicamente en algo más mejor de su tiempo haciendo ejercicio al gimnasio. Es el mismo como el césped más verde y los arboles con más hojas. Pero a veces como contigo, las personas pueden a transformarse emocionalmente también. Creo que las estaciones diferentes en nuestros vidas son los problemas grandes que tenemos encontrar cada mes a mes o ano a ano.

    Como las transiciones de los arboles y césped, las personas son el mismo. Nos transformamos intelectualmente y emocionalmente durante nuestros estaciones pero a veces perecer el mismo físicamente. Para mi esto es un parte de vida muy difícil; porque no me gusta cambia. No me gusta no saber que ocurriría en el futuro y a veces la luchará la estaciones en mi vida pero experiencia ha me enseñando que es mas peor cuando resistir. Pero pienso que tendrías un buena estacione después de esto.

Marvin Maldonado May 4, 2012 at 4:40 am

Reacción sobre el trabajo general durante el semestre

Durante el semestre de primavera la clase de español nos ofreció distintos componentes para poder aprender, estudiar y practicar el idioma. Los componentes más destacados del curso durante el semestre fueron relacionados a actividades de ortografía y vocabulario, revisión y práctica sobre la gramática, lecturas sobre diferentes temas variados, análisis críticos y culturales, ensayos en clase y visualizaciones de películas.
Este curso esta generalmente perfilado para estudiantes que ya tienen una capacidad comunicativa en español. Ademas, el curso es para los que están interesados en mejorar sus habilidades de lectura y escritura pero también, trata de desarrollar una comprensión crítica de las culturas e historias de América Latina y latinos. Generalmente yo tome la clase para mejorar mi vocabulario y mi escritura un poco más allá de lo que ya sabía. La escritura en español siempre se me ha echo un poco difícil y también a veces un poco confuso. Los acentos en español no son fáciles de entender porque siempre hay un tipo de regla mediante una palabra o frase que tienes que seguir para así después poder determinar si la frase lleva algún acento o no. Las revisiones y prácticas de gramática que dirigimos durante el semestre, me han ayudado a mejorar mi escritura y mi entendimiento sobre las reglas que tienen que ver con los acentos. Esto es algo que yo no avía aprendido anteriormente.
Durante el semestre, también tuvimos la oportunidad de leer, analizar y aprender acerca de diferentes temas. Temas muy interesantes y variados. Como por ejemplo, la presencia hispana en los Estados Unidos, el futuro del español y la latinización de Estados Unidos, los derechos humanos, los Mexicoamericanos, la película “The walk-out” etc., Todos los temas me parecían interesantes porque cada tema que analizábamos o discutíamos durante la clase, era algo nuevo para mi. Como por ejemplo, cuando leímos acerca de los Mexicoamericanos, los Puertorriqueños y los Cubanos, pienso que no solamente aprendí muchísimo acerca de las raíces de cada uno de estos países pero si no también acerca de su historia, su gente y su cultura. Tal vez la única otra forma que hubiera aprendido acerca de estos países hubiera sido viajando a uno de ellos.
Otra actividad que me gusto durante el semestre fue el de las composiciones en clase. Esta actividad me gusto particularmente porque ofrece una oportunidad donde uno puede expresarse escribiendo en español a la manera que uno puede. El ejercicio proporciona con un tiempo ideal para que uno pueda escribir sus pensamientos adecuada mente. Por el otro lado, las respuestas mediante el blog es algo nuevo que he tenido que hacer para esta clase. Esta experiencia fue satisfactoria porque el ejercicio abrió un camino para conocer a mis compañeros de curso más allá de la clase.
En fin, la selección de temas durante el semestre fue interesante y educativa. Los ejercicios y los ensayos dan mucha practica para mejorar el español en si mismo. Mi progreso de español en la escritura ha mejorado un poco y creo que esto es notable cuando veo mis ensayos anteriores. Por el otro lado, he notado que mi expresión oral en español ha superado mas de lo que avía anticipado y esto me hace sentir contento por el momento. Sé que aun todavía tengo mucho por recorrer con mi lenguaje de español.

Yolanda Seitz-Burman May 4, 2012 at 4:00 pm

Reflexión sobre la clase
No sabía que pensar cuando me apunté a esta clase, pero lo cierto es que hemos tocado varios temas desde una perspectiva distinta que en las demás clases de español; por lo que me alegro mucho de haberla tomado. En esta clase, aunque hemos hablado de momentos históricos ha sido para ver cómo nos afectan en el presente; cuando, por el contrario, en los currículos de historia o literatura se tiende a enseñar el pasado. Es más, como en esta clase dialogamos a menudo sobre nuestras experiencias u opiniones, nos hace darnos cuenta como inclusive compañeros nuestros o sus familiares han vivido personalmente las historias que normalmente conocemos por los noticieros.
En cuanto a la escritura, aunque a primera vista es incomodo hacer composiciones para que sean colgadas en el blog, ya que hay que compartir aspectos personales; después de haberlo hecho me ha resultado una experiencia agradable. Creo que el tener que hacer el primer borrador en clase fue buena idea. Si lo hubiera tenido que hacer en casa me lo hubiera repensado demasiado, y me hubiera costado mucho más trabajo decidirme. Especialmente, porque tengo tendencia a borrar mucho de lo que escribo; no es raro que después de pasarme una hora escribiendo, en casa, lo tire todo porque nada me parece lo suficientemente bueno. Me encantó leer las composiciones de mis compañeros en el blog; precisamente porque son tan personales y humanas. Leyendo sus historias pude apreciar su individualidad; aunque al mismo tiempo vemos que los temas son universales.
Esta clase me ha confirmado que los hispano hablantes de Estados Unidos tenemos mucho en común. Así por ejemplo, cuando usted nos contaba la represión que había en Argentina durante la dictadura y los cambios hacia la democracia; no podía evitar pensar cuanto en común tenían estas historias con las que yo escuchaba en España sobre la dictadura y con mis propias experiencias durante la transición a la democracia. La información sobre Argentina no era nueva para mí, la había leído en periódicos; pero no es igual que oír una vivencia personal.

Mi experiencia en SPAN 315, Español para hablantes de herencia ha sido muy positiva. Sentía que entre los estudiantes y la profesora, todos nos conectábamos muy bien, puesto que hablábamos sobre temas sociales, la historia y otros que permitieron que expresemos nuestros valores. Para mí, ésta es una parte clave de la educación que hoy en día falta en muchas circunstancias. Es decir, el aspecto de la interacción humana hace que nos desarrollemos y lleguemos a entender más a la humanidad. En una clase como español, ésta es cada vez más importante, puesto que mis compañeros suelen ser extranjeros.
Me ha encantado estar en una clase que en su mayoría se compone de gente de otros países. La oportunidad de poder enfrentar temas controvertidos desde mi propia perspectiva y comparar y contrastar mi opinión con las de los otros estudiantes ha sido enriquecedora. Me acuerdo de una clase en particular (aunque hubieran varias que me hicieron a sentirme así) en que yo “sentía el aprendizaje”. Aquel día hablábamos del matrimonio homosexual en la Argentina y discutíamos el razonamiento de perseguir ciertos sectores de la sociedad con el fin de preservar una creencia tradicional (en ese caso, el de una visión predeterminada del matrimonio). No sé porque aquel día está tan presente en mi memoria pero creo que yo no había tenido una charla tan fructífera con un extranjero sobre un tema que yo veía como estadounidense.
Es triste decirlo, pero más triste es la verdad detrás de las palabras. En retrospección, pocas son las clases que he tenido en la universidad en que yo no me sentía como un producto en una línea de montaje. En SPAN 315, es todo al contrario. Todos los días, antes de clase (aunque yo llegara tarde muchas veces) todos se saludaban y todos tenían una voz y a mí, me parecía que todos se interesaban en las tareas de los demás.
Me acuerdo de otros dos momentos en que verdaderamente sentí el aprendizaje. Los dos fueron recientes, en uno Yolanda presentó sobre su país natal, España. Lo que me llamó la atención de esta presentación fue la España prerromana. No sabía de los pueblos ahí además de los vascos y unos grupos célticos. No sé porque, pero romantizo aquel momento en el pasado, en lo cual la gente indígena está en su propia tierra. El otro momento que me llamó la atención fue tu relato personal, Profe. Mulholland, en cuanto a tu experiencia en tu escuela, durante la dictadura. Yo no puedo comprender el proceso de ser disciplinado por reclamar mis derechos. ¡Que cegadora es la complacencia de la situación estadounidense! La última cita describe los valores que he recibido e integrado en mi ser de esta clase, y por tu contribución, Profe. Mulholland, doy mil gracias.

Ines Gomez Barrios May 7, 2012 at 2:28 pm

Esta primavera decidí inscribirme en la clase de SPAN 315 porque me llamaba mucho la atención el tema. Me interesaba saber más sobre la variedad de hispanos que han ido viniendo a este país a lo largo de los años. Yo soy de España pero la mayoría de mis amigos y compañeros de trabajo aquí son de países latinoamericanos. Sin embargo, no sabía cuáles eran las características que nos fueron trayendo a todos a este país.
En esta clase he aprendido muchísimas cosas nuevas sobre los diferentes países, las circunstancias que hicieron que la gente emigrara, los conflictos con los que se encuentran las personas al llegar aquí, los retos del idioma y muchas otras cosas más. He aprendido el significado de “ser latino” y la importancia de mantener esa identidad con las nuevas generaciones al mismo tiempo que hay que ir integrándose a este nuevo país que nos acoge. Aprendí mucho sobre temas que sólo conocía superficialmente como por ejemplo los conflictos de El Salvador o los desaparecidos en Argentina y otros países. Aprendí también sobre muchas organizaciones que trabajan con la comunidad latina en este país o ayudando en Latinoamérica a construir escuelas y a tratar de mejorar sus condiciones de vida. Hemos visto una película muy interesante sobre un movimiento de los jóvenes hispanos en los 60 para terminar con la discriminación y conseguir sus derechos como estudiantes. Hemos leído a escritores hispanos de Estados Unidos y hemos aprendido sobre el nuevo español que se está formando en este país.
Yo personalmente he mejorado bastante mi manera de escribir ya que tengo la tendencia de escribir como pienso y a veces puede ser confuso. Ahora he aprendido a organizar mejor mis ideas y a usar más conectores. También me preocupo de revisar mis acentos y mi ortografía. Esta clase es estupenda para mejorar la escritura . Además de todo esto, en esta clase se practica mucho la conversación y he podido ver cómo toda la participación de la clase fue mejorando desde que comenzó el semestre hasta el final.
Para mí la clase ha sido fantástica. Además de aprender muchas cosas nuevas creo que lo más gratificante ha sido que hemos tenido un ambiente de colaboración y camaradería muy grandes. En la clase nos hemos podido conocer bastante. Hemos conversado y realizado varios trabajos en grupo ya que la profesora Mulholland nos hacía cambiar de lugar para poder compartir con compañeros diferentes. Ha habido siempre un ambiente de respeto y de cariño y creo que todos nosotros, aparte de haber aprendido y mejorado, nos llevamos un gran recuerdo de SPAN 315.

Creo que la experiencia de un estudiante que asiste a una universidad es agridulce. Por un lado, el estrés de los exámenes, la tarea y otras obligaciones de un estudiante son muy terribles abrumadoras. Sin embargo, la oportunidad a conocer amigos nuevos, aprender mucho sobre su proprio carácter y hacer conexiones con profesores es incomparable. Mi experiencia tomando el curso de 306 es similar a esta situación, porque aunque actualmente estoy alegre que terminé el semestre y toda la tarea por la clase, al mismo tiempo es triste que tengamos despedirse.

Después de muchos años como un estudiante, las herramientas tradicionales de enseñar, como las presentaciones de PowerPoint y las lecturas largas me aburrieron mucho. Entonces, me fascina que este curso uso nuevas formas de la tecnología por nuestras tareas. Por lo menos para mi, esta incorporación de varios métodos de enseñarnos me ayudó a aprender más mejor la material. Por ejemplo, antes de esta clase, nunca había trabajado con la programa de VoiceThread. Al principio, no entendía los beneficios de usando VoiceThread pero ahora pienso que es un programa fantástico porque los estudiantes de clases diferentes se pueden compartir sus pensamientos y comentan o sugieren reformas sobre sus proyectos. También, a pesar de que puedo aprender más rápido con los estímulos visuales, me disfruto mucho el aspecto multimedia de VoiceThread porque me permite a formar nuevos conexiones mentales y memorizar la material. Igualmente, nuestro blog es un modo excelente para nosotros a compartir nuestras opiniones sobre cualquier cosa. Particularmente, disfruté leyendo los pensamientos de mis compañeros sobre el simposio en que Su Excelencia Altschul nos dijo sobre los tratados de paz en El Salvador. Por supuesto, agradezco mucho los juegos de vocabulario, las discusiones sobre los temas de cultura, y otras actividades interactivas y sociales de la clase no solamente porque fueron divertidos, pero porque me ayudaron a mejorar mi destreza oral.

De mismo manera de cualquier aspecto de mi vida, pienso que todavía hay mucho espacio para la mejora en mi progreso de español. Ciertamente, aprendí mucha información sobre el mundo política, económica, y social de los países hispanoamericanos que no había estudiado en mis otras clases de asuntos globales. Creo que mi comprensión de leer es mi destreza es más mejor, pero claramente quiero continuar mi progreso oral y escrito. Esta clase me enseñó mucho, pero tengo un camino largo en frente de mí si un día quiero ser fluido en español. ¡Mientras tanto, voy a tratar a leer Harry Potter en español! ¡Muchas gracias por todo, profesora!

Comentarios

Name and email address are required. Your email address will not be published.

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <pre> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

%d bloggers like this: